Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El 16 de diciembre de 2016, día en que Juan Manuel Santos se reunió con el papa Francisco en el Vaticano, en una charla previa con el prefecto de la Casa Pontificia el arzobispo Gorg Ganswein, éste le dijo a Santos que “el problema del mundo es que la gente está sintiendo más y pensando menos así lo narró Néstor Pongutá en su libro “Un tinto con el papa Francisco”.

Con ocasión de la visita del santo padre a Colombia se han leído y escuchado el eco de la polarización que vive el país, la misma que divide a Venezuela y de paso nos vuelve a dividir en una confrontación asfixiante que pensaría uno que no puede sino desencadenar en desgracia.

Nadie está hablando de ser dólices, no. Ser rebeldes, interpelar, no tragar entero y ser activos partícipes de la historia que se escribe, es un imperativo ciudadano, valor de vida, sentido de comunidad. Nada más contrario a una religión que la desobediencia, así, esta reflexión no se produce desde ningún credo, sino desde la urgencia del uso de la razón.

Eso de salir a votar berracos, de que la gente se moleste por todo y por nada, que si la visita vale plata, que si personas de otros credos están incómodos porque la agenda del país de los últimos meses es prepararse para la visita del líder de los católicos, es más de las discusiones pasionarias de reality shows a las que nos hemos acostumbrado por “sentir más y pensar menos”.

Nuestras emociones están en el nivel “instintivo” del ser, el más básico, el animal, el que no nos diferencia de ningún ser vivo sobre la tierra. Dotados de razón, tenemos la responsabilidad por no decir la obligación, de actuar y tomar decisiones no impulsados por las emociones, sino tras el ejercicio práctico de la consciencia. Y así las cosas, antes de criticar todo lo que sea contrario a nuestras ideas y creencias, bien vale la pena entender las razones del otro, confrontarlas y en un ejercicio dialéctico, generar consensos y puntos de encuentros.

La visita del papa Francisco a Colombia tiene cuatro objetivos: la vida, la reconciliación, la vocación y la dignidad humana. A excepción quizá del tercero, que es más religioso que otra cosa, son reflexiones que necesita el país. Pero más allá de eso, hay beneficios, incluso económicos que los contradictores no quieren ni enterarse, porque prefieren quejarse.

Para nadie es un secreto que las misiones “pastorales” también son políticas, pero aun así, se reconoce en el papa Francisco un transformador de las ideologías discriminatorias de la iglesia católica y con ello, un líder mundial que contribuye con sus posturas a un mundo menos dividido, menos desigual y promotor de causas justas. Tras su llegada, tratemos con menos pasión y más razón, sacarle el máximo provecho político, económico e incluso espiritual, porque somos mejores cuando escuchamos y más si quien habla ha cultivado sabiduría y conocimiento.

 

 

 

 

(Visited 256 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Otro sitio más de Sitios de Blogs El Tiempo

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar