Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

soñadoraYo estaba ciega. Soy Mariana, una mujer soltera de clase media, con 32 años y profesional en arquitectura; me considero culta e inteligente, con preocupaciones económicas y el deseo de conocer, como mi principal prioridad, personas con las que tengamos intereses en común. Para lograrlo dispongo de las redes sociales como único medio.

Un día me llegó un mensaje a mi Facebook que me llevó a tener el primer contacto con Álex, un profesor de literatura. Un hombre divorciado, de unos 55 años.

La afición por el arte literario y el buen sentido del humor de los dos hicieron que hubiera una tímida conexión entre nosotros. Su permanente comunicación hizo que se volviera costumbre compartir rutinas diarias por WhatsApp. Como típico hombre conquistador que adula a las mujeres, los elogios por mis intereses profesionales y mis pasatiempos no faltaban. Con cada conversación crecía más la empatía y aumentaba la confianza.

Y no dejaba de causarme curiosidad que un hombre divorciado, y con un pasado que incluía una niña de 15 o unos pocos años más como novia reciente, con hijos y con 55 años, estuviera sin pareja y mostrara tanta insistencia por conocerme así no más.

Nuestra amistad virtual se fortalecía, hasta que un día decidió conocerme. Y rápidamente el destino lo permitió.

Él era un hombre de buena apariencia, inteligente y de buen humor; apareció ante mí sin tener yo el deseo, mucho menos sin pensar que él fuera el posible candidato. Y sin que se me hubiera pasado por la mente.

Por esos días solo pensaba en tener dinero para darme mis gustos y ayudar en mi casa; siempre he pensado que uno no debe depender de nadie para realizarse como persona, y mucho menos de un hombre.

Compartimos un par de días como amigos, pero la gran empatía que surgió, y tal vez mi aparente necesidad de vivir una aventura que me hiciera salir de mi monótona vida, hizo que me fijara en él.

Pasaron seis meses, desde el primer contacto por Facebook, para que nos conociéramos en persona y naciera lo que yo creía que era una relación. Nos vimos dos veces seguidas, y a la tercera estábamos juntos.

Conocí a su familia, a la que siempre me presentó como su amiga. La edad de Álex y la seguridad que mostraba me hicieron pensar.

Aunque con todos los temores del caso, había comenzado una relación de noviazgo. Y él menciono aquella frase:   14347033 - illustration of a a boy and a girl on a white background

–¿Al fin qué somos? ¿Novios, amigos, o amantes?

A lo que yo respondí:

–Las tres…

Después de un tiempo sin pareja, me hizo tomar la decisión de comenzar con ese cuento.

A mi familia no le gustaba, pero ¿y qué? A pesar de los inconvenientes decidí defenderlo y hacerlo respetar. Es un hombre maduro, que sabe lo que quiere , alegaba yo siempre.

Luego nos volvimos a encontrar un par de veces más y conocí un poco de su vida, su casa, su rutina…

Por cosas del destino, obtuve un trabajo relativamente cerca de él, pues estaba aparentemente interesado en ayudarme a conseguir un empleo y eso lo usó como señuelo para que yo lo considerara un hombre maduro, con serias intenciones y decidido a ser mi novio.

En menos tiempo del que hubiera imaginado, terminamos viviendo juntos un par de meses, y entonces me di cuenta de que de los afanes no queda sino el cansancio y de que no hay que mostrar fragilidad ante los hombres, por más encantadores que sean.

Con él me sentía como una casi esposa, pues albergo ese chip de mujer de hogar, encantada de dar amor de diversas maneras: cocinar, ayudar en el aseo, comprar víveres. Uno que otro detalle para que mi pareja se vea bien, dar consejos, etc.

Nos divertíamos mucho, pasábamos ratos muy agradables y tiernos, y me brindó toda su confianza para permanecer en su casa; pero, curiosamente, aun viviendo en su casa, nunca me presentó como su novia, y acudía a la excusa de mantener la privacidad para conservar la relación, cosa que en su momento asumí que era buena.

Creo que él pensaba así para no dejar esa actitud y, por consiguiente, seguir disponible para pescar, así fuera frente a mí, coqueteando sin el más mínimo disimulo. Sin respeto alguno, y con el agravante de cambiarme de profesión, como si la mía le avergonzara.

Actitudes machistas empezaron a mostrarse, y la costumbre de chatear en Facebook y WhatsApp incluso junto a mí, acostada en su cama, comenzó a generarme inquietud… Así como los comentarios sobre mi joven sobrina y sus interrogantes sobre…  lo “buenas” que podrían estar mis amigas.

Con el tiempo me transformé en una mujer celosa, posesiva, que daba importancia al más mínimo detalle de la forma como a veces se expresaba de mí; como una mujer gorda, como Betty la fea, por usar lentes…  Sus comentarios ofensivos hacia mi madre y su resistencia a informarles a sus familiares sobre nuestra ‘relación’.

Como producto de mis celos, descubrí en su Facebook (cosa que podría haber descubierto desde el inicio) un listado de amigas –que seguía aumentando– de todas las edades, estratos y oficios. Desde adolescentes con selfies en traje de baño hasta profesionales de países vecinos.

Aunque lo confronté, sus ofensas no se hicieron esperar, pues consideraba aquellos piropos en los muros de muchas mujeres como algo trascendental (así se tratara de niñas).

Finalmente, y con la obsesión propia de una mujer con la autoestima por el piso, porque fui una mujer con baja autoestima, le descubrí una relación que tenía desde hace meses, a distancia, con una mujer algo mayor que yo a la que había contactado por Facebook y a quien ilusionó y embaucó, obviamente, negando nuestra relación, negando mi existencia.

Entonces fue cuando me dijo que yo le había quitado la oportunidad de tener algo “con esa vieja tan buena” –y con aquellas con quienes permanentemente tenía contacto en su lugar de trabajo.

Resulté siendo llamada “estúpida, tonta, por no confiar en nadie”; me había convertido en una mujer celosa por un hombre con poco carácter para su edad y acostumbrado a quemar el tiempo a costa del sufrimiento de sus parejas de turno, todo para satisfacer su ego de macho cabrío y su necesidad de ser adulado, en general, por todas las personas. Porque la prepotencia y creer a los demás menos que él se podría decir que es la característica más importante de su personalidad, entre otras, del típico hombre mujeriego y machista.

Después hablé con aquella mujer, y ni siquiera al verse descubierto cesó sus burlas hacia las dos, y se resistía a eliminarla de su lista de amigos; me pidió no ser “cruel” con su novia virtual, así ella también siguiera publicando cosas para para burlarse de mí… como si el dolor que yo sentía en ese momento no importara, como si para mí fuera fácil descubrir eso en un hombre que había decidido hacer respetar en mi familia…  

53120977 - couple in love making  selfie photo. vector cartoon illustration.

Aun así seguí, pero ya con la decepción total por las ofensas y deseosa de que algo ocurriera para tener el valor de terminar.

Finalmente dejamos de hablar porque mi rencor y mi tristeza hicieron de las suyas y dije cosas que eran ciertas, pero que debí haber callado: solo hubiera sido necesario sacarlo de mi vida, sin consideración alguna, cuando lo descubrí y al ver en el Facebook una foto de él con su carro como accesorio para encontrar una jovencita como amante.

Luego de haber discutido conmigo, me dio el valor que necesité al principio para dejar todo contacto con él.

A punta de dolor, aprendí que la madurez no llega con la edad y que el respeto y el lugar que no se exigen desde el principio jamás llegan.

**Gracias a una lectora.

* Condolezza quiere ser tu amiga, escribe a este blog literario y cuenta tu historia a:  condolezzacuenta@hotmail.com  Twitter: @condolezzasol.   Todas las historias serán revisadas y corregidas para ser publicadas.  Se reservarán los nombres, si lo deseas.  

Fotos 123rf.

(Visited 6.271 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Condolezza Solitaria, busca historias de solitarios para compartir los textos literarios, (reales o ficticios) y por que no, una historia de amor que nos haya dejado un recuerdo. Estar solos no es malo, es una cualidad que nos da fortaleza para afrontar la vida de buena manera y que los lectores se olviden un momento de lo que está ocurriendo en el mundo mientras está leyendo este blog literario.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Bogotá

    No es un adiós, es un hasta luego

    Queridos lectores: en estos cuatro años eltiempo.com me dio la oportunidad de soñar con ustedes, me di cuenta de(...)

  • Bogotá

    Ineludible e imprescindible: ¿Blanca o Negra?

    Solamente intento ser honesto conmigo mismo, por lo que manifiesto públicamente que soy débil y me es imposible tomar(...)

  • Bogotá

    Desarmar el molde

    En un mundo lleno de reglas, estándares, tiempos, expectativas, decidí ser una utopía. El día que decidí hacer una(...)

  • Bogotá

    Relieve de mujer

    Unas palabras dirigidas a las mujeres y para ti madre: Feliz día. País canela a la vista, bajar periscopio,(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Soy costeño. Hablo fuerte, digo malas palabras, carezco de diplomacia y(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

La pandemia no solo nos trae de cabeza con las dificultades(...)

7 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. jeimypenuela1001

    solamente con las experiencias que nos da la vida se aprende. soy soltera, sin hijos, profesional y a menudo cuando conozco a alguien interesante, la primera pregunta de rigor: es, como una chica atractiva, inteligente no tiene novio ?. no se, si es un piropo, o un cuestionamiento por estar sola sentimentalmente. como si el hecho de no tener una relación sentimental fuese lo que me calificara como persona o mujer.

  2. Soy hombre y me entristece la banalidad en que se convierten algunas relaciones. El respeto que no se da, no solamente hace daño al otro. También hace daño a ese ser egoísta que quedará solo y vacío ante las relaciones de humo y mundos de fantasía que ha creado.

  3. Ese personajillo que ud se consiguio no es mas que un individualista, narcisista, egocentrista, machista, obsesivo, conpulsivo y catredobletripletreintapentagramma multiplicado por 10000000 elevado a la 99 potencia

  4. Buenisima historia. Ojalá sirva de ejemplo. Hay que exigir respeto y honestidad. Hay que asumir que es mejor estar solas que mal acompañadas. A la famosa reportera de Univision Maria Elena Salinas un estúpido reportero le dijo que no entendia como una mujer atractiva y de su calibre estaba sin pareja y ella le contestó que a una mujer tener pareja no la definía y es cierto sobre todo si es una mujer independiente.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar