Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Las noticias falsas son uno de los grandes focos de generación del discurso del odio. En Colombia, un grupo de periodistas se ha unido para hacerle frente a este fenómeno social que más pareciera una plaga.

bty

Cuando hablamos de noticias falsas, tal vez uno de los focos de mayor generación del discurso del odio en internet, surge una pregunta: ¿qué es una noticia falsa? Carente de una taxonomía precisa, como la verdad misma, una noticia falsa puede ser muchas cosas; no obstante, existe una que es innegociable: la no búsqueda de la verdad, considerando el encuentro de esta el insumo básico de esa materia prima que es la información.

Pese a que la discusión parecería centrarse en un asunto de intereses y no de rigores a la hora de enfrentar el estudio de esa materia prima (la realidad), no podemos confundir nuestros sesgos, gustos o intereses con un sinónimo de irrealidad. ¿Qué quiero decir? Las posiciones políticas que nos llenan de ira no necesariamente son falsas y no puede convertirse en tendencia el calificar de “fake news” cualquier cosa con la que no estemos de acuerdo. El mismo ejemplo podría darse con la religión.

En el primer semestre de 2017,  la Universidad Ontario del Oeste se ocupó en realizar un estudio para analizar este fenómeno que en su propia concepción ya es contradictorio: el de las noticias falsas. El estudio, cuyos hallazgos pueden consultarse en el artículo titulado ‘Deception detection for news: Three types of fakes’, fue realizado por tres investigadores canadienses: Victoria Rubin, Yimin Chen y Niall Conroy y logra detectar, como su mismo titular lo indica, tres clases de noticias falsas. Para nuestra sorpresa, unas menos nuevas que aquellas por la cuales culpamos a internet y para nuestra molestia una que nos sugieren retos entre la libertad de expresión y la realidad.

En un pequeño cuadro que pueden compartirlo en sus redes sociales y memorizarlo, son estas las tres tipologías de noticias falsas que señalan los investigadores.

Universidad Ontario del Oeste

Ahora, lejos de la presunción de “no realidad” que de por si trae una noticia falsa, vale la pena, además, establecer una serie de categorías en las cuales puede detectarse la posibilidad de una ‘fake news’. En una formación brindada por la organización Chicas Poderosas Colombia en 2017, en la cual participó Claire Wardle, directora de Firs Draft, se establecieron al menos siete categorías que vale la pena considerar a la hora de hablar de este fenómeno.

  1. Información satírica que no se reconoce como humor. (Vuelve a renovarse la discusión anterior).
  2. Falsas conexiones: propagación, en el nombre de los clics, de títulos con información sensacionalista. Cuando el usuario entra, es llevado a otro lado.
  3. Contenido engañoso: contenido que genera engaños para atraer, especialmente, en redes sociales. Combina datos reales con datos falsos. Suele presentarse tanto en gráficos como en textos. En inglés es utilizado el término: ‘misleading’
  4. Contextos falsos: cuando usamos, por ejemplo, imágenes que no corresponden a la información que estamos publicando o promocionando. Un clásico del oficio periodístico: la foto de archivo. Podría aplicarse a casos como el video o los artículos relacionados.
  5. ‘Imposter Content’: contenido impostor. Se suelen usar logos de medios de comunicación reconocidos para que la información parezca real.
  6. Contenido manipulado: es similar al contenido engañoso pero con una tercera escala de la realidad que puede resultar confusa. Se toman piezas que son ciertas y se ponen con otras que también lo son; pero, que no tienen nada que ver la una con la otra.
  7. Noticias fabricadas: noticias falsas. Es lo que llamamos cotidianamente ‘fake news’. Existen desde el texto, hasta lo visual (que es más difícil de detectar). ¡Atención! Hay empresas que se lucran de la generación y el consumo de esta información.

Indefenso y en el mar de infoxiación que como sociedad nos ahoga, el lector queda en la mitad de este conteo. Preso de la confianza, comienza a creer en informaciones fabricadas para parecer reales que circulan por Whatsapp, en los titulares engañosos y en el contenido manipulado. Solo por contar algunos ejemplos.

Esclavo de las ideologías comienza a creer en una realidad paralela cuyo tránsito a los hechos pareciera imposible. Pero, ¿qué podemos hacer? Dudar o como diríamos en Colombia, “no comer cuento” o al menos no comérselo entero.

Es así como un grupo de jóvenes periodistas ha creado la iniciativa #NoComoCuento, estrategia digital y presencial que busca “trabajar para que todos aprendamos a ser críticos frente a la información que consumimos y compartimos”.

#NoComoCuento está en las redes sociales: Twitter,  Facebook  e Instagram. También en las universidades, donde ha encontrado grandes aliados en este proceso. Pero, #NoComoCuento también está en usted y es por esta razón que con ocho tips básicos nos invitan a dejar de creer todo lo que circula en las redes sociales, los chats familiares e incluso en los medios de comunicación tradicionales. Anote y memorice:

Busca la fuente

#NoComoCuento

Lee más allá

#NoComoCuento

¿A quién lees?

#NoComoCuento

¿Solo una?

#NoComoCuento

¿Qué día es?

#NoComoCuento

¿Un chiste?

#NoComoCuento

Acude al que sabe

#NoComoCuento

Considera tu sesgo

#NoComoCuento

Comparte este contenido y ayúdanos a buscar un mejor escenario de comunicación.

 

(Visited 976 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Medellín, Colombia, 1986. Periodista y magíster en estudios socioespaciales. Ha participado en la construcción de ecosistemas digitales en medios como Telemedellín y El Colombiano y en organizaciones como Medellín Digital y Parque Explora. También ha sido docente de periodismo digital y marketing de contenidos en la Universidad de Antioquia, la Universidad Eafit y la Universidad de Medellín. Sus énfasis en el área periodística son las nuevas tecnologías, la narración online y las redes sociales. Actualmente trabaja como directora de la Escuela de Periodismo Multimedia de EL TIEMPO, medio donde fue jefe de redacción digital y editora de redes sociales. También lleva un curso de narrativas transmedia en la Universidad Externado de Colombia. Activista digital, feminista y defensora de los derechos de las comunidades LGTBI.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

2

En este episodio de FrancaComilona, vamos a explorar el tema del gluten.(...)

3

Despojados de polvo y paja, por fin el Centro Democrático y la(...)

7 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. perla806632: Me agrada que mi comentario haya sido publicado y teniendo en cuenta su respuesta y recomendación de revisar el punto ocho de la estrategia #NoComoCuento, puede que mis opiniones sean sesgadas pero cuando se tiene la oportunidad de leer y analizar sin pasión ni mucho menos compromiso desde muchos ángulos diferentes, es satisfactorio saber que uno coincide con la gran mayoría. Lamentablemente, lo que usted recomienda a otro comentarista: “Para no caer en noticias falsas, lea medios de verdad”, esos medios no existenen Colombia. Usted lo sabe mejor que yo, usted tiene y debe someter su pensamiento aunque no le guste, yo no porque nunca he vivido o dependido ni de los políticos ni mucho menos de los medios. Mucha suerte.

  2. Excelente. Bastante pertinente lo del “sesgo”. Los extremistas de lado y lado tienden a ver como verdades aquellas noticias falsas que de algún modo desacreditan a su enemigo, al que está en el otro extremo. Hubo falsedades de ese tipo durante la campaña por el plebiscito de octubre del año pasado, tanto del SI como del NO, pero hay que ser justos: ganaron de lejos las mentiras del NO.

  3. Aún a riesgo de que mi comentario no sea publicado por obvias razones, creo que el estudio presentado por los 3 investigadores de la Universidad de Western Ontario, hace referencia a muchas noticias publicadas en páginas de muy dudosa veracidad en las redes sociales. En Colombia al contrario son publicadas por la llamada gran prensa, son pagadas y promovidas por los intereses políticos y económicos del gamonal de turno quien además es pariente del director del medio, caso específico de este periódico. Además son amañadas, agrandadas o disminuidas de acuerdo a la ocasión, un ejemplo especifico es el de los abusadores y violadores de niños, si es un criminal cualquiera debe ser condenado y se debe publicar su condena con grandes titulares, pero si son los criminales de las farc que lo han hecho, no habrán titulares y si los hay son para perdonarlos y premiarlos en nombre de una falsa paz. Claro que quien hoy nos presenta este artículo es ho ni más ni menos que la directora de la Escuela de Periodismo Multimedia de EL TIEMPO, el mismo periódico que pretende enseñar un periodismo serio, independiente y respetable. Lo dudo mucho.

  4. Muy buen aporte, aquí hay gente que le cree noticias de salud a sitios inverosímiles, o de marcado odio político como los pasquines de todos los extremos que circulan viralmente en redes sociales. Ya es hora de cerrar por la vía del olvido a sitios como éstos, y volver a confiar en agencias establecidas y de criterio.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar