Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Es una pregunta recurrente: ¿por qué somos tan intolerantes en redes sociales? Si no ha escuchado hablar de las burbujas sociales, en este post puede encontrar una explicación.

Voy a tomarme un atrevimiento. Antes de comenzar a leer esta entrada, usted tendrá que responder seis preguntas sencillas. ¡No es nada complicado!

  1. ¿Sigue usted en redes sociales personas con una posición política diferente a la suya?
  2. ¿De qué equipo de fútbol es hincha? ¿Suele seguir las cuentas de equipos o seguidores de equipos contrarios al suyo?
  3. ¿Le gustan las corridas de toros? ¿Sería capaz de seguir a un torero para ver qué es lo que publica?
  4. ¿Cree usted en dios? ¿Se atrevería a seguir a una persona que no crea en él?
  5. ¿Está de acuerdo con el aborto? ¿Podría ver un video en el que uno de sus contactos invita a abortar?
  6. ¿Sería capaz de seguir a Maluma en Instagram?
Pixabay

Tenga en cuenta sus respuestas. Tal vez algunas de ellas tengan una respuesta contundente: ¡NO! ¿Por qué? Porque en estas plataformas solemos seguir solo lo que nos interesa. Aquel tendencioso universo que nos lleva a aceptar solo lo que se nos parece.

Y no es que esto esté mal. Si uno se fuera a los orígenes, uno de los objetivos por los cuales fueron creadas las redes sociales fue agrupar a los humanos según sus intereses. No obstante, a largo plazo, esto va creando una forma de consumo en la que siempre estamos viendo lo mismo.

¡Stop! Ahora hagamos una pausa para no hacer generalizaciones violentas. Usted respondió: SÍ a varias de las preguntas y es de esa clase de personas que se interesa por leer las posiciones contrarias. ¿Ha escuchado hablar de los algoritmos? ¿Sabe que los resultados de sus búsquedas en Google no son los mismos que los míos? Pese a que usted y su pareja tienen los mismos amigos, ¿no le parece sorprendente que a ambos les aparezcan cosas diferentes en las notificaciones de Facebook?

Luego hablaremos bien de esto. Pero, nosotros no somos los únicos que escogemos. La información también está dirigida, por obra y gracia de un dios caprichoso y por cuenta de los lenguajes informáticos, a esa masa de intereses que las redes sociales tienen identificadas como parte de nosotros. ¡El universo invencible de los datos!

Es en esa ausencia de diversidad de opiniones donde se crean las burbujas sociales, un escenario común, una auténtica zona de confort, de la que cada vez nos cuesta más desprendernos. En un día frío ¿abandonaría usted la cama que le da calor?

Pese a que estas burbujas no solo son digitales y también suelen ser físicas, la atomización del el tiempo y la expansión del espacio, características propias del ciberespacio, hacen que tengan un crecimiento acelerado, provocando síntomas nefastos para el intercambio de opiniones.

Sin dejar de considerar el ego que empieza a cobijarnos, las burbujas sociales también ocasionan esta clase de delirios:

  • No queremos que personas externas entren a ellas.
  • Nos hacen sentir comprendidos y escuchados, como si estuviéramos arropados por una mantica.
  • Imposibilidad de mirar por fuera de la burbuja.
  • Escenarios de complicidad para respaldarse el uno con el otro aún sin considerar las consecuencias de los ataques en masa.
  • Todo lo externo a la burbuja es susceptible de convertirse en un factor de burlas, de críticas y de odio.
  • Nos convierten en militantes de una sola cara de la verdad.

Pero, ¿qué tanto daño nos hacen estas burbujas? Además de llevarnos a la renuncia irrevocable del derecho a la contradicción, nos encierran en nuestros propios intereses. Nos encapsulan, renunciando así al dinamismo y a las diferencias propias de la vida y del conocimiento.

¿Cómo evitar estas burbujas? Este será el tema de análisis de una próxima entrada de este blog.

¿Cuándo y cómo se ha sentido usted limitado o limitada por una burbuja social? Invito a compartir sus historias.

(Visited 283 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Medellín, Colombia, 1986. Periodista y magíster en estudios socioespaciales. Ha participado en la construcción de ecosistemas digitales en medios como Telemedellín y El Colombiano y en organizaciones como Medellín Digital y Parque Explora. También ha sido docente de periodismo digital y marketing de contenidos en la Universidad de Antioquia, la Universidad Eafit y la Universidad de Medellín. Sus énfasis en el área periodística son las nuevas tecnologías, la narración online y las redes sociales. Actualmente trabaja como directora de la Escuela de Periodismo Multimedia de EL TIEMPO, medio donde fue jefe de redacción digital y editora de redes sociales. También lleva un curso de narrativas transmedia en la Universidad Externado de Colombia. Activista digital, feminista y defensora de los derechos de las comunidades LGTBI.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

2

El sistema de salud colombiano se ha caracterizado en los últimos 25(...)

3

Empieza un nuevo año y, como en anteriores, hacer deporte es uno(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. ¿Sigue usted en redes sociales personas con una posición política diferente a la suya?
    Sí, tengo amigos que tienen una posición política distinta; aunque podría pensar que no supera el 30% de mis contactos.
    ¿De qué equipo de fútbol es hincha? ¿Suele seguir las cuentas de equipos o seguidores de equipos contrarios al suyo?
    No soy hincha de ningún equipo de fútbol, en la niñez lo fui del Atlético Nacional; recuerdo haber estado a centímetros del auto donde iba Higuita luego de ganar la Copa Libertadores en el 89. Pero desde que comencé a montar en patineta, a los 15 años, me dejó de interesar el fútbol. Solo sigo a la selección Colombia y los Mundiales.
    ¿Le gustan las corridas de toros? ¿Sería capaz de seguir a un torero para ver qué es lo que publica?
    No me gustan las corridas de toros. Y nunca me he interesado en seguir a un torero. De ser capaz, sí. Pero no creo que lo haga.
    ¿Cree usted en dios? ¿Se atrevería a seguir a una persona que no crea en él?
    No creo en dios porque nunca lo he visto. Pero muchos de mis contactos en las redes son católicos.
    ¿Está de acuerdo con el aborto? ¿Podría ver un video en el que uno de sus contactos invita a abortar?
    Estoy de acuerdo y no solo en los tres casos aprobados en el congreso.
    ¿Sería capaz de seguir a Maluma en Instagram?
    De ser capaz sí; pero no veo para qué. No me interesa ese artista.

    A este tema que tocas Perla, también se le llama Cámara de eco. Yo no me he sentido limitado por mis contactos que puedan pensar de forma diferente; sin embargo la discusión de temas políticos y religiosos son muy difíciles de establecer. Yo he llegado también a eliminar contactos (2) de FB, no tanto por tener una posición política diferente si no por la manera grosera y ofensiva de manifestarla, ahí sí he dicho: Esto no me lo tengo que aguantar. Pero hay otras personas con las que sí puedo debatir al respecto.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar