Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Yidis, Yidis: estás en la cárcel y Álvaro Uribe en la presidencia de la República.

Esta certeza me hace sospechar que de la primera reelección presidencial saliste muy mal, y que, en lugar de ver a Yidis, la parlamentaria, hoy todos estamos viendo a Yidis, la bandida.

He buscado la causa de este episodio que te envió al Buen Pastor y encontré la siguiente: te faltaron aquellas virtudes que se han de poner sobre la mesa cuando hay que vender un voto bien vendido.

En otras palabras, te faltaron las cualidades que un parlamentario ejemplar y honesto debe poseer y usar en la realización y en el perfecto acabado de un cohecho.

Veamos cuáles:

Careciste de la educación superior necesaria. Habiendo en Santander, como de hecho las hay, instituciones que ofrecen posgrados de alto desempeño parlamentario, como son los consejos municipales o la asamblea departamental, ¿cómo pudiste pasar por ellas sin romperlas ni mancharlas?

Oh, Yidis, Yidis, así echaste por la borda lo que en aquella negociación tanto te hizo falta: un Doctorado en Gestión de Cohechos.

Careciste también de cierto poder de convencimiento. La reelección requería tu voto. Con todo esto, a la negociación debiste entrar armada convenientemente. Quiero decir, con tal cantidad de poder de intimidación, que los negociadores del gobierno jamás se habrían atrevido a incumplirte, y menos a negarte un alto grado de impunidad por toda tu vida. Pero no, no hiciste nada por obtener tal poder.

Por haber sido tan poco diligente en esto, oh, Yidis, Yidis, en aquel momento te faltó precisamente mucho poder de intimidación: te faltó al menos un poquito de parapolítica.

Careciste asimismo de un fiero instinto de supervivencia parlamentaria. Una carrera parlamentaria ejemplar consiste en una cadena de cohechos exitosos. Pero esto lo olvidaste en tu mejor momento. En vez de salir a cantar tu primer cohecho, como por desgracia lo hiciste, has debido comenzar la realización silenciosa del segundo, el tercero… y tal vez hoy te encontrarías llevando a cabo el más enriquecedor de todos: el de la segunda reelección. Pero dejaste de hacerlo. Abandonaste así esta larga cadena de la dicha, y en tu hoja de vida sólo aparece un cohecho, y además muy mal terminado.

En aquella negociación y después de ella, oh, Yidis, Yidis, te hizo mucha falta la visión de un futuro tuyo colmado de innumerables cohechos felices. Te faltó, en efecto, una férrea e indomable voluntad de persistencia en el cohecho.

Por tantas señales de ingenuidad y de ignorancia como en este cohecho diste, estoy seguro que la historia colombiana algún día te absolverá. También yo te daré mi absolución, mas sólo una porción de ella. Por esto: porque con aquel voto de la primera reelección salvaste a la Patria, no del todo, sino en parte.

La salvaste, de hecho, de ti misma, pero no de Álvaro Uribe.

——–

(Visited 30 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Yo soy quien soy. Mis amigos afirman lo mismo. Yo aun no estoy muy seguro de serlo. Media parte de mí es ingeniera industrial, la otra periodista, y entre las dos he existido. Admiro profundamente el humor judío, leo con gusto el de los ingleses y me divierten las comedias norteamericanas. Me encuentro a la salida de la segunda edad. Pero le mamo gallo a la vida tratando de distraerla y que así aplace indefinidamente mi ingreso a la tercera edad. Sin embargo, más bien soy pesimista al respecto.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La primera temporada de su segunda etapa deja un título de(...)

2

Los grandes éxitos siempre vuelven a la pantalla con la misma(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar