Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Estas últimas semanas he tenido la dicha de participar en en los encuentros entre los personajes seleccionados y los acompañantes de La ciudad jamás contada. Cada grupo o pareja creativa, ha construido en días, vínculos que resultan inexplicables fuera de este contexto especial que sucede al contar, al contar-se y ser escuchado.

Lo que quiero contar es todo aquello que se sale del método, de lo programable,  de lo previsible. Asisto como observadora a aquello que durante tiempo imaginamos, y la distancia entre lo soñado y lo constatado es lo mejor, lo que más me gusta.

"La razón no vive sino de la igualdad. Pero la la ficción social no vive más que de los rangos y de sus inalcanzables explicaciones"  afirma Jacques Rancière en El maestro ignorante, y afirma de alguna manera la gratitud de quienes fueron seleccionados para desarrollar sus historias en el proyecto. Gratitud que no es legítima si es vista desde la perspectiva de los derechos, de la importancia de la participación como derecho.

Contar la propia historia es más que un ejercicio de vanidad o auto afirmación, es la forma de entrar a ese concierto de voces que son escuchadas, atendidas, y por lo tanto,  no necesitan  explicación. De las 13 personas seleccionadas, no puedo decir que alguna no tenga ya mil historias que contar, como si el hecho de haber sido seleccionados le diera una dimensión diferente a aquello que siempre han contado. Hablan sin parar, tienen mil anécdotas, mil relatos relacionados, propios, ajenos, pero todos sujetos de ser contados.

Este es el valor de contar la propia historia: participar de algo, ser la memoria de lo que se puede devanecer si no estamos. Carlos (quien trabaja ahora con Yolanda Reyes) lo dijo hermosamente hoy cuando ella le preguntó de dónde creía haber adquirido sus destrezas de lenguaje "Fue de mi madre. Ella sacaba trabajos a máquina".

(Visited 73 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Tuve la suerte de diseñar La ciudad jamás contada. Este proyecto de la Dirección de Responsabilidad de CEET que democratiza las páginas de El Tiempo, colonizando un espacio para que la gente pueda contar-se.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Vida

    Vuelve La ciudad... con el desempleo

    Hoy martes 11 de noviembre regresa La ciudad jamás contada. Este año de nuevo las voces de ciudadanos anónimos(...)

  • Vida

    LAS VOCES DEL SILENCIO

    Esta semana Colombia y el mundo han estado frente a uno de los textos más lúcidos, profundos, desgarradores, y(...)

  • Vida

    TAN LEJOS, TAN CERCA

    He pasado un buen tiempo de la vida pensando, haciendo parte de grupos que investigan cómo, por qué y(...)

  • Vida

    Bogotá, un buen lugar para el contagio cultural

    No deja de sorprenderme que aun hoy, luego de haber escrito, difundido, grabado, divulgado y chismoseado, que el proceso(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

El covid-19 ha sido el tema más hablado, informado y controvertido(...)

5 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Que ha pàsado senora marina….no he vuelto a ver escritos en su blog…ya no pasa nada interesante o perdio la capacidad de asombrarse con el mundo. Escriba que me gusta mucho leer lo que piensa y sus teorias.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar