Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Anto y su cuadro

La vi y me pareció verme. Bueno, vernos. Fue en diciembre del año pasado, durante las jornadas para entender la Artritis Juvenil organizadas por Care for Kids. Allí expusimos junto a Majo (o mejor, la grandiosa Doctora Pastillita) el camino que hemos recorrido luchando en familia contra de esa enfermedad que ya es un visitante aburrido y molesto en nuestras vidas.

Los asistentes, la mayoría, son pacientes o cuidadores. Personas que han recorrido el mismo camino. Pero también algunos que, como ella, empezaban hasta ahora a conocer la enfermedad. Su nombre es Paola. Y su hijo tiene AIJ. Lo duro del caso, pero también lo alentador, es que el pequeño había recibido el diagnóstico un día antes de la charla. Poder encontrar las charlas y conferencias para empezar a recorrer, con algo de luz, el oscuro túnel por el que todos hemos pasado en este caso, es por lo menos alentador, creo yo.

Nervios. Ansiedad. Muchas preguntas. Luego de mi charla, Paola se me acercó a preguntarme cómo estaba Anto, cómo iba el tratamiento, cuáles habían sido los principales problemas. Luego, iba con los demás conferencistas a buscar respuestas, a escarbar posibilidades pero, más que todo, estoy seguro, a darse esperanza.

Porque eso, ESPERANZA, es lo que uno más necesita cuando se enfrenta a este mundo de las enfermedades autoinmunes, de las dolencias que no se curan sino que ‘remiten’, de los males con los que se convivirá de por vida.

Esperanza es lo que más añora uno cuando le asalta el miedo y debe convencerse de que nuestros hijos no son ‘bichos raros’, ni ‘pobrecitos’, ni ‘minusválidos’ por tener AIJ. Sencillamente, tienen una condición que debe ser tratada. Y ya.

Pero entender eso lleva tiempo. Y se necesitan espejos. Modelos. Casos exitosos. La primera vez que fui a una charla de Care for Kids, Anto llevaba apenas un mes con su enfermedad. La conversación fue sobre buenas prácticas de alimentación y cuidado. Pero más allá, cuando me senté a esperar el comienzo de la conversación, me dediqué a observar a los asistentes.

De todos, destaqué una joven de unos 16 años, cabello rizado, sonriente, alta y enérgica. Bella. No se veía ni limitada, ni dolorida, ni abatida. Un huracán completo. Y entonces entendí que ese debía ser el camino a seguir. Que Antonia, pese a tener AIJ sería así. Arrolladora, fuerte, decidida. También vi a una niña al lado de su mamá y de su papá. Juntos escuchaban la charla. Anotaban e intercambiaban opiniones.

Y esa fue la segunda enseñanza: Esta batalla es en equipo, en familia. No es un partido de individualidades ni de esfuerzos aislados. Es una lucha donde todos debemos aportar y cada granito de arena de familiares, amigos y personas cercanas cuenta.

Y la tercera, saber que Antonia no está sola. Que es una más de las guerreras que batallan por vencer esta enfermedad. Y que todo puede ser más llevadero si uno tiene apoyo, una red de gente, o por lo menos un grupo de conocidos para intercambiar, más que información clínica, palabras de aliento, experiencias positivas, consejos para el día a día y, sobre todo, muy buena onda.

Claro, no se puede ocultar que hay casos donde la enfermedad es agresiva, postra al paciente en una silla de ruedas o desata deformaciones en las articulaciones. Incluso, puede conducir a la muerte. Pero en todos los casos, hasta en los más extremos que he conocido, hay en las niñas y niños una decisión enorme. Una fuerza que los impulsa y que no los deja caer en el vacío. Es de esa energía que uno se nutre al comienzo, es la batería que comienza a mover el proceso de asimilar la condición, el tratamiento y el futuro.

¿Qué es lo justo después? Pasar el conocimiento. Pasar La Fuerza. Lograr mitigar esa sensación de vacío de quienes apenas empiezan a preguntarse si la vida volverá alguna vez a ser la misma de antes. No es cuestión de ‘heroismos’ o de ‘yo se más que tú’. No. Es justicia con la vida. Recibimos consejos, manos amigas y orientación. Lo mínimo que se puede hacer es devolver todo eso en forma de esperanza.

Nos vemos la próxima semana

(Visited 313 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista de EL TIEMPO y papá de dos niñas. Con eso (me) basta.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Twitter: @jeroriveracine Quentin Tarantino es, sin lugar a dudas, uno de los(...)

3

A través de campañas de información y concientización dirigidas por organismos(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar