Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El coronel Hugo Chávez continúa insistiendo en que Colombia se halla preparando un ataque militar a la naciente república bolivariana.

Por el respeto que le debemos al bravo pueblo venezolano, vamos a ayudarle a callar al lenguaraz Coronel. ¿Cómo? Emprendiendo ya el ataque que, según él imagina, estamos organizando.

Y emprendiéndolo prontico. Porque, dicho sea en honor a la verdad, hoy, más que en ningún otro momento de nuestra historia reciente, los colombianos necesitamos librar esta guerra contra Venezuela.

Cómo no la vamos a librar, si ella constituye el mejor modo de callar a dos lenguas que por estos días andan sueltas en los estrados judiciales y en los noticieros, y le están haciendo un daño grande a la Patria. Son las lenguas de Yidis y de Teodolindo.

Así que, ¡Por el silencio de la Yidis y del Teo! ¡Por la santa Patria uribista, y contra Chávez!, colombianas y colombianos, ¡¡a las armas!!

De acuerdo: estoy exagerando. A decir verdad, con los venezolanos no tendremos que irnos a las armas, ni a los puños, ni a las patadas, ni mucho menos a las declaraciones altisonantes de los presidentes de ambos países. Podremos obtener una victoria fácil si en cambio hacemos una sola cosa y la hacemos bien, y es irnos a los huevos.

Quiero decir, si evitamos que los huevos colombianos lleguen al mercado venezolano.

Me explico. Los venezolanos sienten un especial aprecio por nuestros huevos. De manera especial por los de origen santandereano. Afirman ellos, los venezolanos, y en esto están de acuerdo con las gallinas que los producen, que son huevos que están muy bien puestos.

Pues bien, hagamos de manera que a ellos les falten estos huevos. Evitemos vendérselos, y así, fácilmente, sin disparar un solo tiro y sin derramar una sola gota de sangre, aplastaremos el orgullo del rabioso y deslenguado Coronel.

Pues ¿qué harán los ejércitos de Chávez aquel día de aquella mañana en que sus generales y soldados, a la hora del desayuno y por falta de ellos, no pudieran disponer de un par de huevos colombianos? Esta falta seguramente los hará huir al primer grito de guerra del ministro de defensa de Colombia. Contando, claro está, con que nuestro ministro esté en capacidad de dar claramente un grito semejante.

¿Y qué hará Chávez aquel día de aquella mañana en que, también a la hora del desayuno, le hiciera falta un par de huevos santandereanos bien puestos? Ante una carencia semejante, jamás se atrevería a hablar de nuevo de la confrontación bélica colombiana.

Dejarlos sin huevos es una estrategia tan eficaz como barata. Si la utilizamos como debe ser, podemos olvidarnos de sitiar a Venezuela por mar, aire y tierra: bastará con sitiarla por Maicao, Arauca y Cúcuta.

En fin, la estrategia vencedora que propongo es ésta: por un lado, que el gobierno colombiano coloque en los retenes de estas tres ciudades a funcionarios de aduanas honestos, que impidan el paso del huevo colombiano a Venezuela; y por el otro, que, mediante decreto, prohíba que nuestras gallinas vuelvan a producir huevos cuyo destino sea el mercado venezolano.

Pero tropezamos aquí con un problema que podría poner en serio peligro nuestra victoria. Y es que, en un país como Colombia, en el que el gobierno nacional está dedicado a dar estímulos a la producción de yidis y teodolindos, es más fácil conseguir que las gallinas acaten la orden oficial de dejar de poner huevos, que encontrar funcionarios públicos honestos.

Y así las cosas, que el Dios de las batallas nos tenga de su mano.

buffonerias@gmail.com

——–

(Visited 21 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Yo soy quien soy. Mis amigos afirman lo mismo. Yo aun no estoy muy seguro de serlo. Media parte de mí es ingeniera industrial, la otra periodista, y entre las dos he existido. Admiro profundamente el humor judío, leo con gusto el de los ingleses y me divierten las comedias norteamericanas. Me encuentro a la salida de la segunda edad. Pero le mamo gallo a la vida tratando de distraerla y que así aplace indefinidamente mi ingreso a la tercera edad. Sin embargo, más bien soy pesimista al respecto.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

No me identifico en absoluto ni con la cultura ni con(...)

2

¿Hay alguien que admiras por su manera de pararse frente a(...)

3

La cadena de televisión, Televisa, anunció ayer cuál es el programa(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar