Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Feisbuc (o el reality de nuestras vidas)

Por thorik el septiembre 16, 2008 10:14 am

Por Thorik /

Aunque mucho se ha dicho respecto de las redes sociales por Internet, no podíamos dejar de hablar sobre este portal que se ha vuelto más popular que el Botox, el Iphone y adoptar niños africanos, al mismo tiempo.

Cada segundo que transcurre, cada letra de esta entrada que usted lee, el facebook se propaga con una voracidad digna de una plaga bíblica. Todo gracias a la necesidad incontrolable que tenemos los terrícolas de exhibirnos y a la vez penetrar en la privacidad de los demás. Lo lindo del facebook es que su aparente simpleza y sociabilidad lo convierten en una trampa idónea para que caiga una infinidad de personalidades psicopáticas y para que los usuarios saquemos a relucir ese cobre opaco que llevamos dentro.

Como un ejercicio taxonómico, vamos a realizar un fugaz recorrido por los distintos perfiles que han ido tomando forma luego de ya varios meses de utilizar dicho portal.

El rumbero/La rumbera
En primer lugar, tenemos el usuario que jamás sale de su casa un viernes o un sábado sin su cámara y todas las madrugadas llega completamente ebrio a subir sus adquisiciones fotográficas. De las trescientas mil fotos que tiene montadas ninguna ha sido tomada con luz día, y cada vez que alguien recorre los álbumes de esta persona debe someterse al festival del flash y las congregaciones parranderas. Otro rasgo típico de este usuario es que jamás delega la tomada de las fotos a nadie, por lo que su sello característico e insigne es el brazo mutilado que aparece en la esquina inferior derecha o izquierda, según su ubicación en la hilera de personas borrachas.

La tía eterna / El tío eterno
En segundo lugar tenemos el usuario con serios problemas de alfabetización tecnológica o una profunda inocencia virtual, que se suscribió a Facebook (o mejor, lo suscribieron) por presión de grupo, por accidente o para comprar libros. Es el usuario que no conoce el término “niveles de privacidad”, cuyas fotos las puede ver hasta el último parroquiano en línea del planeta y que en la versión anterior del portal, instalaba cuánta aplicación basura le mandaban sus amigos, razón por la cual navegar el perfil de estos personajes constituía un verdadero martirio, un scroll vertical de cuatro horas para poder dejarle algún mensaje en el Wall. Por fortuna la interfaz del sitio ha cambiado.

El (La) narcisista
En tercer lugar encontramos el usuario que busca satisfacer sus deseos de aparecer en algún reality y que se le hacía agua la boca, cada vez que veía por televisión alguna argentina loca o europeo viviendo en un apartamento de cristal o con cámaras en los cepillos de dientes. Es el personaje que cambia de estatus/comentario, cada quince minutos con frases como: “agdripadito”, “con sueño”, “enguallabao”, “tarde para clase”, “esperando a mi conejito”, “defecando”, etc. Dicho comportamiento resulta un atrevimiento si tenemos en cuenta que a NADIE le importa lo que estamos haciendo o vamos a hacer, a menos de que se vea directamente implicado en el plan. (Una iniciativa que aplaudo, son los usuarios que utilizan el estatus con fines comerciales: “Vendo riñón al 40%”). Es importante señalar que este personaje también cambia la foto de su perfil con la misma periodicidad que cambia su estatus y llega al extremo de retocarlas en Photoshop con filtros de colores, alto contraste, blanco y negro, etc.

El (La) popular
En cuarto lugar, está el usuario que considera indispensable acumular enormes cantidades de amigos como si esto le fuera a permitir dormir cada noche en una casa diferente o aumentar las probabilidades de un incremento salarial. De los 1200 amigos que se mofa de tener, 700 lo aceptaron por ser el conocido de un conocido, 300 lo aceptaron por accidente (usuarios del tipo “Tío/tía eterno”), 125 lo aceptaron porque lo odian y quieren tener acceso a su vida privada con fines terroristas, 15 lo aceptaron porque son de la familia y solamente 10 son sus verdaderos amigos. Y con el fin de hacer crecer su número de “amigos”, este personaje llega al extremo ridículo de buscar celebridades o individuos famosos como Jorge Barón, Karoll Márquez o Daniela la de P. e H. Este tipo de usuario también es el que se mete en todos los grupos a los que lo invitan, no importa si se trata de causas tan ridículas como hacer que Chávez se cambie la boina por un sombrero vueltiao o presionar un concierto de los Rolling Stones en Colombia que JAMÁS ocurrirá, etc.

La lista puede ser interminable, sobretodo porque es posible encontrar diferentes combinaciones de los tipos de usuario y lo peor de todo: ¡algún individuo que encierre en su humanidad todos los tipos de forma simultánea!

Luck and death.

Calificar este artículo:

Vote aquí
Calificación
  • Una estrella
  • Dos estrellas
  • Tres estrellas
  • Cuatro estrellas
  • Cinco Estrellas
(0 votos)
8 comentarios

Para comentar esta nota usted debe ser un usuario registrado.

  1. 1

    cosmo84 16 septiembre, 2008 a las 10:49

    SI ES CIERTO, YO HAGO PARTE DE ESTA RED AUNQUE PS LA VERDAD LO REVISO UNA SOLA VEZ A LA SEMANA, Y COMO TODO, AL COMIENZO ES SOLO Y PURA MODA, EN FIN….

  2. 2

    sergio417 16 septiembre, 2008 a las 11:41

    No es tan malo en la oficina nos la pasamos compitiendo entre los compañeros, los juegos en linea, yo tengo el orgullo de ser el campeon de tejo virtual.

  3. 3

    Josearagon22 16 septiembre, 2008 a las 11:41

    Buena nota, quiero copiar este texto para enviarlo por correo a algunos conocidos, es posible esto?

  4. 4

    CristianC25 16 septiembre, 2008 a las 12:44

    La tortura del análisis muchas veces llega a causarnos una cierta sensación de placer, algo así como la ALGOFILIA, (perversión caracterizada por la capacidad de sentir placer al experimentar dolor), Pero creo que el espacio de Thorik más que causar el placer deseado por su análisis tan incisivo ha causado en el filisteo lector un dolorcito en la verdad. Telarañas sociales, redes comunitarias, espacios virtuales…Un tema escaso para analizar y más para extraer verdades, pero ustedes Thorik y Dimogno lo han exprimido tan bien, que buena vitamina nos ha dejado ese sumo. Suerte. CRISTIANC25

  5. 5

    juangore77 16 septiembre, 2008 a las 14:28

    jejeje! yo tambien hago parte de tan afamada red y pues entre mis “amigos” del feisbuc cuento con algunos que sin ningun problema puedo clasificar en los 4 perfiles que describis. Me rei mucho con esta entrada, sobretodo con lo del “riñon al 40 %”…

  6. 6

    rleonbaq 16 septiembre, 2008 a las 15:27

    Claro que si “tio eterno”… al final del texto, en Herramientas, hay 4 links, ubícate en el que dice “Enviar” y dale click con el botón izquierdo del mouse… jejejejeje

  7. 7

    thewatcher 16 septiembre, 2008 a las 17:26

    Que buen blog sobre el “Carelibro”. Cruda realidad de los que estamos “inmersos” en esta red social.

  8. 8

    JuanParod 18 septiembre, 2008 a las 8:24

    jejejejejejeje! cuando me meti en ese cuento del facebook me pegue una engomada terrible casi me echan del trabajo, sin embargo con el correr de los dias ya hasta tengo ganas de terminar con esa vaina, me aburre. Muy buenos los blogs Thorik excelentes los temas siga asi hombre haciendo reir un poco a este pais que tanto lo necesita.
    ——–

TrackBacks (0)

Abajo están listados los blogs que hacen referencia a esta entrada: Feisbuc (o el reality de nuestras vidas).

URL de TrackBack de esta entrada: http://www.eltiempo.com/blogs/cgi-bin/mt-tb.cgi/30015