Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
images (1)

Tenía seis meses cuando decayó. No quería jugar, ya no se retorcía de emoción cada vez que escuchaba la palabra “vamos” y a veces se negaba incluso a devorar un hueso. Además del sospechoso estado de ánimo su orina salía con pintas de sangre. La llevamos al médico y el tipo dijo que tenía una infección en los riñones. Le aplicamos antibiótico y le dimos unas pastillas para el vómito, pero en lugar de desvanecerse los síntomas se multiplicaron. Además ella no tenía vómito.

Mis sobrinos estaban muy tristes, sobre todo porque la perra ya no los quería, se volvió agresiva y territorial, no permitía que se acercaran porque le dolía todo, porque andaba con la carne blandita y al más mínimo contacto respondía con alaridos o mordidas. Se quedó en un mismo lugar y dejó de tomar agua. Comenzó a perder peso aceleradamente. Ardía todo el tiempo en fiebre. Se le peló la nariz y tenía las fosas tapadas en moco. La infección en los ojos estaba fuera de control. Las almohadillas de sus patas se volvieron duras, por lo que patinaba cada vez que intentaba dar un paso.

No estaba preparado para asumir la vida al lado de un perro enfermo. Pensaba que antes de Candy todo era mejor. Me quedaba mirándola y tratando de entender lo que le pasaba, pero no entendía nada. Me bajaba de mi cama y me acostaba en la de ella, la consentía y le preguntaba —en español— qué le pasaba, pero ella no respondía nada. Entonces le volvía a preguntar, esta vez en perro, pero tampoco.

El 31 de octubre, después de un mes de incertidumbre y agonía, supimos que mi perro tenía moquillo. El diagnóstico fue sencillo, Candy no tenía remedio. El moquillo es letal. 

Ese día fue una mierda. Me la pasé en internet, buscando una bruja o un chamán, un veterinario diferente, lo que fuera que pudiera curar a mi perro. Busqué en el directorio y de veterinaria en veterinaria di con los mejores centros médicos para mascotas de la ciudad. Llamé a todos y no hubo uno solo que dijera que valía la pena intentar salvarle la vida con X o Y tratamiento. Estaba fuera del alcance de todo veterinario salvar a un perro del moquillo, esa era la verdad. Lo mejor, antes de que la atacara la fase neurológica, una etapa dolorosa y dañina, algo horrible para el perro y sus familiares, era sacrificarla.

El moquillo es altamente contagioso, el perro infectado deja la bacteria en las cosas que toca, en los restos de lo que come y en el aire que respira. Al más mínimo contacto, un perro sin vacuna, sin refuerzos o un perro débil, adquiere la terrible enfermedad. Yo no sabía que Candy no tenía la vacuna y con frecuencia iba con ella a la cancha o a “Metrolínea” para que hiciera popó. No tengo idea de cómo o cuándo pudo contagiarse. Se dice que el 99% de los perros con moquillo mueren y que el 1% restante por lo general queda con secuelas lamentables, pierden la vista, pescan serios problemas de respiración y no vuelven a recuperar peso.

Linda

Al fin dimos con un veterinario valiente. Temiendo la madurez de la enfermedad y el pronóstico de los otros veterinarios, la sometimos a un doloroso, extenso y costoso tratamiento. Le fueron aplicadas unas cien inyecciones de diferentes tipos de antibiótico (con el tiempo había que incrementar la potencia del medicamento), se tomó unos ocho frascos de Complejo B y otros ocho de Vitamina C; unas cien pastillas de vitaminas para el cerebro, se le administró unos tres frascos de Gentamicina en gotas para los ojos, se le aplicó unas diez ampolletas de Bintox, para los pulmones, y se le hizo tomar, en pequeñas dosis, suero, caldos y jugos con hierbas para combatir la deshidratación y potenciar sus defensas. Después de cinco meses de doloroso y no muy apetitoso tratamiento le suspendimos las medicinas. La semana pasada le hicimos pruebas de sangre y para estupefacción de los veterinarios no valientes, Candy está libre del moquillo. Ahora el problema es que nadie tiene tanta energía para jugar con ella, porque se la pasa brincando de mueble en mueble y como nunca se educó, porque pasó sus primeros meses de vida enferma, no hay cómo hacerle entender que ya, que se tranquilice. Su nariz volvió a recuperar el color, sus ojos están brillantes, las almohadillas de sus patas están blanditas y tuvimos que ponerla a dieta, porque está muy gorda.

Conclusión: el moquillo sí se puede curar. Lo que pasa es que una buena parte de veterinarios desconocen el tratamiento, y lo desconocen porque no es un tratamiento tradicional. No tengo el dato de las ampolletas, porque me las entregaban directamente en jeringas y siempre se hablaba del tema en voz baja, como si estuviéramos haciendo algo malo, pero puedo asegurar que a Candy la curamos con medicina alternativa. Los medicamentos, y los médicos, tradicionales son mediocres y en un porcentaje bastante alto no responden a las necesidades de los pacientes. Si hubiéramos seguido la recomendación de ellos (sacrificar a mi perro) esta historia tendría otro final.

Sin embargo, es importante entender que todo esto lo habríamos evitado si el carenalgas que nos vendió la perra le hubiera puesto las vacunas a tiempo.

@Vuelodeverdad

(Visited 20.520 times, 60 visits today)
PERFIL
Profile image

Literatura | Opinión | Cultura

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

https://www.youtube.com/watch?v=4II8BKwLMZo Aunque el común de la gente en Bogotá piensa en(...)

2

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

7 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. andrea600174

    Hola amigos y amigas soy Andrea de Medellín tengo una perrita de 8 meses criolla estuvo hace poco hospitalizada por parvovirus y en la clínica No tuvieron las precauciones y me la dejaron contagiar Y la verdad no cuento con el dinero suficiente alguna persona que me pueda donar los medicamentos estaría muy agradecida mi móvil es 3015138629

  2. yo estoy pasando por esta pesadilla del moquillo en mi perrita polly…. el veterinario no me dio esperanzas y solo receto complejo B y yo senti que la estaba condenando.
    como todos los que hemos llegado hasta aqui investigando buscando darle una oportunidad de vida a nuestras mascotas, llegue a un post donde hablan de un tratamiento a base de oxitetraciclina con fundamentos que a mi me convencieron y ahora recien inicie el tratamiento con capsulas que es lo que pude conseguir.
    les dejo el link a la pagina del unico veterinario que por lo menos nos da una esperanza.

    http://www.drdelatorre.com.ar/distemper-moquillo-es-curable.html

    ya les comentare los avances que espero se den en un futuro.

    saludos desde Mexico

  3. mi perra supero el moquillo neurologico pero le quedo como unos temblores que jamas terminan, camina, come, duerme y hace de todo pero tiembla, me pone muy mal verla haci pero pudo haber terminado peor, incluso ahora estoy llorando pero ya se que no hay nada mas que preocuparme, vere si le puedo mejorar la vida engordandola un poquito por que esta flaca y animandola a mas por que creo que tiene depresion, llego un perro nuevo que trajo mi tio y estaba perdido

  4. Buenas noches, tambien soy de Bogota y nuestro perrito de 2 meses dio positivo a la prueba de moquillo, lo están tratando con medicina homeopatica pero el medico no nos da muchas esperanzas, me podrias decir por favor a que veterinaria o que medico(a) fué el que salvó a tu perrito, estamos desesperados porque queremos salvarlo como sea, de antemano muchisimas gracias

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar