Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Mi esposo y yo tuvimos una familia unida y feliz durante 20 años. Tuvimos una niña, Lucrecia, de  cabellos rizados y un color amarillo que cuando salía al sol, le brillaba como a una princesa en los cuentos de hadas. Por su mente no pasaban malas ideas y mucho menos pensar que su papá nos iba abandonar.

Él era un ejecutivo con un puesto de administrador en una gran empresa. Su desempeño fue ejemplar. Salía de la casa a las 6:00 a. m., para estar en su trabajo antes de las 8:00 a. m. Por la noche llegaba a la casa a las 7:00. Fue un padre y un esposo maravilloso, pero como dicen, “lo bueno es bueno hasta que se termina”.  Pues sí… terminó.

Un día cualquiera todo cambió, comenzó a llegar tarde a casa y algunas veces no llegaba. pareja novio1

─Héctor ─le pregunté─, ¿por qué estás llegado tan tarde?  ¿Por qué a veces no llegas a la casa?

─¡Mira Mariana!, yo trabajo mucho y la empresa está pasando por un mal momento; no me molestes ahora.

Así pasaron varios días y ya no lo veíamos. Después de esto él cambió mucho. Me preguntaba qué estaba pasando con mi esposo Héctor, por lo que me dediqué a vigilarlo.

Nosotras las mujeres podemos ser cansonas, como nos dicen ellos, pero también tenemos un sexto sentido para averiguar y lograr lo que nos proponemos.

Una tarde llegó Lucrecia del colegio, le preparé su almuerzo y nos sentamos en el comedor a hablar.

─Mami ─me dijo─, ¿qué está pasando con ustedes? Yo ya no soy una niña. El próximo año entro a la universidad. Ya soy una mujer y quiero que me trates como tal. Cuéntame, ¿ustedes tienen problemas?, ya no se ven, ¿qué ha pasado? ¿Dónde quedaron esas tardes de los fines de semana cuando estábamos los tres siempre unidos?, últimamente no nos vemos.

─Lucrecia, hija, estoy averiguando qué pasó con tu padre. Nos ha abandonado y creo que hay otra mujer; voy a descubrirlo por mi cuenta.

Pasó un mes desde la conversación que tuve con mi hija cuando Héctor nos reunió a las dos para decirnos que se iba de la casa. No me dio el motivo, pero se fue.

El tiempo pasó, la niña entró a la universidad y con ella también nos dejamos de ver como antes.

Cuando me reunía con mis amigas todas estaban con sus esposos o amigos y yo siempre sola. A veces buscaba distraerme yendo de compras o arreglando los cajones de la ropa, sacándola y volviéndola a guardar.

Un día llegó mi hija con un amigo, según ella era su novio Wilson. Esa tarde tuvimos un almuerzo y conversamos mucho, contamos chistes y reímos. Hacía rato que no me sentía así de bien.

Cuando Wilson se fue, mi hija me aconsejó entrar a una página de internet para buscar amigos y así lo hice. Varios perfiles, varias fotos… No lo niego, fue una experiencia bastante buena, conversé en el chat con varias personas y con otras hablé por teléfono. Esto duró un mes hasta que un hombre llamado Nosliw me agendó una cita para vernos personalmente.

Le conté a mi hija y se emocionó mucho, tanto que comenzó arreglar mi forma de vestir para ese día. Cuando llegó el momento, me arreglé y fui a encontrarme con él al lugar donde habíamos acordado, era un restaurante. Ahí me recibió alguien del sitio y me preguntó el nombre. Le dije: “Mariana” y me indicó una mesa reservada donde estaba una sola persona. pareja novio

─Buenas noches ─dije─, soy Mariana, ¿eres Nosliw?

Él me miró,  yo lo vi.  ¡Qué sorpresa!  Era el novio de mi hija.

Conversamos y me explicó que quería una experiencia diferente a mi hija y que quería a una mujer mayor.

No lo niego, el muchacho me hace sentir bien, pero ¿cómo decirle esto a mi hija?

Coincidimos en llevar una relación en secreto, pero con la condición de que él dejara a Lucrecia para que no sufriera después.

El tiempo pasó y él y yo nos encontrábamos en lugares diferentes a nuestros hogares. Fui feliz durante el año que mantuve el secreto. No obstante, decidí contarle y explicarle a mi hija que Nosliw era el nombre invertido de Wilson, su exnovio.

Sin embargo, mi hija me dio otra sorpresa:

─Madre, no te preocupes, yo solo quiero que seas feliz y si él es para ti, yo no me interpondré. Además, Wilson pasó a la historia conmigo.

Fue así como terminé enamorada de un hombre menor que yo, que además, era el novio de mi hija.

* Condolezza quiere ser tu amiga, escribe a este blog literario y cuenta tu historia a:  condolezzacuenta@hotmail.com  Twitter: @condolezzasol.   Todas las historias serán revisadas y corregidas para ser publicadas.  Se reservarán los nombres, si lo deseas.  

Fotos 123rf.

 

(Visited 68.155 times, 25 visits today)
PERFIL
Profile image

Condolezza Solitaria, busca historias de solitarios para compartir los textos literarios, (reales o ficticios) y por que no, una historia de amor que nos haya dejado un recuerdo. Estar solos no es malo, es una cualidad que nos da fortaleza para afrontar la vida de buena manera y que los lectores se olviden un momento de lo que está ocurriendo en el mundo mientras está leyendo este blog literario.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Bogotá

    No es un adiós, es un hasta luego

    Queridos lectores: en estos cuatro años eltiempo.com me dio la oportunidad de soñar con ustedes, me di cuenta de(...)

  • Bogotá

    Ineludible e imprescindible: ¿Blanca o Negra?

    Solamente intento ser honesto conmigo mismo, por lo que manifiesto públicamente que soy débil y me es imposible tomar(...)

  • Bogotá

    Desarmar el molde

    En un mundo lleno de reglas, estándares, tiempos, expectativas, decidí ser una utopía. El día que decidí hacer una(...)

  • Bogotá

    Relieve de mujer

    Unas palabras dirigidas a las mujeres y para ti madre: Feliz día. País canela a la vista, bajar periscopio,(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

No quiero rememorar escándalos viejos, ni evocar los sufrimientos que terminaron(...)

3

"Hace unos días un amigo me invitó a una cena en(...)

7 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. En esta sociedad el amor solo es permitido hasta los 35, despues todo es mal visto o tanto hombres como mujeres se jodieron, por que ya no son jovenes, ni bellos, y estan llenos de obligaciones. El novio de esta historia solo queria cumplir la fantasia de la «veterana» y nada mas.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar