Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Más de 200 niñas empezaron a desmayarse una a una.  Como en el efecto dominó, parecía que la caída de una propiciara la de la otra.  A lo mejor,  estarían fingiendo para volarse de clases o llamar la atención de sus padres cada vez más absortos en el mundo moderno, y ajenos a las fantasías pueriles de jóvenes ávidas de su regazo. Ellos han caído en la trampa y ellas, ahora no saben cómo salir de aquello que en principio era un juego de adolescentes. Se comunican telepáticamente desde una clínica de Bogotá con el resto de sus cómplices en El Carmen de Bolívar, a veces, cuando quedan solas en sus camillas de urgencias, usan el celular que esconden debajo del uniforme para dar nuevas instrucciones. Son tan buenas actrices que han logrado engañar a medio mundo.  Los médicos comienzan a sospechar porque los exámenes no arrojan nada que pueda explicar los síntomas, la presión mediática acorrala a las autoridades y estos últimos nos creen idiotas.

En una moderna versión de cuento Garciamarquiano el ministro de Salud funda sus esperanzas para que los más de ochenta millones de dólares que gastó en la compra de las  vacunas contra el Virus del Papiloma Humano, no sean saboteados por un grupo de histéricos devenidos de una “sugestión colectiva”.

Es probable que la vacuna no tenga nada que ver con el padecimiento de las chicas, pero no es  responsable que sin investigación alguna se señalen los episodios como un caso de sugestión, como quien dice, un invento de padres e hijas que no tendrían razón para ello, o bueno sí, ser protagonistas de novela.

En cambio, relacionar la aplicación de la vacuna con el padecimiento de las chicas, es un poco más lógico. Primero porque hay en el mundo casos similares documentados y algunas investigaciones; segundo, porque las jóvenes afectadas tienen en común haberse aplicado la vacuna.  Hay quienes dirán que también tienen en común vivir en el Carmen, beber la misma agua, entre otros factores posibles, pero es curioso que sólo esté afectado el sector poblacional del esquema de vacunas: mujeres entre los 9 y 16 años de edad, y que existan reportes de más casos en otros lugares del país.  Causa curiosidad también que el punto central de la discusión no sea sino defender la seguridad de la vacuna con la lógica mercantilista de las farmacéuticas, desconociendo incluso que aun tratándose de un trastorno mental podría haber sido ocasionado por ella y no como suponen algunos, por la bruja hechicera de los medios. Es más fácil decir esto, que reconocer los antecedentes de la vacuna, pero los sugestionados son los carmeros.

Es como en el cuento “Algo muy grave va a suceder en este pueblo”, tan aburridos pueblerinos que creamos los males con la boca y la imaginación. ¿Sugestión del abandono estatal?
En la tierra de la sugestión ya comienzan a aparecer niños que sin tener la vacuna padecen sus efectos adversos.

(Visited 128 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Otro sitio más de Sitios de Blogs El Tiempo

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo “Ángeles(...)

2

Estoy en guerra contra mi cuerpo desde antes de la adolescencia.(...)

3

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar