Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Ahora que empezó a emitirse la telenovela “La Playita”, he visto cómo muchos Cachacos se quejan pidiendo “no más novelas de Costeños” y muchos Costeños también están indignados por lo caricaturesco y exagerado de los personajes.

A propósito de La Playita

A propósito de La Playita

De ahí que, con el mayor respeto y cariño por ambas culturas, y ahora que tengo argumento para compararlas, no me aguanté las ganas y lo hice. Y aclaro que mi base no es esa telenovela actual, ni la que causó sensación hace unos años (La costeña y el cachaco). No, mi base es mi percepción, lo que he vivido en ambas regiones (porque además de tener varios amigos costeños, he estado viviendo por la costa caribe últimamente).

Pero como soy del interior, me auto clasifiqué como cachaco y por eso cuando se lea “nosotros”, me estaré refiriendo a ese grupo; y “ellos” serán los costeños. Tengo clarísimo, eso sí, que en todos los casos hay excepciones; que no todos los costeños ni todos los cachacos actúan 100% de la manera que se describirá y por ende no pretendo estereotipar.

Entonces, más que un artículo, esto es como una lista. De lo más superficial que podrá leer en esta columna, por pura diversión y sin ánimo de burla o de crítica en ninguno de los dos casos. Eche, cójanla suave.

Lo primero que hay que decir es que aunque “cachaco” es un término muy para bogotanos, para los costeños cualquier persona del interior puede ser un cachaco. Así mismo, para nosotros cualquier persona que viva de la mitad del mapa para arriba es costeño; aunque viva en un lugar sin costa.

Empecemos por las diferencias en el lenguaje. Para nosotros, los cachacos, un mocho es una persona a la que le falta una mano o una pierna (es la forma cariñosa de decirle); para los costeños es un pantalón corto (lo que nosotros llamamos pantaloneta o bermuda).

La gaseosa que conocemos como naranja, para ellos es naranjada y a las demás gaseosas les dicen fresco, o refresco.

Lo que conocemos como ventilador, para los costeños es un abanico; las sandalias para ellos son chanclas y las chanclas también.

Al amasijo de maíz que conocemos como envuelto ellos le dicen bollo; pero si una mujer es muy atractiva, también le dicen así (y si es exageradamente atractiva no es un bollo sino un bollito). En el interior también algunas personas le dicen bollo al envuelto; pero es una palabra más usada para referirse al excremento en las calles. Y la mujer atractiva para el cachaco es una hembra, una mamasita o un churro.

Cuando el arroz se pega al fondo de la olla, nosotros lo llamamos “la pega o el pegao”; ellos le dicen “cucayo”

Para nosotros “primo” es el hijo de una tía; para ellos todo el mundo es primo (solo hombres, no he oído que a una mujer le digan prima). Los Cachacos en cambio usamos más el “hermano”, “vecino”, “parce”, “amigo”, “mrika” o “guón”. Todo depende de la situación y un poco de las jergas por estrato.

Para los hombres del interior “mi amor o mi vida” se le dice a la pareja o a los hijos. Para los hombres costeños es una forma natural de dirigirse a todas las mujeres.

Cuando nosotros queremos expresar asombro en una conversación, decimos cosas como “¿¡En serio!? ¿¡De verdad!?”; ellos dicen “no jodaaaaaaaa” Sí, así con la “a” alargada y cantada.

Para nosotros una limonadita de mango es simplemente una expresión sarcástica; pero en la costa se consigue (y también de coco, y son deliciosas).

El costeño puede decir que “se pegó tremenda ronera” aunque solo se haya tomado un par de tragos (y no necesariamente de ron; pueden ser hasta dos cervezas); el cachaco en cambio, puede decir que “se tomó unos traguitos” aunque se haya tomado 10 litros de aguardiente (o de lo que sea).

Los cachacos nos casamos o “nos vamos a vivir juntos”. En la costa el hombre “saca a vivir” a la mujer.

Para nosotros bacilar es algo bacteriano; basilar es una parte del cuerpo y vacilar es sinónimo de dudar o titubear. Para ellos (no importa cómo se escriba) es tener una relación sin compromiso, de un ratico (lo que para nosotros es darse besos, ser amigos con derechos, u ochenteramente se llama “rumbearse”; o caleñamente “gozarse”).

Para nosotros “chiquito” es sinónimo de pequeño o pequeñito. Para ellos es lo que los cachacos denominamos trasero, cola o más vulgarmente crepúsculo sin el crepus.

Para nosotros una viuda es la esposa de un señor que se murió. En la costa es un pescado preparado en hoja de plátano (delicioso).

Al trabajo los costeños le dicen “Chapa”; y lo que para nosotros es “pedir un aventón”; o de manera más ilógicamente agringada “ir de auto stop”, ellos le dicen pedir el chance.

Al ser estudiantes, los cachacos decimos que vemos, recibimos o tomamos clases; los costeños “dan clases”. La primera vez que escuché a una amiga costeña diciéndome “voy a dar clase de metodología”, con toda mi inocencia cachaca le dije ¿eres profesora?

Así como en el lenguaje, también en actitudes he encontrado varias diferencias. Por ejemplo, nosotros nos complicamos la vida buscándole argumento a todo, para los costeños muchas de las cosas ocurren simplemente “poque ajá”

Los costeños hablan chuzando a la otra persona con los dedos, palmoteando el brazo y golpeando la mesa (debo confesar que para mí no ha sido fácil acostumbrarme y al principio hasta me molestaba, pero ya entendí que no solo no es una falta de respeto, y que por el contrario, es una expresión de cariño y confianza).

Ellos hablan fuerte y rápido, tienen la música a alto volumen casi siempre (en la casa, en el bus, en el carro, en la calle) y pitan unas 10 veces por cada cuadra recorrida; lo que les ha dado la fama de bullosos. Nosotros también hablamos fuerte pero no tan rápido y más concretos; lo que nos ha dado fama de antipáticos o fríos.

Entre costeños hay una especie de subcultura que denominan “corronchos”; que si no me equivoco vienen siendo el equivalente de lo que en el interior se conoce como “ñeros”. En ambos casos es una calificación negativa y discriminativa.

Para bajarnos de un bus urbano nosotros timbramos o decimos “por acá por favor”; ellos dicen “la parada”

Lo más irónico de este asunto es que los costeños se quejan del clima de la nevera y a veces de la frialdad de la gente, pero muchos vienen a vivir al interior, y los cachacos nos quejamos del calor infernal y el bullicio de la costa, pero cada vez que podemos nos vamos para allá.

(Visited 30.493 times, 2 visits today)
PERFIL
Profile image

Colombiano. Comunicador social de la Javeriana de Bogotá (eso dice el cartón). Fui creador, productor, periodista y locutor del programa radial "Expreso 14-26" y coordinador de comunicaciones de la Gerencia de Juventud. Autor de artículos y reportajes para el Portal de la Participación de Bogotá y medios alternativos juveniles. Pensador de fotografía (No digo que fotógrafo porque ahora así se autodenomina todo el que tiene cámara), realizador audiovisual, escritor aficionado (muy aficionado) y productor de algunos problemas. Actualmente productor de contenido en Foto Play Producciones. También soy admirador de los animales pero me sigo alimentando con ellos; no he podido pasarme al veganismo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

2

Es incalculable el número total de colombianos que luego de estudiar sus(...)

3

Empujada por las encuestas -que si bien son poco fiables, desestabilizan- decidí(...)

5 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. jajajajajajajaja de donde sacó eso, al parecer eso lo dices por lo que observas en las novelas de Caracol y RCN, y por cierto son una porquerías porque no somos así, te ilustro un poco; cuando dices los costeños estas generalizando mucho pues para tú información los barranquilleros no hablan igual a los cartageneros, así mismo los samarios y los sucreños, o los guajiros y cordobeses, en otras palabras hay veces que unos costeños no entendemos a los otros porque sencillamente la forma de hablar o el acento cambia de una región a otra, ustedes los cachacos al parecer solo conocen alguna cierta parte de la costa y luego nos generalizan, por ejemplo son pocos los costeños que te hablan chuzando, hay algunos costeños que no les gusta tomar y menos el escandalo, son pocos los que dicen “porque ajá”, no todos le decimos a una mujer que esta hermosa “bollito”, eso de decir me saqué a una mujer se escucha feo, me imagino que escuchastes eso en algún pueblito de esos “pérdidos”, para nosotros un mocho también es una persona que je hace falta una de sus extremidades y no todos decimos cojela suave. Para finalizar solo acertastes en 50% sobre los costeños, para la próxima investiga un poco más no solo te quedes con lo que te venden los canales privados de los costeños, somos más que eso.Además cuando haz escuchado a Shakira, Carlos vive, Paulina, la toty u otros, decir esas cosas y ellos también son costeños.

  2. marcela648954

    Es triste que todos estos post que supuestamente hablan de como es la cultura costeña fallen en muchas cosas. Soy de la costa,estoy viviendo en el interior por cuestiones de estudio. No soy la mejor hablando, pero no hablo golpeado, no hablo rápido(solo cuando me emputo), pero si hablo duro, cuando hablo con alguien que siento que no me presta atención mi subconsciente actúa por si solo y empiezo a pegarle, a tocarle, etc. Eso de primo casi no se ve, usamos mas el hermano,compa o marik. Cuando pensamos que algo no es cierto también solemos decir: ¿Vas a hablar?. Al trasero también le decimos culo,nalga o vulgarmente jopo. No entendí lo del chiquito la verdad. ¿Viuda? es las dos, tanto un pescado como la otra definición. Al trabajo le decimos trabajo o camello, incluso empleo. Corroncho no es ñero. Me encanta mi cultura, me gusta mucho la alegria de mi tierra, me encantan sus tradiciones y ser bulleros. Me deprimi que las personas se pongan adecir cosas que no son, estamos en pleno siglo 21, las cosas cambian!, muchas personas no hablan golpeado, no nos comemos las palabras. Claro que usamos palabras como: eche, nojoda, cule, camello, corroncho, india, bollito, gasnata, crispeta, lapicero, chocora, tambuco,…,etc. Pero no somos brutos! usamos sinónimos es mas, en la actualidad, usted puede estar hablando con un costeño y si no se lo dice ni se da cuenta. ¿Por que?, porque no es que nos avergüence ser de la costa, no para nada, le agradezco a Dios por hacerme costeña, es solo que simplemente también tenemos cultura. Y nojoda conocer a un costeño y le cambia la vida para mal o para bien. Porque mientras usted este bravo por cualquier vaina, el costeño puede tener asuntos peores y esta pelando la chapa. Fácil, sencillo y conciso. Un consejo, cuando le hablen de costeño si la persona no es costeña el 70% es mentira, solo le esta diciendo lo que otra persona le había dicho,o lo que leyó, o tales. Quiere saber de costeño? Pregúntele a un costeño nato.

  3. pedrotomase

    Se nota que este articulo lo escribió una persona que no conoce ni poquito la cultura costeña. La verdad no le creo ni cinco que haya vivido en la costa, en mis 32 años que tengo jamas he escuchado que a la gaseosa se le llame refresco, ¿cuando carajos nosotros le hemos llamadoAl trabajo “Chapa”?… en fin no soy regionalista pero se que esto es una falta de respeto a la cultura costeña.
    Para la próxima ves es mejor que el cachaquito que escribió esto. Lo haga en compañía de un costeño, porque la verdad es que ofende a nuestra cultura.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar