Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

46548752 - open book with fictitious lorem ipsum textCuando publiqué mi primer libro automáticamente me convertí en escritor, es decir, adquirí el estatus social de escritor. Fui invitado a programas de radio y televisión, me entrevistaron en prensa y medios de Internet, doscientos de mis seguidores de Twitter retuitearon la presentación del libro. Muy pocos compran el libro y no todos lo leen, pero el cartelito de escritor ya te lo podés colgar.

En un programa de televisión conocí a Manuel, o Manu, como pedía que le dijeran. Era un tipo con dinero y roce social, que solía dar las mejores fiestas.

Manu era un tipo de 35 años muy agradable y lo suficientemente culto para no aburrir a la gente intelectualmente sofisticada. Se dedicaba a comprar y vender arte plástico, pintura y escultura. Sabía quiénes eran los principales artistas de varios países latinoamericanos y tenía conocimiento de muchos de los artistas emergentes. Se hacía amigo de ellos y les compraba colecciones enteras que después vendía entre sus contactos nacionales y extranjeros.

Para entrar en contacto con la sociedad y los artistas solía dar una gran fiesta mensual en su casa, ubicada en una zona exclusiva y céntrica. Había buena comida, buenos vinos y buen whisky, pero no faltaba la cerveza para quien pidiera. Llegaba mucha gente y en las fiestas se hacían contactos y él se encargaba de organizar grupos de plática y de procurar que todo mundo estuviera bien atendido. Era un buen anfitrión.

La gente que llegaba se dividía claramente en tres grupos. Los artistas, la gente de dinero y la gente bonita. Un pintor me dijo que a las mujeres bonitas las encontraba en agencias de modelos y algunos prostíbulos. Procuraba, eso sí, como si fuera cosa de diseño, que no desentonaran, así que nunca vi en las fiestas a mujeres culonas operadas.

En la primera fiesta conocí a Andrea, que para deshacerse de un viejo insistente me llevó aparte al jardín para platicar. Me lo dijo claro, que no pensara que ella se me estaba insinuando. Me contó que una de sus hazañas era haber leído un libro de más del mil páginas. Le pedí que me contara un poco. La vi entonces relajada, contándome algunos detalles que le habían gustado, casi sonriendo, orgullosa de haber terminado el libro y de haberlo comprendido. Resultó ser una buena lectora, me mencionó varios escritores mexicanos y españoles que había leído. Coincidimos con algunos autores y la plática resultó muy agradable. Me prometió leer mi libro. No quiso darme su número de teléfono.

Manu me presentaba con sus amigos como el escritor del año aunque nunca leyó mi libro. Me decía que lo había empezado a leer y un par de veces le pregunté si había llegado a la parte del accidente y me dijo que sí, que le había gustado. No había ningún accidente en mi novela. Adquirió cien ejemplares de mi libro y me hizo firmar algunos. Regaló casi todos entre sus amistades con aficiones literarias. De varios de ellos recibí buenos comentarios por correo electrónico. A veces lo acompañaba a vender o comprar pinturas, algo en lo que era insuperable. Después de presentarme como escritor preguntaba por mi opinión. Si era para comprar, antes habíamos acordado que yo no daría comentarios muy entusiastas. Si era para vender, yo tenía que alabar la obra y al artista pero sin llegar a ser obvio o artificial. 10695271 - man with notebook sitting at the bank of river over the waterfall

Roberto, me decía: “Sos bueno con las palabras, solo tenés que ser un poco más desalmado. La literatura nunca te va a dar dinero, nunca lo ha dado, pero el estatus de artista-escritor sí que te puede abrir camino”.

Me encontré con Andrea varias veces más en casa de Manu, siempre charlábamos de forma amena. Como puso distancia al principio no hice mucho por pasar a otro plano. Ella fue la que me sorprendió besándome una vez que dije de memoria un poema de Benedetti, que me había servido un par de veces antes. Después de la fiesta fuimos a un motel y luego hicimos un road trip de cinco días por varios departamentos de Guatemala. Fue la mujer más bonita con la que he estado. Vimos varios atardeceres juntos en la carretera, en la playa, a la orilla de un lago. Hicimos el amor muchas veces, hasta el dolor.

Al regresar del road trip ella no quiso decir adiós pero dijo que ya no nos veríamos, que quería regresar con su novio de toda la vida. Tal vez en algunos años nos reencontremos, dijo.

Seguí yendo a las fiestas de Manu, aunque poco a poco perdí la motivación. Después de un año de publicada mi novela, yo ya no era novedad. No escribí nada durante dos años y mi estatus como escritor bajó de nivel. No me gustaban los programas de tertulia ni ser un opinador de coyuntura. Perdido el brillo inicial, las invitaciones a las fiestas se hicieron más escasas, hasta que ya no existieron.

10311140 - handwriting with broken pencil point on yellow legal padYo adquirí un trabajo de nueve a cinco que me permite seguir leyendo y escribiendo. Aún no sé si publicaré otra novela, pero publico mis cuentos en un blog cada vez que surge una idea. De vez en cuando llegan comentarios y correos. Es bueno saber que hay quien lee.

Gracias a un lector:  José Joaquín – Anecdotario.net

* Condolezza quiere ser tu amiga, escribe a este blog literario y cuenta tu historia a:  condolezzacuenta@hotmail.com  Twitter: @condolezzasol. Todas las historias serán revisadas y corregidas para ser publicadas.  Se reservarán los nombres, si lo deseas.  

(Visited 572 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Condolezza Solitaria, busca historias de solitarios para compartir los textos literarios, (reales o ficticios) y por que no, una historia de amor que nos haya dejado un recuerdo. Estar solos no es malo, es una cualidad que nos da fortaleza para afrontar la vida de buena manera y que los lectores se olviden un momento de lo que está ocurriendo en el mundo mientras está leyendo este blog literario.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Bogotá

    Simple y sencillamente, no soy feliz

    De tanto entrenador de vida que veo en redes sociales la constante en este inicio de 2018 era arriesgarse por(...)

  • Bogotá

    Sufrimiento del ‘mal de amores’

    Todos en algún momento sufrimos del ‘mal de amores’, ya sea hombre o mujer, aunque le afecte más a ella.(...)

  • Bogotá

    La pasajera desconocida

    Feliz año para todos mis lectores y colaboradores, gracias a ustedes el Blog de Historias para solitarios cumple 4 años. Espero(...)

  • Bogotá

    El inmortal

    Por : José Joaquín López Uno de los principales inconvenientes de ser inmortal es que no te podés quedar en(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

1. Habían en lugar de había. Resulta que el verbo “haber” puede(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una verdad(...)

3

Una de las cosas que más disfruto cuando viajo por los diversos(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar