Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Cuando comenzamos a darle cuerpo y voz a la idea de La ciudad jamás contada, uno de los paradigmas que quisimos adoptar, fue la importancia de no sólo buscar la diversidad en los habitantes de Bogotá a quienes estábamos convocando, sino que esa misma diversidad estuviera en los Acompañantes, estos personajes que además de seleccionar los relatos que se desarrollarían como perfil aleatorio y mágico de la ciudad, custodiarían el ejercicio de quienes -por afinidad, por curiosidad o por asombro- definirían una posible silueta urbana escrita. Visitamos además de cárceles, muchos lugares de la ciudad ¿ajenos¿ a la cultura escrita. Hicimos el llamado a todos quienes considerarán que su historia había que escribirla, y fueron muchos quienes acudieron a esta invitación que dejaba de lado la forma como lugar de participación y selección. Cuando Mario Mendoza me escribió desde Centroamérica contándome su sueño con un preso (excusa maravillosa que sirvió para enviarle todos los relatos carcelarios) mi sorpresa no se acercó a la maravilla que fue en adelante encontrar a estas dos personas hoy entrañables, no sólo en el espacio vital, sino en la insólita confluencia de su trabajo. Klauss, por su parte, fue el único recluso de La Picota que en el momento en que llegamos con el proyecto fue retador, único. ¿Si usted lo que está pidiendo es que contemos historias verdaderas ¿entonces cómo hago yo para participar escribiendo sobre mis encuentros con los extraterrestres?¿ La respuesta fue afortunadamente automática ¿Pues si para usted es cierto, escriba¿. Que suerte que la intuición como respuesta automática ganó, pues todos los formularios que Klauss pidió con el pretexto de repartir en su patio, fueron escritos con la fuerza, la síntesis y la verosimilitud que hoy pueden leer. Que dicha que Mario coincidió en que este era un ejercicio de ciudad, pero, ante todo, de ciudadanía. Que bueno que estamos abriendo este lugar para quienes crean en la escritura como lugar de encuentro, porque si he podido participar de un encuentro, es de este.

(Visited 39 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Tuve la suerte de diseñar La ciudad jamás contada. Este proyecto de la Dirección de Responsabilidad de CEET que democratiza las páginas de El Tiempo, colonizando un espacio para que la gente pueda contar-se.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Vida

    Vuelve La ciudad... con el desempleo

    Hoy martes 11 de noviembre regresa La ciudad jamás contada. Este año de nuevo las voces de ciudadanos anónimos(...)

  • Vida

    LAS VOCES DEL SILENCIO

    Esta semana Colombia y el mundo han estado frente a uno de los textos más lúcidos, profundos, desgarradores, y(...)

  • Vida

    TAN LEJOS, TAN CERCA

    He pasado un buen tiempo de la vida pensando, haciendo parte de grupos que investigan cómo, por qué y(...)

  • Vida

    Bogotá, un buen lugar para el contagio cultural

    No deja de sorprenderme que aun hoy, luego de haber escrito, difundido, grabado, divulgado y chismoseado, que el proceso(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo ‘Ángeles(...)

2

Una amiga, aquí en Estados Unidos, decía que poder hablar con(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

6 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. La escritura, sin duda, une mundos tan diversos como el de Klauss, en la cárcel, y el de Mario, en los libros. La fuerza de contar, el deseo de hacerse escuchar han sido más fuertes que los barrotes de una prisión; la intuición de Mario trascendió esos límites y logró caminar con Klauss fuera de la cárcel, con sus palabras y su ímpetu. Gracias a esta pareja de verdaderos narradores, por permitirnos conocer esas historias que deambulan por esta ciudad. Felicitaciones a Marina y gracias por su terquedad para sacar adelante este proyecto.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar