Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Los pobres también trabajan, y bastante duro.

Estaban dándole insistentemente al asunto de las viviendas VIP de Gustavo Petro y todos los medios nacionales entraron en la contienda por la opinión pública. Unos hicieron lo necesario por informar, y otros, además, empezaron a ofrecer “argumentos” —si es que a eso se le puede llamar un argumento— para demostrar que la idea de familias desplazadas en el barrio Chicó, estrato 6, era una completa locura.

Y bueno, lo es. No necesariamente por llevar desplazados de la violencia a donde viven familias pudientes, o porque —como argumentaron algunos— los pobres pobres van a tener serios problemas para vivir en un lugar tan costoso, de tan alto estrato. Lo es porque va en contra de todo lo que, según parece, representa ser colombiano: da la impresión que para ser colombiano no es suficiente nacer acá, en el piadoso país del sagrado Corazón, sino también venir de una clase social u otra.

Lisandro Meza, que podría tener razón en sus letras, se ha pronunciado sobre algunas clases sociales: desde los hijuetutas de los patrones —en este caso los pudientes—, hasta los políticos, argumentando que en esta vida de todo, pero para (-) político no. Puede tener razón, no porque todos los políticos sean unos chupasangre —no conozco algún político para decir si efectivamente sí o no—, sino porque una cosa es clara: parece que en nuestro imaginario la gente solo tiene dos posibilidades: o pobre o rico; y en muchos casos el pobre tiene que ver mucho más con la delincuencia que los ricos.

Un familiar —no sé si lastimosamente— me dijo “yo también creo que eso es una mala idea: yo no me he matado toda la vida trabajando para vivir al lado de gente pobre”. Esta, a fin de cuentas, es la única verdadera razón por la que los habitantes de estrato 6 —al que no pertenezco— no están de acuerdo con la iniciativa: los pobres no quieren estar con los ricos, ni los ricos con los pobres.

Y eso, me atrevo a decir, es el meollo del asunto.

Lo de la estratificación se pensó, hasta donde sé, para que la gente con más recursos pudiera subsidiar en alguna medida lo que la gente de menos recursos no puede pagar. Pero creo que eso solo nos ha traído como consecuencia una división peligrosa, que no solo nos divide, sino que nos señala desde antes de tener la oportunidad de mostrar lo que somos.

La socióloga Consuelo Uribe Mallarino dijo a Arturo Wallace —periodista de BBC Mundo— que “el poder clasificatorio de la estratificación marca la identidad de los colombianos al punto de que, cuando se busca compañía, el estrato se coloca (en los anuncios personales) al lado del sexo, la contextura física o la edad”. Yo no sé si eso sea totalmente cierto, porque yo no le pregunto a nadie el estrato antes de relacionarme, pero creo que la expresión popular “se le salió el estrato” nos da pistas sobre cómo funciona el imaginario colectivo de los colombianos.

Tampoco sé si lo de la estratificación sea un problema que tengamos que solucionar, pero sí creo que esa división ha logrado su cometido: dividirnos.

¿Por qué necesariamente los pobres, en este caso los desplazados de la violencia, las víctimas de un conflicto en el que todos estamos metidos, son epicentros de delincuencia?¿No será más bien que al rodearse de un ambiente hostil en el que la delincuencia es un asunto normal, terminan —algunos sí, algunos no— por optar por esta vía como método de supervivencia? O Mejor aún ¿qué le hace pensar a las personas de estratos altos que sus vecinos con dinero no son delincuentes?

Se sabe que en Colombia existe una rama de delincuentes exquisitos que tienen mucho dinero, y que viven en los estratos más altos de las ciudades.

Actualidad Panamericana, un portal en internet de noticias falsas —que alguien le explique ese punto a las “personalidades” de este país, por favor— ponía como testimonio de un desplazado que “no nos da confianza ese barrio […] Hay mucha inseguridad, en donde nos van a reubicar vive mucho congresista, además hemos visto que en los alrededores hay mucha prostitución y casinos, además de toda esa gente que anda en camperos enfierrada con gafa oscura y haciendo mala cara. Eso no es sano para nuestros hijos”. No sería extraño que la declaración fuera real, pues, como ya expliqué en otra entrada, a veces da la impresión que eso de las leyes les cae a unos sí y a otros no.

Es muy difícil saber si “las viviendas VIP” de Petro son una solución o no, porque se sabe que el alcalde de Bogotá tiene la tendencia a improvisar —y afanarse como loco—; pero eso de que es una condición sine qua non que los desplazados vienen con la delincuencia pegada, como si eso fuera una enfermedad exclusiva de los pobres, es puro prejuicio.

Habría que esperar a ver qué pasa, si de verdad Bogotá permite que un experimento así —sí, yo creo que es un experimento— siga adelante y si da resultados o no. De cualquier forma poco falta para que termine el período de Gustavo Petro, y si sale tan mal como la gente espera que salga, llegará un alcalde que limite las iniciativas que molestan a los más adinerados del país.

Y en ese caso, tal vez, Lisandro Meza tendría la razón.

@YDesparchado

(Visited 337 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Mi nombre es David Jáuregui Sarmiento pero en realidad soy uno más del montón. Imprudente, aunque no por convicción sino por descuido; ignorante, porque prácticamente sé nada de muy poco y, sobre todo, soy un tipejo sin gracia al que la gente empuja en TransMilenio. Estudié periodismo y cursé una maestría en Estudios Culturales. Para mí, en la gente está "el meollo del asunto".

Más posts de este Blog

  • Colombia

    ¿Y quién nos protege de la policía?

    Uno reflexiona sobre el nuevo código de Policía y dan ganas de escupir el piso. Hace 5 años agentes(...)

  • Bogotá

    ¿Y si hubiera sido su mamá?

    [caption id="attachment_218" align="aligncenter" width="640"] Imagen tomada de la red social Facebook[/caption]   Hace poco el periodista Juan Gossain sentenció(...)

  • Bogotá

    La adopción, marica

      [caption id="attachment_193" align="aligncenter" width="600"] Foto: El Tiempo[/caption] @YDesparchado “Al momento de aceptar su homosexualidad (maricada) sabían a qué(...)

  • Bogotá

    Carta abierta a Enrique Peñalosa

    [caption id="attachment_176" align="aligncenter" width="600"] Foto: Archivo / El Tiempo[/caption] @YDesparchado   Hace poco uno de mis mejores amigos afirmó:(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

No quiero rememorar escándalos viejos, ni evocar los sufrimientos que terminaron(...)

3

"Hace unos días un amigo me invitó a una cena en(...)

9 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. En ese sentido, entonces ¿habría dos artículos en uno? Porque se inicia hablando de VIP de Petro, de políticos y políticas y el relato lo analiza usted desde el punto de vista de la polémica que ha generado el pronunciamiento del alcalde mayor de Bogotá. Entonces sencillamente todo parte de ahí y por eso la mayoría de comentarios (me tomo el trabajo de leerlos) hablan de eso, de la discusión de las viviendas en sitios en donde viven personas de estrato alto.

    1. El problema de las VIP en estrato alto
    2. Que Lizandro Meza esté equivocado

    • davidjauregui1105

      No, eso es nada más que un contexto. Bastante necesario, porque sin él no se puede hablar de lo importante.Tenemos que esforzarnos en no politizarlo todo, de forma tal que tengamos la oportunidad de intentar análisis menos superficiales… o eso intento. Pero es nada más que un intento.

      ¡Gracias por su comentario!

  2. Me parece que a esto se le puede llamar «Bogotá Humana» sin embargo las (VIP) «Viviendas ImProvisadas», son un intento más del señor Gustavo Petro por alcanzar popularidad y adeptos (desplazados, personas de bajos recursos, prostitutas, indigentes, drogadictos, etc.) para una futura elección a algún cargo o para que (como sucedió anteriormente) lo defiendan a capa y espada frente a acusaciones de ilegalidad. Todos tenemos derecho, pero sería bueno recordarle al actual mandatario de los bogotanos, que BOGOTÁ no es solo periferia, no es una lucha entre la clase alta y la clase media, existe un estrato medio, que según cifras reales, somos mayoría y somos los más afectados por sus improvisaciones.

    • davidjauregui1105

      El problema es directamente este: el texto no está hablando de Petro (si lee con detenimiento verá que no), ni de política. Es más, todo lo contrario, se aleja de la política todo cuanto puede. El problema está en su afirmación, eso es lo que analiza el texto: para usted lo popular está en «los desplazados, personas de bajos recursos, prostitutas, indigentes, drogadictos, etc»… y defiende la clase media. Y la pregunta es: ¿En la clase media no hay drogadictos, prostitutas y potenciales indigentes?

      El texto se pregunta por el clasismo como fenómeno colombiano, no por las políticas populistas de Petro que, cabe anotar, no es de uso exclusivo del alcalde, sino más bien del 70% de los políticos colombianos.

      Creo que su comentario me da la razón: cuando la gente piensa en los pobres, de una piensan que son drogadictos, prostitutas, ladrones, etc… Y yo le pregunto: Si viene de «clase media», quiere decir que alguna parte de su familia es o fue pobre, y ellos, me imagino yo, no entran en las características que usted describe, ¿o sí?

      ¡Gracias por su comentario!

  3. Debemos dejar de tener una visión tan Miope, es importante preguntarle al Alcalde cuál es la intervención integral, lo de la casa puede ser lo de menos si la población que la va habitar no tiene como hacerlo, qué plan tiene el señor alcalde para que estas personas tengan ingresos dignos, el ladrillo no se come, así la vivienda este en estrato 7.

  4. Si el periodo de Petro no termina rapido esta otrora atenas suramericana va a terminar a la altura de las favelas de Rio de janeiro. Lastima de nuestra querida Bogotà. La acabaron, la pisotearon, la hundieron estos gobiernos de izquierda.

    • davidjauregui1105

      El problema fundamental, creo yo, no es de izquierdas o de derechas, sino precisamente eso: usted cree que es un problema exclusivo de la izquierda, y puede que sea algo mucho más profundo que eso. Puede que pensar desde «la izquierda es el problema, comunistas apátridas» sea el problema… es preferible intentar análisis alejados desde posturas políticas prehistóricas.

      Y bueno, eso de la «Atenas Suramericana» dejó de ser como desde inicios del siglo XX, y fue apenas un pedazo del siglo XIX, cuando la izquierda ni siquiera existía en la mente de las personas. Me atrevo a decir que ese es un análisis superficial… Bogotá es un desastre desde hace rato, pero por esa contienda política absurda es que no se ha podido arreglar nada aquí.

      ¡Gracias por su comentario!

  5. Ya estaba haciendo falta en medio de tanto «bloguero» de EL TIEMPO, alguno que se tomara las cosas sin fanatismo, color político, revanchismo y subjetividad; alguno que critique constructivamente desde una mirada objetiva mencionando lo que esta bien y lo que está mal; sobre todo, uno que no busque congraciarse con un lado u otro de la discusión tratando de convencer a la fuerza con «argumentos» que poco o nada tienen que ver con la realidad, no a la contraparte, sino a todos los que hacen parte de ese popular «no sabe o no responde» para crear una masa virtual que apruebe si o si su pensamiento y desapruebe si o si el de quienes opinan diferente. Me pareció acertado.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar