Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Adriana, como se dice llamar, es una colombiana de 27 años que, a pesar de que lleva casi una década en España, no ha perdido el acento ni las ganas de devolverse a su país, pero con sus bolsillos llenos de euros. Trabaja hasta 12 horas diarias, de lunes a domingo, en un burdel escondido, oscuro, casi clandestino, situado en una de las calles paralelas a la Gran Vía, en el centro de Madrid, y custodiado por varios rumanos. «Todo lo hago por mi hijo». Dice que esa es la razón por la que a las 5 de la tarde sale de su casa y vuelve para hacerle el desayuno. Cuenta con tristeza que el padre del niño, que hoy tiene 6 años, desapareció. Es de un español, cliente de ella, que se lo tragó la tierra cuando se enteró que estaba embarazada.

Su historia se repite en las cuatro paredes de este sitio, pero con matices. Al lado de ella, una peruana, Cristina, dice que para vivir en España se necesita «pasta», por lo que ningún trabajo que esté afuera de ese local le sirve para llevar una vida modesta en este país. «No me gusta ser empleada de nadie ni menos lavar baños o cuidar viejos». Pero confiesa que quiere volver algún día a estar con su amor, su novio de toda la vida que salió de ese país para ir a Buenos Aires a buscarse la vida. Cuenta, además, con una sonrisa, que dejó plantado en el altar a un español, un cliente que se enamoró de ella, que le sacó apartamento. No dio el paso porque, según ella, en el fondo no lo quería. Otra compañera, Sandra, es una boliviana cuarentona que se quedó desempleada hace ya tres meses por la crisis y encontró en este garito el sustento de sus dos hijos pequeños. Confiesa que odia esa vida. Que llora mucho y que está a la espera de la llamada de un cliente que le prometió trabajo en su empresa.

Cerca del burdel, en la calle Montera, la prostitución vive de día y de noche. Se ven mujeres de diferentes nacionalidades: rumanas, búlgaras, nigerianas,  latinoamericanas…. Allí, una rumana cuenta, con rabia: «Los clientes son unos cerdos y racistas; me dicen que por qué no nos devolvemos a nuestros países, que no nos quieren aquí. Pero muchas vienen engañadas a Madrid y viajan en bus desde Rumania. Yo sí sabía a lo que venía. Estoy ahorrando para devolverme».

De estas mujeres -que son un reflejo perverso de la inmigración- se ha hablado mucho por estos días en España. Hay iniciativas legislativas que pretenden legalizar a las mujeres que quieran de manera voluntaria la prostitución. Es decir, que tengan los mismos derechos de cualquier trabajador, como el derecho a la seguridad social y a tener un amparo ante la ley. Para el ministerio de Igualdad español, el tema no es regularizar la prostitución como un empleo, sino defender los derechos, la dignidad de estas mujeres y combatir las redes de trata. Además, ha cuestionado a los medios de comunicación por permitir la publi-cación de avisos en los que se promueve la prostitución. Sin embargo, al parecer este espinoso tema también divide al Gobierno. El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, dijo hace poco: «La prostitución es un oficio que casi debería ser prohibido».

De otro lado, hay voces que dicen que la legalización es abrir la puerta a que haya una trata legal y que se conforme verdaderas empresas del sexo, en las que las mujeres, aunque digan que lo hacen de manera voluntaria, tengan que vender su cuerpo como su primera opción para sobrevivir.

Y los prostituyentes…

Por fuera de la discusión han quedado los hombres que ejercen la prostitución en Madrid. Según estu-dios de ONG recientes, hay un importante número de latinoamericanos, rumanos y marroquíes en este mundo que aún es muy subterráneo.

En el debate también hay asociaciones que se preguntan por los clientes o los llamados prostituyentes, que en todos los casos son los patrocinadores de esta industria. En este vínculo se muestra un interesante estudio sobre las características de los que visitan estos sitios.

amgaribello@hotmail.com

(Visited 30 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Andrés Garibello, ex periodista de EL TIEMPO. Sudaca colombiano que estudia en España.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Mundo

    El enemigo de lo público

    Normal 0 21 false false false MicrosoftInternetExplorer4 /* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:"Tabla normal"; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0; mso-style-noshow:yes; mso-style-parent:""; mso-padding-alt:0cm(...)

  • Mundo

    El placebo redondo

    Ha empezado otro Mundial de Fútbol. La vida se debería contar de cuatro en cuatro. Lo digo porque es(...)

  • Mundo

    Fumar

    Madrid es de las pocas capitales del mundo donde se puede fumar, tranquilo, en cualquier espacio cerrado. Digo tranquilo(...)

  • Mundo

    Qué dolor doña Emperatriz

    Doña Emperatriz Guevara es un roble, que ya no le da pena llorar cada vez que habla de su(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

2

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

3

El primer día de tomar 15 mg de Acxion para adelgazar(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Ignamor
    Viejopelao

    Houston Tx 10 06 2.009

    Lo que nos faltaba, una p…. ensenando a rezar el rosario y buscando que su degneracion sea legal.
    Que mas queremos? Asi es la vida y no sabemos por que pero tenia que venir de Espana semejante estupudez. Ya ven por que se grita que el aborto sea legal ? P…. locas es lo que hay.
    Tenga,os cuidado pues no sabemos con que otro esperpento nos resulten desde Espana.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar