Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Pote es uribista, por desgracia; y para más desgracia cayó en la idea de dar señales claras y vehementes de su uribismo.

Aquella idea lo condujo a Tito, con quien entabló el diálogo siguiente:

“Tito, voy a hacer lo que fuere necesario por mancillar la honra de varios colombianos que en mi sentir no merecen tenerla limpia y clara”.

“Esta intención, Pote, enaltece su uribismo y el de los demás. Pero, por lo que entiendo, enlodar honras ajenas, y enlodarlas bien, exige al menos la presentación de pruebas. Sé, incluso, que hasta los peores uribistas deben presentarlas”.

“Yo no he alcanzado tal grado de deshonestidad como para no tenerlas, Tito”.

“Lo sé. Mas ¿está seguro que las suyas son pruebas sólidas y bien fundadas?”.

“Por supuesto. Y debo contarle que el propio Uribe es quien les está dando la bendición”.

“¿Uribe? ¿Y cómo?”.

“De la manera siguiente. Aceptemos que en esto de ensuciar honras ajenas Uribe ha logrado éxitos que han despertado el asombro y la admiración de todos sus súbditos”.

“Sí”.

“Y que estos éxitos se deben en buena parte a la forma como él obtiene las pruebas que requirió en cada caso”.

“Es posible”.

“Pues bien. La solidez de mis pruebas se fundan en que las obtuve como Uribe ha conseguido las suyas”.

“¿Y cómo las obtuvo Uribe?”.

“En forma generosa se las proporcionaron la experiencia y el talante de personas cuyas profesiones se han visto elevadas a la categoría de ejemplares por la seguridad democrática precisamente”.

“¿Y quiénes son esas personas?”

“Pues aquellas que tienen fama de ser los mejores en las artes del narcotráfico, el paramilitarismo, la parapolítica, la guerrilla y otros géneros semejantes de oficios; o peores, si los hay”.

“No veo dificultad en esto, Pote, pues pienso que tanto usted como Álvaro hacen bien en mendigar esas pruebas entre sus amigos mejores, y no entre sus opositores. Y ahora dígame, ¿qué hará con las pruebas que usted dice tener?”

“Ahí está el problema. Quiero que mi acusación dé resultados positivos e inmediatos; sin embargo, no sé dónde las debo presentar. Por eso vengo a pedirle su consejo”.

“A mí me place dárselo, Pote. Por fortuna, y gracias a su magnífica visión de estadista, Uribe logró que el sistema judicial colombiano recuperara dos instituciones que éste ya daba por perdidas”.

“¿Cuáles y cómo?”.

“Esas beneméritas instituciones son la Casa de Nari y la Oficina de Envi, y dicha recuperación se logró gracias a que Uribe las unió a ambas en alianza estratégica.”

“¿Y qué ganó con esa alianza la justicia colombiana?”.

“Muchísimo. La Oficina de Envi aportó sus métodos de dar rápida y debida justicia; y la Casa de Nari, por su parte, la capacidad de recoger pruebas, que quedó demostrada cuando pretendió enlodar a la Corte Suprema de Justicia”.

“¿Me sugiere entonces que presente mis pruebas en la Casas de Nari, que, según entiendo, es ahora la sede de esta alianza?”.

“Si, pero hay otro problema. La Casa de Nari recibe esa clase de pruebas sólo a delincuentes. Y por lo que sé, usted, pese a su uribismo, todavía no lo es”.

“No lo soy. Pero yo, por mi parte, no veo en esto problema alguno. Si no entro a la Casa de Nari por lo uno, entro por lo otro. Al fin y al cabo, y con tanta visita de parapolíticos, sus funcionarios ya olvidaron hacer tales distinciones”.

“Y por último, y por satisfacer mi curiosidad, Pote, cuénteme, con esas pruebas ¿a quiénes va a enlodar?

“A la dignidad y a la vergüenza”.

“Pregunté a quiénes, Pote”.

“¡A quiénes va a ser! Pues a aquellos colombianos que, por dignidad, según ellos afirman, sienten vergüenza del modo como Uribe está reformando nuestras instituciones democráticas”.

“En esto le hallo razón, Pote. Mientras estemos bajo el látigo de Uribe, la vergüenza y la dignidad humanas son delitos y traiciones a la Patria que todo uribista está obligado a denunciar”.

“¿Ante quién?”

“Ante la Casa de Nari, o ante la Oficina de Envi. Es lo mismo”.

buffonerías@gmail.com

(Visited 40 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Yo soy quien soy. Mis amigos afirman lo mismo. Yo aun no estoy muy seguro de serlo. Media parte de mí es ingeniera industrial, la otra periodista, y entre las dos he existido. Admiro profundamente el humor judío, leo con gusto el de los ingleses y me divierten las comedias norteamericanas. Me encuentro a la salida de la segunda edad. Pero le mamo gallo a la vida tratando de distraerla y que así aplace indefinidamente mi ingreso a la tercera edad. Sin embargo, más bien soy pesimista al respecto.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Tal vez el monopatín hizo parte de su infancia como una(...)

3

Ya lo sabíamos, no necesitábamos estudios para eso: los colombianos trabajamos(...)

5 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. A mi el que se reuna con delincuentes no merece ni mi saludo……Ya veo que las personas de bien en Colombia somos pocas, no me importa porque la convivencia, la moral y la etica son las que rigen una sociedad civilizada y respetuosa de su projimo….quien no lo piense asi es un delincuente.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar