Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Pasar corriendo la avenida

La colombianidad es un rasgo característico e innegable de los pobres mortales nacidos en esta alacena sin puertas llamada Colombia. Desde los tiempos de Bochica las personas nacidas en estas latitudes presentan unos rasgos de comportamiento bastante particulares, los cuales iremos analizando cada 8 días en este espacio. Hoy se lo dedicamos al corre-no corre.

El corre-no corre.

De las cosas que más caracterizan a los colombianos (quien haya viajado a otras latitudes me confirmará por favor si allá pasa lo mismo), es una extraña mezcla entre desparpajo y glamour cuando deben correr tras meterse en un problema. El ejemplo más claro lo vemos a diario en las calles capitalinas cuando alguien intenta cruzar una avenida a mitad de cuadra o en un sitio prohibido donde se compromete su integridad.

El infeliz atravesado se lanza a la calle a sabiendas que por ahí no se puede cruzar, pero pasa orgulloso, como protegido por una armadura hecha del duro material de la rebeldía. En un ataque de adolescencia el personaje decide retar al sistema, a ese estado corrupto y ladrón que no le da nada y se lanza a la calle como William Wallace enfrentando a los enemigos de la libertad. Y acá es donde sale a flote esa característica que algunos estudiosos han llamado “trote digno”. Si usted amigo peatón, está luchando por una causa más que justa debería lanzarse corriendo a las vías, pero no, al contrario lo hace con un desparpajo que preocupa. Se pasa despacito, caminando serio, observando el paisaje, ignorando las miradas de los transeúntes que aún honran las enseñanzas de Mockus como si estuviera en una pasarela en Milán.

Ahora, lo más colombiano de todo sucede justo cuando los vehículos arrancan al cambiar el semáforo y nuestro personaje sigue a la mitad de la vía: en vez de salir corriendo para ponerse a salvo en la otra orilla camina dando salticos, simulando una carrera que no quiere pegar porque “que pena uno corriendo en la mitad de la calle como si fuera el ladrón del chinche”.

Ya me parece ver a los alegres muiscas que habitaron esta planicie hace años huyendo-no huyendo de un jaguar mientras los demás parienticos le observaban ad portas de convertirse en sabrosa botana para el felino: “No mk, yo que voy a correr, qué oso, trágame tierra”. Así tal cual huyen las señoras cargadas de bolsas muertas de risa mientras intentan atravesar la autopista norte, la carrera treinta y otras peligrosas avenidas, pensando no en el riesgo de quedar destripadas sobre el asfalto, sino en la vergüenza de ver su dignidad herida por tener que pegar un trote para huir del tráfico.

Después de la administración Mockus, y con el notorio auge de la bicicleta en Bogotá, surgieron un par de variantes de este comportamiento, y el más común de ellos se da cuando el afectado es un ciclista. En ese caso este pasa orondo, sin afanarse, sonriente y haciendo a los vehículos la enhorabuena del pulgar arriba, como si se tratara de Nairo Quintana pasando la meta tras ganar el tour de Francia, o como el desdichado que tras pegarle un par de palazos a las llantas de una buseta se acerca con este ademán a pedir dinero por la labor realizada. Llevar el pulgar en alto es casi una dignidad, algo así como cargar la llama olímpica o la bandera de la paz. Este segundo rasgo de colombianidad obliga a un hijo de esta tierra a levantar el pulgar al momento de tomarse la foto en el Lamborgini que parquearon en el centro comercial, cuando se tomó la selfie tras abordar al doctor Uribe que lo atendió en un Carulla o con la modelo impulsadora de aguardiente llanero que está linda y regalando guaro. Parece que Facebook rechazara las fotos de colombianos que no tengan el pulgar arriba, pero a este caso de “pulgar optimista” lo veremos en 8 días.

Gracias por leer.

@jorgitomacumba

(Visited 1.525 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Jorgito Macumba es escritor amateur y mamagallista consumado. A sus años, y sin saber ya si es rolo, costeño, valluno o camarita juzga desde su ignorancia todo lo que se le cruza enfrente. Bienvenidos.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Opinión

    Cosas a extrañar

    Acá lo que me va a hacer falta: El aroma dulzón a maracuyá sintético de los baños del edificio. A Nicolás Rafunk(...)

  • Colombia

    No a Claudia López

    No me caen gordos los gays ni las lesbianas, tampoco los cristianos o los godos. Los que sí me caen(...)

  • Bogotá

    Estudios de colombianidad

    La colombianidad es un rasgo característico e innegable de los pobres mortales nacidos en esta alacena sin puertas llamada Colombia.(...)

  • Entretenimiento

    Alien Covenant interpretado y sin spoilers

    El cine va cambiando, así como cambia la forma de ver el mundo con el tiempo. Una muestra de esto(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

En este artículo encontrarás diez aplicaciones gratuitas que te ayudarán con el trabajo.(...)

2

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

3

En días pasados estuve en la Biblioteca Débora Arango en Medellín y(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. tamar187839

    No es chistoso, somos muchos mas los colombianos que repetamos la ley, que calladamente construimos paz y prosperidad. Aquí no somos traquetos-guerrilleros, ni lgbtis, ni marihuaneros-bazuqueros. Somos gente solidaria y amable que educamos nuestros hijos en el temor de Dios.

  2. tamar187839

    Eso, a lo Daiel Samper, sigan despotricando de la gente colombiana. Quien les dijo que aquí todos somos traquetos-guerrillos, que somos irresponsables, lgbti, marihuaneros-bazuqueros, que nuestras mujeres quieren el paraiso contetas. No, no señor, que aquí lo que somos es colombianos que queremos salir del frustrante estigma que nos ningunean los inteligentisimos intelectuales. Aquí hay una gran mayoría que respeta la ley, que educa a sus hijos en el temor de Dios, que estudia y trabaja. Gente solidaria y amable a los que los intelectuales comunistas quieren ver matando a sus vecinos con el cuento del odio de la lucha de clases. Profetas de la destrucción cuya consiga es: socialismo o ¡MUERTE!.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar