Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Uno reflexiona sobre el nuevo código de Policía y dan ganas de escupir el piso.

Foto tomada del eltiempo.com

Hace 5 años agentes de la Policía Nacional se inventaron un atraco a un bus, plantaron un arma de fuego como evidencia falsa, consiguieron testigos y hasta un conductor de transporte público que justificara la muerte de un niño con una lata de aerosol. El patrullero Wilmer Alarcón disparó a Andrés Felipe Becerra, que andaba “rayando” por ahí, y lo que siguió constituye uno de los actos más vergonzosos llevados a cabo por la Policía Nacional de Colombia.

Para fortuna de los padres de Andrés, ni el patrullero, ni sus compañeros y mucho menos sus superiores gozan de competencias suficientes para encubrir un crimen —ni qué decir sobre investigarlos—, y se supo que desde el coronel Nelson de Jesús Arévalo, el coronel Javier Vivas, el general Francisco Patiño y los demás cabezahuecas que querían esconder la falta del patrullero Alarcón se pensaron un plan para encubrir el asesinato.

Es comprensible una acción de la policía en el caso de Andrés Felipe, pues nadie se puede dejar atrapar haciendo grafitis por ahí; pero contrario a lo que afirmarían los mamertos de ultraderecha, un niño escribiendo con pintura en una pared no da para un disparo.

Aún así, lo que resulta más sospechoso no es la muerte del muchacho, sino el esfuerzo tan descomunal —y tremendamente imbécil— de toda la estructura de mandos que, en cambio de aceptar el error del patrullero y ofrecer disculpas a la comunidad, prefirió idear un plan criminal digno de gente con dudosa capacidad para pensar. ¿Por qué no pedir perdón a la comunidad? ¿Por qué prefirieron esconder lo que bien podría ser un error humano con más delitos —encubrir al patrullero, plantar evidencia, etc—?

 

Porque son una institución débil, que no inspira confianza, casi ilegítima y tan vergonzosa que no pueden darse el lujo de aceptar errores de ese tipo.

 

Dos años después apareció un video en el que el cantante extranjero Justin Bieber era custodiado por la policía mientras rayaba un muro de la 26. Y ahí pasó del asesinato a la ofensa colectiva por parte de esa institución. Mientras a unos los protegen para cometer delitos a los de acá, a los suyos propios, les disparan.

El resto ya lo sabemos, porque todos los años salen noticias: que en Cali capturaron a unos uniformados por hacer parte de la policía y, a la vez, de otras bandas criminales; que en Medellín reciben salarios adicionales por permitir el funcionamiento de las ollas; que Palomino retiró —antes de ser el Palomino sospechoso de participar en redes de prostitución masculina— a 249 uniformados por ser más delincuentes que la gente pobre que persiguen. También se supo que se han encontrado coroneles (así como carros oficiales) con toneladas de cocaína y de dinero; que algunos coroneles eran sobornados hasta con favores sexuales de niñas (desde luego menores de edad); que algunos no solo trabajan para narcotraficantes, sino que efectivamente son narcotraficantes; que también trabajan en lo del sicariato y, por supuesto, como todo funcionario público, que hacen fiestas con el dinero del erario robándoselo de a poquitos entre todos. Para ver las noticias pueden hacer clic en los hipervínculos.

 

¿Cómo funcionan “el bronx”, “el cartuchito”, “el samber” y todos los lugares podridos del país —a la vista de todos los ciudadanos— si no es con la anuencia de la Policía?

 

Conclusión: la institución más podrida del país, la Policía Nacional, siempre ha hecho lo que ha querido y, con lo que se denuncia en los medios de comunicación, ahora tendrán permiso para hacerlo. Algunos de sus puntos son sensatos, por supuesto, pero cosillas como que puedan entrar a propiedad privada sin necesidad de una orden judicial bajo la excusa de “lo estrictamente necesario”, que no se les pueda decir nada —o en palabras oficiales “interferir con la acción policial”— o que puedan retener un ciudadano por consumir alcohol en un bar para luego caminar a casa ya raya con lo absurdo. Por favor, si se ingeniaron tremendo show con lo del grafitero ¿cómo será cuando estemos hablando de uniformados que se dedican a la delincuencia y que sí aprobaron el bachillerato? Darle tanta libertad a la Policía Nacional deja una sensación de desprotección del ciudadano. Una libertad que sin lugar a dudas debería resultar sospechosa.

 

Y todo lo anterior sin contar que los agentes de la policía son en su mayoría abusivos y arbitrarios. El sonsonete de que “no todos son así” no convence.

 

Les dicen por ahí “tombos” y “cerdos”, no solo porque incomodan a los delincuentes, sino porque incomodan a los que no son delincuentes a través de atracos disfrazados en contravenciones que usualmente pretenden el soborno. Eso quiere decir que aunque en la práctica no sea así, en el país hay unos 180 mil policías que son potenciales criminales, de la misma manera que un político se tuerce cuando llega al poder.

Este año retiraron a más de 1500 uniformados de la institución, pero eso sucede cada año (aunque no en tanta cantidad). Esto quiere decir que no se trata solamente de sacar las “manzanas podridas” sino de cómo se ve la institución a sí misma y cómo el cambio no está en echar policías, sino en enseñarles tan siquiera sobre respeto al ciudadano y una pizca de ética. Esa pizca que le falta a casi todos los políticos del país. De esta manera, de pronto, nos protegerían no solo de nosotros mismos, sino también de sus jefes que viven robándose la plata que obligadamente reunimos con los impuestos.

 

El código va a pasar y todo tipo de poder ridículo ahora será parte de las tantas facultades de un uniformado. Cualquiera pensaría que a mis lectores con tendencias delincuenciales les conviene unirse a la institución, y así se ahorran un montón de problemas.

Y también invitaría a mis lectores normales, los ciudadanos que usamos Transmilenio solamente para transportarnos o trabajar (honradamente), que ya no solo debemos cuidarnos de los ladrones, fleteros, secuestradores, etc, sino de esos que tienen permiso para cometer delitos y están escondidos tras el uniforme de la Policía Nacional, que no protege la libertad tanto como el orden: el orden de “unos sí y otros no”, en el que unos pueden, por ejemplo agredir a un uniformado (como Nicolás Gaviria o Samuel Moreno) o robar y no llevar ninguna consecuencia, y los que nos toca protegernos de los delincuentes civiles y los delincuentes del Estado.

Códigos con tantas facultades para sus miembros solamente funcionan en donde la corrupción no ha carcomido todas las instancias de la vida pública si no, ahí sí, terminamos como los países con los que tanto nos comparamos y que están bajo verdaderas dictaduras.

 

PDTA: escuché por ahí “a mi casa, sin una orden judicial, entra la policía colombiana sobre mi cadáver”. Entiendo la afirmación.

 

 

Otras entradas quejicas que pueden leer:

La salud y la corbata

¿Y si hubiera sido su mamá?

¿Estudiar o guerrearla?

La adopción, marica

Diomedes Díaz y la mojigatería colombiana

(Visited 9.106 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Mi nombre es David Jáuregui Sarmiento pero en realidad soy uno más del montón. Imprudente, aunque no por convicción sino por descuido; ignorante, porque prácticamente sé nada de muy poco y, sobre todo, soy un tipejo sin gracia al que la gente empuja en TransMilenio. Estudié periodismo y cursé una maestría en Estudios Culturales. Para mí, en la gente está "el meollo del asunto".

Más posts de este Blog

  • Colombia

    ¿Y quién nos protege de la policía?

    Uno reflexiona sobre el nuevo código de Policía y dan ganas de escupir el piso. Hace 5 años agentes(...)

  • Bogotá

    ¿Y si hubiera sido su mamá?

    [caption id="attachment_218" align="aligncenter" width="640"] Imagen tomada de la red social Facebook[/caption]   Hace poco el periodista Juan Gossain sentenció(...)

  • Bogotá

    La adopción, marica

      [caption id="attachment_193" align="aligncenter" width="600"] Foto: El Tiempo[/caption] @YDesparchado “Al momento de aceptar su homosexualidad (maricada) sabían a qué(...)

  • Bogotá

    Carta abierta a Enrique Peñalosa

    [caption id="attachment_176" align="aligncenter" width="600"] Foto: Archivo / El Tiempo[/caption] @YDesparchado   Hace poco uno de mis mejores amigos afirmó:(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

26 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. davidpinzon0515

    leyes y las normas se hicieron para proteger a los corruptos , delincuentes cuello blanco, o cualquier otro. no esperen que los policias les defiendan o custodien sus intereses recuerden ,vivimos en un país en donde es mas importante un ee epa Colombia , que la educación y la salud, en donde los policías abusan de la autoridad porque no hay quien vele por proteger los derechos del ciudadano humilde , honesto y trabajador.., un país en donde el miedo predomina, en done la libertad es solo una palabra bonita escrita en algún texto, es una país de doble moral, de promesas hipócritas , es un país en donde la injusticia es el pan de cada día y la ley existe para aquel que tiene dinero y poder. cuando llegara el día en que el colombiano abre la mente para ver lo que hace mal , remediarlo y salir todos adelante en igual de condiciones? …..una pregunta para una respuesta salida de una utopia

  2. Cuando digo que aquí muchos no entienden la idea de orden, estoy incluyendo dentro de esto a los propios policías que violan las normas, que no son todos, así como no todo el mundo viola las reglas (aunque sea algo común). Mi punto es que el odio a la policía en Colombia por parte de gente como usted no solo se deriva de los abusos de esta, sino que se deriva la idea de orden que aquella representa -aunque no lo cumpla en realidad puesto que muchos de sus miembros se comportan dentro de la misma lógica de desorden de quienes odian a la policía-. Por otra parte, los casos que usted muestra pueden ser graves pero no tienen el peso suficiente para soportar sus generalizaciones. De hecho usted incurre en la falacia argumentativa de tomar solo los ejemplos que le sirven, ignorando cualquier otra información (y como si Colombia fuera el único país en el que hay policías que abusan). Finalmente, teniendo en cuenta no solo la pobreza del contenido de este blog (aunque los temas puedan ser interesantes por sí mismos su forma de tratarlos es simplista) y la forma “defensiva” en que responde a los comentarios, que ni siguiera entiende bien, me abstendré de comentar o leer este blog de aquí en adelante.

  3. Hace falta una valoración psicológica estricta cuando se piensa admitir a cualquier persona en la policía.
    Si esto se aplicara de manera primordial basados en la buena fe de la institución, casos como estos se reducirían drásticamente.

  4. Para empezar quiero aclarar que no soy policía, pero me preocupa la poca información y contextualización del tema que tiene usted, en Colombia hay al menos 30 millones de bandidos potenciales, de seguir las cosas como van, porque le echamos la culpa al estado, le exigimos que resuelva nuestros problemas, le pedimos muchas cosas pero no damos nada a cambio, ni siquiera nos tomamos el tiempo suficiente de leer la hoja de vida de los candidatos a la hora de votar, entienda que para ser un policía deber ser primero un COLOMBIANO, ellos podrían ser la muestra de la descomposición social que está haciendo mella en nuestro país, yo le pregunto ¿Qué está haciendo usted para cambiar las cosas en su amada Colombia?, aparte, claro está, ¿de destilar odio contra la policía?

  5. josebumangues

    DAVID JUAREGUI SARMIENTO, trae fuera de contexto episopios de la policia, que aunque reales, han sido objeto de responsabilidad penal y diaciplinaria. Desconoce el cpntenido de la Norma de derecho de Policia, eminentemente preventiva y de convivencia, precisamente para no llegar a ambitos penales. Le recomiendo Lea y se ilistre y no zatanice a la institucion q por mas de 100 años a cargado con la responsabilidad y los miertos de la guerra, reduciendo a los minimos histpricos el Homocidio, los carteles, paramilitares y guerrillas. Encuentro injusto, parcializado el articulo. Desinformador. Por ultimo el ingreso a su residencia esta contemplado en estado de calamidad o grave peligro, mejor dicho para dalvarle la vida.

  6. Dudo que el tal nuevo Código de política vaya a tener consecuencias importantes en la práctica. Entre otras razones porque aquí la mayoría de la gente, como el bloguero, no respeta a la policía. Es cierto que muchas situaciones muestran que hay policìas brutos, mediocres o corruptos, pero la generalización que hace el bloguero más bien es un reflejo de una mentalidad, la misma que lleva a la gente a hacer lo que le da la gana pasando por encima de todo, de los demás y de la propia autoridad. Por ejemplo cuando alguien llama a la policía por el escándalo de un “vecino”, lo primero que hace este es insultar a los agentes y aumentar el ruido. El hecho de que en Colombia la gente no entienda la idea de orden y no respete a la policía (y que muchos de estos no sean dignos de su cargo), hace la labor de los miembros decentes de esta mucho más difícil. Por eso le diría al bloguero que tranquilo, que la mayoría de la gente piensa como él, así que es muy poco probable que las cosas se pongan peores con la nueva norma.

  7. Que buena publicación. Totalmente cierto, faltaron muchas perlas bañadas en oro de nuestra gloriosa policía, pero sin duda, la que no se puede dejar pasar es aquella conversación de la policía de Bogotá, donde afirmaban que salir a la calle era como ir al cajero.

  8. El pasado sábado 18 de Junio, policías motorizados del Barrio Marsella me extorsionaron por estar parqueado donde no debía, yo estaba dentro del auto. Uno de ellos descaradamente me exigió dinero, cuando lo que debió decirme era que quitara el carro de allí. Uno se queda verdaderamente escandalizado con el comportamiento de los uniformados, es decir unos atracadores con uniforme. Qué esperaremos ahora con este gran poder que asume la policía con este nuevo código? Esto lo que les abre es más posibilidades para que roben a la gente de bien.

  9. No soy precisamente una persona joven y recuerdo que en mis años de adolescencia escuché decir “un policía puede ser un delincuente que no tiene el carácter para serlo y se escuda en su uniforme”. Hoy con todo lo que se conoce, no dudo que mucho de razón tenían.

  10. La palabra mamerto es de exclusiva propiedad de la izquierda colombiana. Su discurso es generador de odio, subversivo, criminal. Perdió la oportunidad de decir algo coherente que sirviera para solucionar un problema. Definitívamente es uno mas del montón.

    • davidjauregui1105

      De eso se trata Javier, si no no se llamaría “la gente dice”, y tampoco “uno más del montón”… las cosas inteligentes se las dejamos a gente excepcional como usted, que tanto contribuyen con su honesta, siempre correcta y poco criminal opinión.
      Saludos y un abrazo de alguien que no sabe utilizar la palabra “mamerto”, porque al parecer hay palabras de las que sus dueños son algunas corrientes ideológicas

  11. Quiero dejar presente que la bacrim mas grande que existe es la PONAL. Delincuencia perfecta, mafia de finas costumbres. Todos los dias circulan por sus cuentas internas mas dinero que su propio presupesto. Por tanto: protejer al ciudadano, que babosada!!!

  12. roberto.j.estrada.7

    Tiene toda la razón, primero hay que elaborar un código para la selección de policías, porque en realidad el porcentaje de delincuencia y corrupción en esa entidad (La Policía) es escandaloso y cuando uno ve un policía no lo ve como un apoyo sino con desconfianza.

  13. Obviamente usted tuvo algún policía que lo violó pero lo que si es real es que se deve respetar y no aprovechar estos medios para generar odio y aplaudir a los ignorantes, patanes y rebeldes de m….. Que se pasan las leyes como les da la gana

  14. olfancalderon0516

    La mayoría de policías son desadaptados sociales que no encontraron mas como ganarse la vida. y ahora les dan mas poder como si los últimos acontecimientos no los delatara, ¿o no palomino?

  15. oswaldo246253

    La palabra de Dios dice que la ley fue hecha por causa de los que la transgreden.Será que este personaje es tan honesto como dice y por ende se cree con el derecho de tirar la primera piedra?

  16. Lo definen o se define muy un tipejo el unico que lo defiende de la policia es que cumpla obedesca la ler, que sea respetuoso con sus derechos y de los demas cuidadanos, asi como ha7y bandidos en la sociedad pues tambien los hay en la institucion olvida Ud de un plumazo que los policia vienen de la sociedad y el hecho que haya algunos que se equivocan tampoco le da derecho a enrrostrar todos los males de una sociedad corrupta en todo los ordenes a la policia lo que deberia era la de enseñar tipejo y no escribir por escribir

  17. Como el caso del coronel de la policía que mató a un joven de 17 años, deportista con balas dundum montándole pruebas falsas aduciendo que era un delincuente, pero como tiene vínculos en la fiscalía anda libre y parece que es otro caso que va a quedar en la impunidad.

  18. jaimepadilla0713

    Ciertamente no es sano tantas Facultades a estos personajes, pero santificar a este bebé que murió mientras hacía un dibujito tampoco, eso al que este rayando paredes, o robando espejos lo que toca es darle plomo, sin compasión

  19. Huy Ma.ri.ka generaliza demasiado es como decir q todos los q se tildan periodistas son cerdos guerrilleros, demasiada iel, no muestra periodismo muestra una posicion personal, arrogante hasta su presentacion q termina sin la humildad con la que empieza.

  20. Ciertamente David. Yo soy uno de los que cree que a la autoridad hay que respetarla. Peor también creo que el respeto debe ser mutuo, desafortunadamente, hay policías delincuentes y desequilibrados mentales colados en la poli, lo cual lleva a desafueros de parte de algunos malos agentes. Equilibrio es lo se necesita.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar