Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

“Los niños deben ser educados e instruidos en los principios de la libertad”.
John Adams (Segundo presidente de EE.UU.)

David tiene 5 años y hace unos días se vistió como un rey. Usando su creatividad se puso una sábana como si fuera una capa, luego una corona de cartón y se grabó en el celular de su mamá diciendo: Somos los reyes, pero no podemos hacer todo lo que queramos, somos libres para hacer lo bueno, pero no debemos hacer lo malo.

Me sorprendió que a pesar de su corta edad, el niño entiende que libertad no es hacer todo lo que se le venga en gana, sino respetar los límites y hacer lo correcto. ¿Por qué es capaz de razonar de esa forma? No se lo enseñó el Estado, ni se lo enseñó el colegio, de hecho David no va a ningún centro educativo, él estudia en casa con una práctica conocida como homeschool.

Ruth, su madre, le ha enseñado que el Creador estableció en el universo leyes físicas y morales con el propósito de proteger a las personas y darles libertad; y él puede decidir si las obedece o no, de todos modos, cualquiera de las opciones que elija le traerán consecuencias diferentes. Aunque David está desarrollando su razonamiento, no tiene el entendimiento completo de la vida porque es un niño, por eso necesita que su autoridad legítima lo eduque, en este caso, su mamá.

Fotografía de Jineth Arroyave

Fotografía de Jineth Arroyave

La educación, según el diccionario Noah Webster, “comprende toda esa serie de instrucciones y disciplinas que pretenden iluminar el entendimiento del niño, corregir el temperamento y formar los hábitos y modales que le serán útiles en sus futuras etapas de vida”. Ruth, al igual que los padres y madres de los más de 14 millones de hogares colombianos,[1] está amparada por la ley para instruir y disciplinar a su hijo, pues el Código Civil en el Art. 288 reconoce que la Patria Potestad es el conjunto de derechos que tienen los padres sobre los hijos menores de edad con el propósito de facilitarle a los niños el cumplimiento de los deberes que su calidad de hijos les impone[2].

Entonces, ¿correspondería al Estado establecer la manera en que los padres deben criar, instruir, corregir y disciplinar a sus hijos? ¿Engendró el Estado a los niños? ¿Fue el Estado quien los dio a luz? ¡Evidentemente no!

A pesar de eso, el jueves 4 de junio en la Cámara de Representantes se debatió el Proyecto de Ley que busca promover “prácticas de crianza positiva” para que sean implementadas, o mejor dicho, impuestas en todo el territorio colombiano a través de una “estrategia pedagógica nacional”; además, este proyecto de ley pretende prohibir el uso del castigo físico, definido como: “Toda acción de crianza, orientación o educación en que se utilice la fuerza física y que tenga por objeto causar cualquier estado de malestar o dolor, aunque sea leve, con el fin de ejercer autoridad, disciplinar o corregir a los niños, niñas y adolescentes, siempre que no constituya conducta punible”[3].

Si el pequeño David, por ignorancia o por rebeldía, quiere desobedecer la ley de la gravedad y jugar a tirarse del balcón de la casa, a pesar de haber recibido la instrucción de que no debe hacerlo; su mamá tendrá que utilizar la fuerza física, halarlo fuertemente de los brazos para salvarlo, seguramente causándole cierto grado de malestar o dolor al niño, ¿constituye eso un tipo de corrección violenta? ¿El Estado le debería prohibir a Ruth, y a todos los padres colombianos, el ejercicio de su autoridad natural para corregir e instruir?

¿Busca este proyecto de ley castigar con penas severas a los que cometen los delitos de maltrato infantil o violencia intrafamiliar? Pues no; de hecho, uno de los autores del proyecto, el congresista Harry González, dijo que: “el proyecto no contempla ningún tipo de sanción penal, ni disciplinaria, ni administrativa, ni siquiera una multa, ni un llamado de atención”. Pero ¿cómo es posible? ¿No es el propósito de hacer leyes castigar al malhechor y proteger al inocente?, es decir, castigar a los que atentan contra los derechos fundamentales de los niños. ¿O será más bien, que lo que este proyecto busca es otorgarle por ley al Estado, la autoridad para que les enseñe a los padres cómo deben criar y corregir a sus hijos?

Varios congresistas que son ponentes o autores del Proyecto de Ley lo dijeron durante la plenaria virtual de la Cámara de Representantes el jueves pasado[4]. Por ejemplo, Julián Peinado dijo: “este proyecto no tiene ningún objetivo sancionatorio, sino un objetivo netamente pedagógico”. La representante Adriana Magali Matiz, quien también es autora, insistió que: “La esencia de este proyecto de ley es de tipo pedagógico buscando un cambio cultural y no contempla ninguna clase de sanciones adicionales a las ya existentes”.

Por su parte, Juanita María Goebertus ponente del proyecto afirmó que: “Esta no es una discusión penal, es una discusión pedagógica y educativa de cuáles son los parámetros con los cuales queremos reglamentar unos mínimos de hasta dónde llega la autonomía de los padres para decidir cómo educan”. Además, dijo que: “Generar una transformación cultural dramática supone que el Estado se meta un poco más en la vida privada”.

En este punto vale la pena preguntarse ¿será que detrás de la frase: “implementar prácticas de crianza positiva y promoverlas con una estrategia pedagógica nacional”; lo que realmente pretende este proyecto de ley es imponer un modelo de crianza estatal? ¿Podría llegar el Estado al punto de decirle a Ruth que la modalidad homeschool no es un método positivo para criar a su hijo y que debe enviarlo a un colegio público? ¿Podría también decirle que halarlo fuertemente de los brazos para evitar que se caiga del balcón es un acto violento, porque está prohibido hacer uso de la fuerza física con un niño, aunque sea leve?

¡Los hijos no son propiedad del Estado! La honra, la dignidad y la intimidad de la familia son inviolables[5] según la Constitución de nuestro país. Si se le permite al Estado interferir de tal manera en la institución de la familia, usurpando esta esfera de autoridad y estandarizando un modelo de crianza y de corrección, no será sorprendente que la siguiente atribución que se quiera tomar sea la de reglamentar por ley el número de hijos que los padres pueden tener.

Los tratados Internacionales reconocen y protegen los derechos de los padres; por ejemplo, La Declaración Universal de Derechos Humanos reconoce que: “Los padres tienen derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos”[6], y el artículo 12 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos que Colombia ratificó, establece que: “Los padres, y en su caso los tutores, tienen derecho a que sus hijos o pupilos reciban la educación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones”[7].

¡El Estado NO es un padre!, aunque a veces quiera comportarse como tal, por eso no se le debe dar una autoridad que no le corresponde sobre nuestros hijos. La familia es el núcleo fundamental de la sociedad y el Estado no puede violar su honra, dignidad e intimidad[8]; usurpar la autoridad que le pertenece a la Institución de la Familia es un abuso de poder.

“El fundamento de todo gobierno libre y todo orden social debe establecerse en las familias y en la disciplina de la juventud”. – Noah Webster

 

Por: Magda González / Lázaro del Valle

 

[1] https://www.dane.gov.co/files/censo2018/infografias/info-CNPC-2018total-nal-colombia.pdf  14.243.223Total hogares en Colombia según censo de vivienda y población 2018

[2] https://leyes.co/codigo_civil/288.htm

[3] http://svrpubindc.imprenta.gov.co/senado/index2.xhtml?ent=Camara&fec=22-8-2019&num=770&consec=56510 Gaceta770/2019

[4] https://www.youtube.com/watch?v=ME4rl6HB06g Sesión Plenaria Cámara de Representantes 04/06/2020

[5] https://www.constitucioncolombia.com/titulo-2/capitulo-2/articulo-42

[6] https://www.un.org/es/universal-declaration-human-rights/

[7] https://www.oas.org/dil/esp/tratados_b-32_convencion_americana_sobre_derechos_humanos.htm

[8] https://www.constitucioncolombia.com/titulo-2/capitulo-2/articulo-42

 

(Visited 3.731 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Huesos Vivos es una hoja escrita por muchas plumas que intentan exponer sus ideas y paradigmas. No solo pone en perspectiva asuntos de la vida cotidiana, sino que retrata alternativas y caminos. La Biblia es nuestro punto de enfoque.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Una mujer se hallaba recostada y suspirando a calzón quitao, y(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Que curioso que le digan que el padre no tiene potestad cuando lo gesta, lo sufre, lo cría y lo alimenta el Estado no porque no es su función y ahora se pretende que sea dueño de ellos y diga cómo criarlos. Es evidente que viene de posturas comunistas típicas de gobiernos autoritarios y extremistas ese tipo de ideas destruyen la familia es su deseo ahora cambiar la cultura no para sus bien sino para sus fines estatistas. Pero sus postulados terminan siendo incoherentes. No hay nada más obvio que los padres guíen la educación de los hijos, al igual que sus creencias.

  2. Que buen articulo, y totalmente de acuerdo, El estado no debe inferir en una Jurisdicción que no le corresponde, además claramente está Ley busca atentar contra la autonomía familiar. Si realmente quisieran buscar la manera de cuidar del maltrato físico a los niños. Deberían hacer cumplir las leyes que ya existen que buscan protegerles y no crear leyes que ya existen. No pueden meterse a decirnos como educar nuestros hijos puesto que ellos no son del Estado, son nuestra responsabilidad y por tanto nos compete a nosotros educarnos, y dentro de eso correjir los.

  3. Totalmente errados. En primer lugar, le recomiendo que lea el poema de Khalili Gibran, sobre los hijos: ««Tus hijos no son tus hijos

    Son hijos e hijas de la vida deseosa de sí misma.

    No vienen de ti, sino a través de ti y aunque estén contigo no te pertenecen.

    Puedes darles tu amor, pero no tus pensamientos,

    Pues ellos tienen sus propios pensamientos.

    Puedes hospedar sus cuerpos, pero no sus almas,

    Porque ellas viven en la casa del mañana, que no puedes visitar ni siquiera en sueños.»

    Puedes esforzarte en ser como ellos, pero no procures hacerlos semejantes a ti»

    Los hijos NO son de su propiedad, asi que no trate de justificar el maltratar a una persona bajo el supuesto deber de corregirlos. En segundo lugar, si seria bueno que el gobierno regulara el numero de hijos, asi no habria tanto padre desobligado ni tanto bebe abandonado, ni tantas personas pasando necesidades, esos mismos que despues le reclaman al gobierno comida y vivienda. No se por que, pero sospecho que usted quiere meterle a la brava los prejuicios de su religion a sus hijos, aun en contra del sentido comun y de la constitucion y las leyes vigentes.

    • huesos762891

      Gracias por tomarte el tiempo para responder. Eres el primero y lo que dices es probablemente lo mismo que otros piensan. En virtud a que te tomaste tiempo para escribir un texto algo largo queremos ser proporcionales. Además esto es lo mejor que nos puede pasar, los senadores toman las decisiones y nosotros las debatimos.

      Primero:
      Qué bien que usas poesía en tu argumento! Estamos de acuerdo con Khalil Gibrán, «tus hijos no son tus hijos». Y estamos de acuerdo contigo. Los hijos no son nuestra propiedad. (Eso sería un buen argumento antiabortista, ¿qué crees?). Sin embargo, el poeta no dice que sean PROPIEDAD DEL ESTADO… al menos, no en este fragmento. Porque si los padres quienes son capaces de darle AMOR, no tienen derecho a corregirlos, cuánto más el Estado.

      Lo que afirmamos y el poeta no contradice es: El ESTADO NO ES PROPIETARIO DE LOS HIJOS. Si crees que los hijos son propiedad del ESTADO, pues queremos escuchar tu argumento.

      Segundo:
      ¿En qué parte tratamos de justificar el maltrato llamándolo corrección?

      No sabemos qué te hace pensar que la INTERVENCIÓN DEL GOBIERNO EN LAS DINÁMICAS FAMILIARES garantiza que haya tanto padres juiciosos, bebés atendidos, y menos personas sin necesidad… ¿Tienes algún ejemplo de país dónde esto suceda?

      China aplicó esta buena idea que usted tiene, la ley del hijo único, y tuvieron que retractarse. Ahora están tratando de ofrecer incentivos a los padres para que tengan hijos.

      Fuente: https://www.nytimes.com/es/2018/08/16/espanol/china-poblacion-hijo-unico.html

      Ahora me dirijo a esta oración:
      «Pero sospecho que usted quiere meterle a la brava los prejuicios de su religión a sus hijos».

      ¿Usted sospecha de que le metemos a la brava prejuicios religiosos a nuestros hijos? ¡Bingo!

      1- Cree que somos religiosos. ¿Cómo llegó a esa conclusión?
      2- Cree que además de religión somos prejuiciosos. ¿Cuáles son esos prejuicios? ¿Propios de la religión o no?
      3- Cree que tenemos hijos. ¡Esto es lo más llamativo! ¿Cómo así? ¡Explíquese!
      4- Cree que además le metemos a la brava los prejuicios a esos hijos que supuestamente tenemos. ¿Uy!

      ¿Estamos interpretando bien?

      5- ¡ Y lo mejor llama sospecha sus propios prejuicios!

      En fin… pasemos a lo último, para que tenga usted oportunidad de exponer sus ideas.

      Me temo que tendrá que desarrollar esto, no solo enunciarlo, ¿por qué estamos en contra «del sentido común y de la constitución y las leyes vigentes»? Si fuera explícito en mencionar los fragmentos del texto donde nos oponemos al sentido común, (un detalle el filósofo escóces Thomas Reid era cristiano, te sugerimos esa lectura), citamos la Constitución; también podrías hacerlo y luego hacemos «un ejercicio de ponderación»; claro para eso hay que citar la Ley; y por último, esto no es una ley es un proyecto, por lo tanto, aún no está vigente.

      Bueno… se ha abierto un debate, esperamos sus argumentos. El nuestro es muy básico y he ahí su fortaleza. primero que El ESTADO NO es nuestro propietario o si se prefiere los HIJOS NO son PROPIEDAD DEL ESTADO y segundo que el castigo del malhechor, esa es la tarea del Estado y ya existe una normativa que protege a los niños y adolescentes de la violencia intrafamiliar. Pero la pedagogia familiar no es tarea del Estado, pues esto pondria en riesgo nuestras libertades individuales como el libre desarrollo de la personalidad y la libertad de conciencia 😟.
      ¿Debe el Estado decirnos como criar a nuestros hijos?

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar