Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El odio no es el fuego. Tras ser consciente de mis propios discursos agresivos en redes sociales, he decidido abrir este blog. Tal vez las razones no sean suficiente ni logre borrar el daño de mis palabras, pero, acá comienza mi historia. Recuerden esta imagen.

12718378_10153454236836806_3342885397668335838_n

Perla Toro Castaño
perla.toro@gmail.com

El calendario era preciso en su propósito. Sábado 2 de abril del año 2016. Antes de mudarme de ciudad –entre Medellín y Bogotá– tenía un asunto pendiente: comprar un carro de juguete en el que pudiera entrar mi ahijado, Jacobo. Era como un carro de verdad pero pequeñito.

Con mi madre y con mi prima –y gracias a las recomendaciones de algunas amigas-, me dirigí al  ‘Palacio del Juguete’ en ese famoso lugar de Medellín donde las clases sociales parecen extinguirse y que se le conoce popularmente como El Hueco, en pleno Guayaco, o Guayaquil para quienes tienen menos años.

Al intentar cruzar Pichincha con la Oriental, una multitud me detuvo. Parecía un tumulto de hinchas de la Selección Colombia. Con camisetas y silbatos gritaban arengas. Pero no eran gritos de gol. Al color amarillo se le sumaban algunos otros distintivos. Collares de arepas –sí collares, porque los paisas somos así, montañeros– también sombreros aguadeños, carrieles y ponchos. Pero, uno en común era más importante que el resto: pancartas contra Juan Manuel Santos. Incluso, algunas estaban en contra de un tal ‘Juan Pa’ y de un tal ‘Juan Esteban Santos’.

Era la primera de dos marchas convocadas por el ‘Uribismo’ en contra del Presidente de Colombia. La segunda –en abril de 2017– se disfrazó con una consigna en contra de la corrupción.

Desesperada porque no iba a alcanzar a comprar el tan anhelado carro, entré al Centro Comercial Punto de la Oriental a “tomarme un juguito” y a mirar por la terraza. Mientras conversaba con mi mamá y con Cristina, mi prima, se me ocurrió la genial idea de tomar unas fotografías de la marcha.

12400999_10153454237301806_1824323304509503518_n

Esta fotografía es la protagonista de esta historia.

Lo hice. Y como no me bastaban las fotos y la indignación, abrí mi perfil de Facebook y las publiqué. El mensaje que las acompañaba decía que me sentía triste de haber nacido y vivir en una “cultura tan paraca, traqueta y asesina como era la paisa”.

La marcha pasó y con ella los ecos de las arengas se fueron desvaneciendo. Pude cruzar la frontera no tan invisible de la Oriental y dirigirme a ese pequeño barrio que parece chino; pero, que fue colonizado por gente del Santuario y de Marinilla que es ‘El Hueco’. Mientras tanto, mi celular vibraba al interior de mi mochila.

Varias personas, amigos y no tan amigos, me pedían respeto por las personas que estaban en la marcha. Obstinada, seguía en mi posición: “paracos, traquetos y asesinos”.

Sin reflexión alguna, seguí caminando.  A lo lejos  un señor, calvo, con la nariz grande y una camiseta de la Selección Colombia, me gritaba: “¡Perlitaaaaaa Perlitaaaaa!”. Cerré mis ojos con esa delicadeza que lo hacemos los miopes para ver quién era y, con sorpresa, descubrí entra la multitud a ‘Pachito’, el papá de mi mejor amiga del colegio, una de las personas de quien guardo los recuerdos más hermosos de mi juventud.

  • ¡Pachito, qué alegría verlo!, le dije.
  • “Lo mismo Perlita”, me respondió.
  • ¿Usted qué?, le pregunté.
  • “Bien Perlita, acá saliendo de la marcha. Es que tenemos que protestar”.

No supe qué responderle y solamente sonreí. Si todavía recordaba algo más de mí, sabía que no íbamos a opinar lo mismo. Nos preguntamos por los queridos, los no tanto y los afectos. Nos despedimos, luego, con un fuerte abrazo.

Tras la conversación guardé silencio por varias cuadras más y mientras mis zapatos se arrastraban sentí algo de ese noble, pero despreciado estado que algunos suelen llamar arrepentimiento. “Pachito no es ni paraco ni asesino, ni paramilitar. Mucho menos traqueto. Tampoco mi familia y pues al final de cuentas estas fueron las montañas donde nací”, pensé.

Más tarde, pude comprar el famoso carro de juguete.

Detesto que la vida me aleccione; pero, ese día entendí que todo ese odio y esa violencia que yo tanto criticaba, que circulaba imparable en las redes sociales, también nacía de mí y de mis comportamientos. ¡Tarde! Sí, tal vez, pero nunca tanto como para no generar una reflexión.

Desde entonces estoy obsesionada con el discurso del odio en internet, las manifestaciones violentas, las burbujas de opiniones y otros comportamientos que han hecho que ese lugar prometedor y revolucionario que hace algunos años llamábamos ‘comunidad de lucha en redes sociales’ hoy no sea más lo que solía ser. Desde entonces estoy obsesionada con cada palabra que escribo en estas plataformas.

He sido parte de movimientos digitales en defensa de la vida, de la libertad y de la paz. Hoy, abro este blog para hablar, escribir y reflexionar sobre el no tan apreciado y conocido discurso del odio. Para incomodar en nombre de una reflexión que nos ayude a recobrar un escenario digital constructivo, un internet sin violencia donde nazca la más grande de las revoluciones: la paz. Un lugar para comprender que cuando nombramos, damos lugares en la historia.

¡Bienvenidos!

(Visited 4.339 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Medellín, Colombia, 1986. Periodista y magíster en estudios socioespaciales. Ha participado en la construcción de ecosistemas digitales en medios como Telemedellín y El Colombiano y en organizaciones como Medellín Digital y Parque Explora. También ha sido docente de periodismo digital y marketing de contenidos en la Universidad de Antioquia, la Universidad Eafit y la Universidad de Medellín. Sus énfasis en el área periodística son las nuevas tecnologías, la narración online y las redes sociales. Actualmente trabaja como directora de la Escuela de Periodismo Multimedia de EL TIEMPO, medio donde fue jefe de redacción digital y editora de redes sociales. También lleva un curso de narrativas transmedia en la Universidad Externado de Colombia. Activista digital, feminista y defensora de los derechos de las comunidades LGTBI.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Una de las cosas que más disfruto cuando viajo por los diversos(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una verdad(...)

3

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas.(...)

7 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. marcos919364

    Lo que siento es que no todos opinan lo mismo que el país esta dividido que unos quieren justicia otros venganza y otros reconciliación que para algunos son terroristas, para otros guerrilleros y para otros defensores. pero lo que veo es que ella es de las personas que si uno opina distinto es malo la niña sebe alaeguas que es santista y hasta guerrillera

  2. No sabria que decirte. Hace un tiempo yo pensaba que uno en las redes sociales podia opinar tranquilamente sin temor a ser insultado. Pensaba que toda opinion es legitima mientras se lance desde el respeto y la mesura. Pero hace rato me di cuenta que no: Me insultaron por ser ateo y expresarlo , los fanaticos religiosos. No fueron menos irrespetuosos muchos uribistas por el solo hecho de no comulgar ni con las politicas ni menos con los comportamientos de su lider. Por el hecho de ser bogotano y querer a mi ciudad fui victima de las burlas de algunos de tus paisanos que simplemente nos consideran como seres inferiores. Por creer que la mujer tiene derecho a decidir sobre su cuerpo, todo ser humano a decidir terminar su vida si se ha vuelto intolerable, y toda persona merece respeto sin importar su preferencia sexual, no fueron menos los irrespetos y las burlas. PUes, simplemente entendi o que me dejaba aplastar y callar o me defendia. Escogi lo segundo.

  3. emilioramirez0726

    Sra Perla, a ver si entiendo, me da la impresion que toda su molestia es por que vio parte de una sociedad paisa protestando contra el gobierno Santos y por eso los califica de traquetos. Aunque ud no menciona la oposicion, en caso de que las protestas hubiesen sido contra ellos. igual estaria protestando por el comportamiento de sus paisanos?

  4. linda204485

    Querida Perla, nada más encantador que cerrar el día con una lectura que motive a la reconciliación desde un punto de partida con acciones propias. Me uno a la propuesta de construir por redes un lenguaje de paz.

  5. luisalfredo.novoamayorga

    Doña Perla, no deseo conocerla, pero por sus palabras, como dice el pasaje Biblico, “Por sus hechos los conocereis” y usando eufemismos, como “El discurso del odio” , quisiera decirle al Dr. Francisco Santos: “con esas amigas, para qué enemigos”

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar