Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog


Tomada de internet
El trabajo documental del colombiano Nicolás Rincón Gille logra mezclar satisfactoriamente la dimensión mítica y real de la violencia en Colombia. Desde tiempos inmemorables, en el río Magdalena y sentado en una roca eterna, habita un sujeto también eterno que los pescadores de la zona describen como de pelo largo, barba poblada y espalda ancha: es el Mohán; una suerte de demonio del caudal. Un demonio que devora tabacos y botellas de ron al compás de la inmensidad del paisaje. Un sujeto mítico que fuma y se emborracha con el canto de los grillos, en su soledad, pero muy cerca al hogar  de los habitantes de la región.
Por Andrés Braun.

El Mohán existe, señores. Los pescadores, y en general todos los habitantes de los alrededores, le deben un gran respeto. Es tan real como los ocasos que diariamente se esconden tras los árboles encendiendo el paisaje, o las gallinas destinadas a ser degolladas para alimentar a los incansables labriegos. Es un colombiano más. Y si no hay pescado, más vale ir a consentirlo con un amarrado de tabacos y una botella de ron, aunque se corra el riesgo de que quizás no le guste y un buen día le dé por levantar las aguas y acabar de una vez por todas con el pescado y con todos los que estén cerca de la orilla o atravesando el rio en balsa.
Pero todo cambia, y hasta el Mohán ha sido víctima de la violencia. Y los dos documentales de Gille –Los abrazos del rio  y En lo escondido–  se ocupan justamente de observar los cambios que sufrió la geografía del alma de la gente desde el momento en que cuerpos descabezados comenzaron a resbalarse rio abajo. ¿Qué han hecho esos campesinos para merecer tanto horror? ¿a quién achacarle tanto muerto? ¿uno de esos torsos pertenecía también  al Mohán?  En fin, ahí les dejo. Un encuentro vívido y conmovedor con las víctimas, con el campo, con nuestras raíces y nuestros muertos, en estos tiempos de reparación para quienes de verdad creemos en eso.
Ya pasó la «semana de la memoria»  en la Cinemateca Distrital. Los documentales se rodaron un día antes o un día después de  que el expresidente Uribe pasara con su marcha fúnebre de una escolta belicosa, negra como los gallos que en el campo son una indeseable apología a la muerte, por enfrente del Jorge Eliecer. Y entonces pensé en la magia del cine, en su capacidad para proyectar lo imposible. Para algunos, como para el expresidente, simplemente  no existe el conflicto, no existe lo que muchos vimos dentro de esa sala. No existe  doña Carmen, Luis, Arturo, Magola, don Jesús, toda esa gente que se desvanece en la selvas de Colombia, toda esa gente que también es nuestra gente y a la que le debemos mucha más presencia en nuestras frágiles memorias de barro. 
Andrés Braun
Columnista invitado LA LUPA
lalupaopinion@gmail.com

(Visited 130 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Director ejecutivo de Clout, agencia de influence marketing. Más de diez años de experiencia en consultoría de opinión pública y manejo reputacional para empresas en Colombia y Ecuador.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo ‘Ángeles(...)

2

Una amiga, aquí en Estados Unidos, decía que poder hablar con(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar