Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Imagen tomada de: http://www.mirutadelaseda.com/480/in-slovenia-behind-the-bars/?lang=es

Entre los cien millones, también había una parte para el administrador de un bar, un bar normal, donde cenaría con su esposa. Todo saldría bien, básicamente porque, luego de las artimañas de un experto maquillador, ni su propia madre lograría reconocerlo. No obstante, si algo salía mal, había que matar al tipo. Al que fuera que notara que, con el apoyo de la Policía y el INPEC, se montó un operativo para darle una noche de lujo al preso más peligroso del país.

Había que matarme a mí.

El preso se distinguía porque era el único que estaba borracho y el único que tenía chica. El problema empezó cuando le pregunté la hora a la chica que estaba con él, porque los encubiertos creyeron que yo reconocía al tipo. Pero yo no lo conocía, ni tengo nada que ver con la Fiscalía, si fuera de la Fiscalía no andaría preguntándole la hora a nadie. Solo quería saber qué horas eran, eso les dije cuando me acorralaron en el baño. Entonces me explicaron que tenían que matarme, me lo explicaron, debían volver con el ‘fugitivo’ antes de las dos de la mañana y ya no quedaba sino una hora.

Una hora. Me sentía como cuando te despiden de tu empleo, esa alegría inmensa de no pertenecer más a ese asqueroso lugar mezclada con “qué diablos hacer ahora” me estaba matando de ansiedad. Pensé en Pipe y me arrepentí de no haber ido durante los últimos tres fines de semana a visitarlo. Pensé en Marcela y la vi sufriendo cuando le contaban que había muerto. Pensé en mis amigos, los vi borrachos, en mi entierro, buscando minutos a celular.

Creo que es bien diferente cuando sin decirte nada te vuelan desde atrás la cabeza con una bala. Pero antes de matarme iban a dejar que me entrevistara el mismísimo preso millonario. Le dije que de verdad, que yo no lo conocía. El tipo me preguntó si no me intrigaba y yo le dije que un poco. Entonces asumió que era cierto que yo no sabía quién era, porque de otro modo, según él, no hubiera querido saberlo. Me dijo que me dejaba ir por eso, me lo explico una y otra vez, creía que yo no entendía, dijo que tenía mis datos y que si intentaba alguna pendejada me mataba. Entonces le propuse que mejor me dieran una parte de los cien millones a mí también, pero antes de que me preguntara “¿cuáles cien millones?” dije “gracias” y me fui.

¿Qué cómo supe lo de los cien millones? Buena pregunta. Para resolver ese no-me-digas tendría que desarmar todo el cuento, volverlo a escribir. No es nada verosímil decir que uno de los policías corruptos me lo explicaron: oye, vamos a matarte porque nos dieron cien millones de pesos, ¿ok? No. Ni siquiera hay necesidad de complicarme tanto, solo debo cambiar el narrador por uno que-lo-sepa-todo, y listo el pollo.

Pero mejor escribo otro cuento, este ya no me gusta.

Mejor.

En Twitter @Vuelodeverdad

Lea también:

El ñero al que le gustaba el rock: el misterioso caso que alerta a…

Ellos saben cuánto ganamos, en qué trabajamos, cómo somos

Estudiantes: los profesores NO leen sus trabajos

¿Qué hacer si no sacamos buen puntaje en el ICFES?

Filas, malditas filas

A la gente impuntual, ¿Qué le pasa?

(Visited 9.658 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Literatura | Opinión | Cultura

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Twitter: @jeroriveracine Quentin Tarantino es, sin lugar a dudas, uno de los(...)

3

A través de campañas de información y concientización dirigidas por organismos(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar