Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Imagen: BBC

Imagen: BBC

Demasiado trabajo nos cuesta llamar las cosas por su nombre. Somos especialistas en usar eufemismos, artistas en dorar la píldora. A un secuestro no se le puede llamar retención. Punto. Una conducta que es un delito y que está claramente tipificada en el Código Penal, no puede tener otro nombre. Pero en Colombia a la hora de suavizar el mensaje somos campeones. Y lo más canalla es cuando se hace por condescendencia con quienes cometen estos delitos.

Que mala costumbre es adornar nuestras oraciones para deambular por las ramas. Cuanto nos cuesta ser francos. Con tal de evadir responsabilidades y de no afrontar las consecuencias de nuestros actos, no decimos las cosas como son.

“Que pena”, “disculpe” expresiones muy nuestras que revelan una predisposición a la defensiva. A pisar con cuidado con el superior jerárquico. A por ninguna razón indisponer al otro así sea obvio que no existe una molestia o interrupción. Muletillas que se repiten automáticamente. Pues en la mayoría de las veces no hay ninguna razón por la que disculparse. ¿Pero por qué lo seguimos haciendo?¿Rezagos del colonialismo?

Para el historiador Jorge Orlando Melo, la colonia española nos dejó como herencia una sociedad muy jerárquica. La conquista, los abusos, la opresión, aparentemente nos dejó un complejo de inferioridad, un servilismo como mecanismo de defensa. Un círculo vicioso que se alimenta de los abusos del opresor y del miedo del oprimido. En nuestra forma de actuar, aun aparecen cargas de ese legado cultural.

En todo caso, el escritor Malcom Gladwell aborda magistralmente el tema de los legados culturales en su libro Fueras de Serie y explica el fuerte impacto que estos pueden producir en el comportamiento de las personas. Si bien mitigar la gravedad de un mensaje al jefe puede resultar inofensivo, en otras ocasiones esta actitud puede significar un asunto de vida o muerte.

Cuando Gladwell analiza las causas del accidente del vuelo de Avianca Medellín- Nueva York que se estrelló en 1990, encuentra que una de las causas principales del siniestro se debe a la manera con que los pilotos colombianos comunican la emergencia al aeropuerto. Las conversaciones de la caja negra revelan que a pesar de que el avión estaba a punto de caerse por falta de combustible, la forma en que los pilotos lo informan a la torre de control, con frases atenuantes y minimizando la gravedad de la situación, no permitió que se les asignara con mayor prontitud una posición para aterrizar.

En mi experiencia personal, cuando mi papá se enfermó de cáncer, los médicos en Colombia, minimizaron el diagnóstico con diminutivos y palabras nobles como para no preocuparnos tanto. Asimismo el tratamiento recetado no fue lo suficientemente agresivo. Al llegar a Estados Unidos por el contrario, los dictámenes de los doctores obedecieron sin contemplaciones, a la cruda gravedad de la situación. Ya era demasiado tarde. En estos dos ejemplos, las mitigaciones en el discurso para suavizar el mensaje resultaron fatales.

Exigirles a los españoles que nos pidan perdón por los atropellos en la colonia a estas alturas no soluciona nada. Simplemente debemos aprender a decir las cosas como son.

(Visited 582 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Alfredo Carbonell (Barranquilla, 1981) estudió Derecho en la Universidad de los Andes y luego una especialización en Derecho de las Telecomunicaciones en la Universidad del Rosario. Hizo un curso de Relato Breve en la Escuela de Letras de Madrid. Trabajó en el Ministerio del Interior y en la Alcaldía de Barranquilla. Hizo una maestría en Políticas Públicas de la University College London. Trabajó 3 años como Director de Asoportuaria y hoy es el Director Programático de la campaña de Jaime Pumarejo a la Alcaldía de Barranquilla.

Más posts de este Blog

  • Colombia

    ¿Por qué Barranquilla es imparable?

    [caption id="attachment_861" align="aligncenter" width="768"] Foto: archivo personal de Alfredo Carbonell[/caption] La transformación de Barranquilla de estos últimos 11 años(...)

  • Colombia

    El futuro del Puerto de Barranquilla

      [caption id="attachment_848" align="aligncenter" width="630"] Bocas de Ceniza. Foto: Tomada de EL HERALDO.co (Por sedimentación, se mantiene restricción en(...)

  • Colombia

    Las cosas por su nombre

    [caption id="attachment_843" align="aligncenter" width="950"] Imagen: BBC[/caption] Demasiado trabajo nos cuesta llamar las cosas por su nombre. Somos especialistas en(...)

  • Entretenimiento

    Rayuela

    Tirar la piedra para caer en cualquier lugar del mundo. Porque así se intente tirar con precisión, la piedra(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

De mojigato no tengo un pelo. Soy malpensado, mal hablado, me(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar