Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

 

Reflexión acerca del carácter violento de los colombianos.

 

Qué placer caminar. No hay nada como caminar por la ciudad, sin afanes, tomándose el tiempo para mirar las vitrinas, los carros, a las personas… Eso hacía yo una mañana de enero, hace aproximadamente medio mes. Había un incentivo adicional: el clima de Bogotá de inicios de año. Definitivamente todo un placer. Así camino yo por la ciudad, desprevenido, tranquilo, respetando los espacios de los automóviles, a los otros peatones, los semáforos, las reglas.

De pronto me vi paseando por un andén de una de tantas calles por el sector de la 95 con carrera 15. Estaba por atravesar el callejón de acceso al garaje de un edificio cualquiera, cuando por el rabillo de ojo pude advertir que se acercaba una camioneta de vidrios oscuros para ingresar por el corredor que justamente estaba yo en trance de cruzar. Bueno, pensé, yo ya había invadido la rampa destinada a los automóviles así que consideré mío el derecho a completar la tarea sin interferencias. Además yo soy un indefenso peatón, así que continué mi camino sin afán pero sin detenerme, pues concluí ingenuamente: ¿no es el andén el lugar privilegiado del que camina, en donde él y no la máquina tienen prioridad? Mi comportamiento fue tan natural como lo puede ser el comportamiento de cualquier ser humano que tiene la conciencia tranquila. Sin embargo olvidé un detalle: estamos en Colombia. No me malinterpreten por favor, sé que cada vez hay más personas que se comportan civilizadamente, pero desafortunadamente no son mayoría todavía. El hecho es que el individuo que manejaba la Cherokee avanzó hasta acercarme el parachoques lo suficiente para dejarme en claro que le estaba invadiendo el territorio de su camioneta, con lo cual quiero decir que si hubo una agresión, esta fue más simbólica que real, pero eso sí, totalmente innecesaria. Apenas estuve en el otro lado del callejón, me volví para ver quién manejaba pues pude ver que la ventanilla del conductor estaba entreabierta. La apariencia del conductor permitía suponer que se trataba del clásico traqueto, además su actitud cuando yo lo miré fue de perdonavidas. Por lo tanto solamente hice un gesto de reprobación porque no quería que la agresión simbólica de la camioneta se materializara. Así que seguí caminando un poco ofendido, como perro con el rabo entre las patas, pero sano y entero.

Este incidente insignificante me recordó que desde hace varios días tenía entre mis tareas pendientes escribir un artículo sobre la agresividad y la violencia, fenómenos muy característicos de nuestro ser como colombianos.

Yo voy limitarme a mencionar la agresividad en la cotidianidad de la vida en las ciudades, pues es aquella con la que nos hemos familiarizado los citadinos, pero es conveniente recalcar que la agresividad urbana es pariente muy cercana de la agresividad característica del conflicto colombiano, si es que no es la misma pero en una versión light. La primera es la agresividad silvestre del ciudadano común dispuesto a liarse a coscorrones, cuchillo o bala a la menor provocación, mientras que la del conflicto es la que ha sido canalizada y sistematizada por los administradores de la violencia política y mafiosa. Pero estas dos caras del fenómeno nos sugieren que existe un espíritu de agresión en gran parte de la población.

Muchas personas pensarán que no hay tanta violencia en las ciudades, que mientras “uno no se meta con nadie”, es improbable sufrir una agresión directa salvo que uno sea favorecido con el premio mayor de un atraco o raponazo callejero. Yo he analizado ciertas conductas de las personas en la calle y he observado que hay ciertos patrones casi generalizados de agresividad, sutiles y quizás simbólicos pero no por ello menos irritantes, y que son el detonante de la agresión cuando alguien se siente afectado en un grado suficientemente alto como para escalar la agresión simbólica hacia una física. Tal vez son comportamientos tan comunes que casi nadie repara en el matiz agresivo que conllevan. Mencionaré un ejemplo. En las incontables horas acumuladas de caminante por los andenes de Bogotá durante toda mi vida adulta, he podido determinar que las personas como norma general no ceden el paso. Haga el experimento en un área de alta circulación de personas, preferiblemente en sectores de alta actividad comercial, ojalá en el centro de la ciudad. Cuando en un andén usted se encamina hacia otra persona que viene en dirección contraria, la actitud de la otra persona, y quizás de usted, es no moverse un ápice hacia un lado para que ambos quepan, y menos dejar un margen amplio para evitar el contacto como indicaría el sentido común, así el andén tenga espacio suficiente. La actitud más frecuente que he observado en estos casos es la de caminar en línea recta, un poco como queriendo decir, “a ver quién es más berraco”. En el instante crucial cuando el choque sea inminente, ambos o uno de los dos, el “menos berraco”, posiblemente ejecuten una maniobra de torero, con lo que se tocarán apenas pero se evitará la colisión, pero se dejará muy en claro que “no me moví”. Si ninguno de los dos cede lo necesario en el último momento, se chocarán los hombros y es posible que se desarrolle una dinámica como esta: “Qué le pasa, ¿es que no cabía? Fíjese más bien usted. ¿Muy salsita? Qué le pasa pirobo. Este sí es mucho hp. Pedazo de malp…, pum, ay, POLICÍA SE ESTÁN MATANDO”. Es importante anotar que estas maniobras tienen mucho de ritual de desafío y raras veces resultan en una agresión real, pero conllevan el riesgo potencial de causar una reyerta. Como es natural, el fenómeno es más frecuente en los hombres pero también se da en las mujeres, aunque en ellas la actitud no es tanto de desafío como en los hombres sino más bien de indolencia.

Con la intención de ilustrar, antes de entrar en el tema de las comparaciones, mencionaré cómo se desarrollan los asuntos del contacto físico en las sociedades desarrolladas, sin entrar a emitir juicios de valor. Me limitaré a mencionar lo que he experimentado y visto. Por lo que he podido observar, las personas provenientes de países socialmente avanzados, han desarrollado un aprecio extremo por la esfera individual. La esfera individual es una especie de escudo protector que aísla al individuo del contacto con sus semejantes. En esas sociedades cada ser humano es soberano dentro de su esfera. Está pesimamente visto que usted intente transgredir esa barrera imaginaria. Si usted toca con la mano, o incluso se queda observando fijamente a una persona desconocida, será tenido como un abusivo y estará violando la intimidad de esa persona. A nuestros ojos ese comportamiento puede parecer odioso y distante, pero viéndolo fríamente es un poderoso mecanismo de contención de los conflictos callejeros. Ante una posible colisión en un espacio reducido, si dos personas caminan en sentido contrario, ambas personas evitarán tocarse a toda costa y le cederán el paso a la otra así objetivamente hablando una de ellas “tenga la vía”. Si accidentalmente ocurre un choque, ambas ofrecerán casi instintivamente sus respectivas disculpas. Y no es que esas personas sean más cordiales, o más generosas. Simplemente están condicionadas para ello.

La explicación a estos comportamientos agresivos en nuestra sociedad no es simple. Es innegable que obedecen a un machismo primitivo, hipótesis que se comprueba por el hecho de que las peleas callejeras en su gran mayoría son protagonizadas por hombres. Habría que buscar indicios en las conductas de los mamíferos superiores, de los cuales el ser humano es la especie más evolucionada. En casi todas las especies superiores se escenifica alguna forma de lucha por el poder entre los machos de la manada. Se impone aquel que demuestra mayor fortaleza física o que domina mejor las habilidades del combate, o el más grande, en resumen el “más berraco”, y será el que gozará de todos los privilegios, entre los que se cuenta por supuesto el derecho a aparearse con las hembras más apetitosas. Por lo tanto no es descabellado suponer que esos comportamientos de los machos humanos sean rezagos de conductas propias de las luchas de poder en la manada durante una etapa temprana de nuestro proceso evolutivo. Recuérdese que la civilización humana es relativamente reciente si consideramos el tiempo que lleva el humano como especie sobre la tierra, y por tanto es probable que ciertos comportamientos instintivos o primitivos estén aun bastante arraigados en nuestro repertorio de herramientas para la supervivencia en un ambiente hostil que ya supuestamente no existe. Seguramente en un futuro cercano los procesos evolutivos van a apagar cualquier indicio de esos impulsos atávicos. Por ahora estamos en una fase de transición y es por eso que todavía tenemos que padecer brotes de comportamientos agresivos, en unas sociedades más que en otras, pero con una tendencia a la desaparición. Al menos hay consenso en que es necesario desalentar tales comportamientos, lo cual por sí mismo ya es un avance. A medida que la especie humana se ve inmersa en comunidades civilizadas en las que tienen menos cabida las conductas agresivas, la lucha por el predominio sobre los miembros de la manada, adopta formas sublimadas diferentes. Por ejemplo, las manifestaciones de superioridad del macho en nuestra cultura occidental moderna, se dan en forma de logro profesional, económico, deportivo, status social, poder político, un automóvil llamativo, un reloj de lujo, el teléfono celular más moderno, etc. Y en sincronización con esos procesos evolutivos, progresivamente la hembra de la especie humana siente menos atracción por los machos capaces de imponerse por la fuerza a sus pares, y más por aquellos que tienen el talento para imponerse en otras esferas de la actividad humana como las descritas, ya que son estas y no la fuerza bruta, las que le proveerán los recursos para la supervivencia a su pareja y de carambola a ella. Así como perviven manifestaciones de ese impulso primitivo por la agresión en los machos, también vemos todavía hembras humanas que aprecian el macho a la usanza cavernícola, pero como ya dijimos, ambos son “especímenes” a los que va dejando el tren de la evolución y aunque todavía existen como testigos de un pasado en proceso de superación, son cada vez menos.

Queda claro que la fuerza bruta era el factor desequilibrante en épocas idas; mediante el uso de la fuerza se obtenía el predominio sobre la manada, lo que explica por qué era el macho de la especie, el hombre, el varón, “el berraco”, quien tenía el monopolio de las luchas por el poder, dado que su conformación física lo calificaba mejor para esas lides, en comparación con la hembra. Ahora que las habilidades necesarias para la pelea se han desplazado paulatinamente desde el músculo hacia la neurona, los machos hemos quedado en franca desventaja respecto a las hembras, porque ellas, las muy condenadas, han demostrado una habilidad inusitada para las tareas en las que se requiere el ejercicio del magín. Este fenómeno introduce un factor inesperado que posiblemente echará por la borda todas estas teorías, pero ese es un tema que requiere tratamiento aparte y no formará parte de este artículo.

Cada tanto aparecen corrientes del pensamiento que sostienen que el machismo es un fenómeno cultural propio de las sociedades subdesarrolladas. Yo pienso, tal como lo he expresado, que el machismo en su aspecto violento y posiblemente también en los otros aspectos, está más relacionado con etapas cuasi superadas de los procesos evolutivos de la especie humana en conjunto, pero que ciertos factores culturales obran ya sea como atenuadores de esos impulsos primitivos en las sociedades avanzadas, o como estimuladores de los mismos en sociedades pre-civilizadas como la nuestra. Esta reflexión lo obliga a uno a preguntarse por qué ciertas sociedades han logrado condicionar a sus individuos para que eviten las conductas violentas y por qué otras no. No creo que la explicación a tal interrogante sea simple. Muchos factores han de ser considerados para entender el fenómeno. Propongo algunas hipótesis:

– Las sociedades avanzadas han sufrido un proceso evolutivo de largo aliento en el cual se ha creado un conjunto de normas e instituciones que le otorgan al ciudadano cierta seguridad física que hace innecesario el uso de la confrontación individual. En las sociedades subdesarrolladas no existe ese elemento intangible de contención institucional de las pasiones primitivas, entonces el individuo siente que tiene que defenderse por sus propios medios y ve en cada semejante a un potencial enemigo. Algo así como la ley de la selva.

– En las sociedades desarrolladas existe mayor probabilidad de que el agresor sea castigado porque generalmente esas sociedades cuentan con aparatos policiales y de justicia bastante efectivos. Por tanto la disuasión es un elemento poderoso a la hora de contener a los exaltados.

– Como lo he expresado en muchas ocasiones, las sociedades avanzadas han logrado consolidar al respeto como valor primordial para el sano desarrollo de los procesos sociales. En nuestras sociedades, hay otros valores más apetecidos como la famosa viveza, la malicia y otros por el estilo.

– Las manifestaciones artísticas y estéticas a veces obran como refuerzo de las conductas primarias. En este sentido pueden ser una consecuencia de nuestra manera de ser, pero también se constituyen en una causa en la medida en que se convierten en factores de inspiración a la hora de actuar, más cuando están asociadas con el consumo de licor. El ejemplo más manifiesto lo encontramos en la música que oyen los colombianos. Según mis observaciones de campo, creo no exagerar si digo que en el 80% de los pueblos y en general en la provincia, se oye música mexicana en todas sus variantes: rancheras, corridos, narco corridos, norteña, etc. Gran parte de esta música apela a las pulsiones más rústicas del ser humano, como darse chumbimba, la venganza, el despecho y en general el machismo más hirsuto que pueda uno imaginar. Si se fijan bien, la cultura traqueta está indisolublemente asociada con la estética del caballo y la música mexicana. ¿Por qué será? Para que no me acusen de arribismo cultural, diré que a mí me gusta la música mexicana pero no toda ni a toda hora, caramba.

Y es cierto que aun en las sociedades más desarrolladas también se presentan brotes de violencia extrema. Ni las democracias más estables e igualitarias como las nórdicas se han librado de ocasionales brotes de violencia extrema, pero son casos aislados. Hasta en esos paraísos de prosperidad y estabilidad aparece cada tanto un desquiciado que no teniendo mejor manera de desahogar sus frustraciones, se levanta un día cualquiera con el mico al hombro, va a un supermercado y se dedica durante un buen rato a coser a plomo a cuanto cristiano se le pase por el frente. Lo que esto comprueba es que a pesar del grado de evolución que hemos alcanzado los humanos como especie, dentro de cada uno de nosotros se agazapa muy cerca de la superficie un auténtico troglodita dispuesto a salir apenas se den las condiciones apropiadas. Y eso ocurre con todos nosotros, en mayor o menor grado, aun en los que se precian de ser la encarnación misma del Mahatma Gandhi. Yo por ejemplo, que me considero tan inofensivo como la patada de una gallina, disfruto enormemente las películas de acción en las que no perdono que el malvado de turno se salga con las suyas, y espero que al final, como ocurre siempre en esas películas, el paladín de la justicia, el bueno, al calor de una frase ejemplarizante y lapidaria estilo “tú eres la enfermedad y yo soy la medicina”, le propine al perverso una muerte espantosa en compensación por todas las atrocidades cometidas.

Por último veamos el papel de la mujer en todo este embrollo. Con la depreciación de la fuerza bruta y la agresividad como factores diferenciadores de poder, y con las conquistas de la mujer enmarcadas en lo que conocemos como “liberación femenina”, resulta evidente que ellas se están equiparando e incluso superando a nosotros los hombres en muchos escenarios de la actividad humana. Eso está muy bien. Pero también hay aspectos desafortunados en los que las mujeres nos están igualando, o como diría un amigo mío, nos están alcanzando por lo bajo. Por ejemplo, he presenciado el caso de muchas niñas “bien” que apenas se suben a un automóvil y rozan con su delicadas manos el volante de dirección, por arte de magia sufren una transformación inmediata y adoptan los modales propios del más curtido y soez conductor de volqueta. O las niñas adolescentes que en su trato con sus iguales no se bajan de marica y güevona. No sé, quizás son las épocas y lo que ocurre es que me estoy quedando obsoleto.

No es más.

GLOSARIO

 

chumbimba: plomacera

 

plomacera: plomo ventiado

 

salsita: espeso, alebrestado

 

pirobo: término sicarial altamente peyorativo. Se usa muchas veces como preámbulo a la chumbimba. Puede significar varias cosas, pero nunca algo bueno. Casi siempre viene acompañado de un vocablo gemelo: gonorrea.

 

berraco: el chacho, el tebas, el mandacallar. Aunque la palabra está registrada en el diccionario con V, con la acepción que le damos en Colombia me parece que se lleva mejor con B, no sé por qué.

 

marica: palabra que se usaba originalmente para insultar a un hombre, ya fuera cordialmente o con ánimo agresivo. Con ella se pretendía poner en tela de juicio la masculinidad del agredido. Aplicada a las mujeres, parecería que el término cae en el absurdo, pero ocurre que las costumbres son veleidosas.

 

güevona: igual que marica pero todavía más absurdo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

POR QUÉ EL RESPETO NO CALA EN COLOMBIA

ODA AL RESPETO

HUY, SE ENCENDIERON

Otros artículos

 

PIETRO ROCA

LA PIEDRA AFUERA

Correo: pietro.roca@hotmail.com

Otros escritos: http://www.eltiempo.com/blogs/la_piedra_afuera/

 

(Visited 391 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Colombiano del montón, clase media, quien es testigo, víctima y protagonista de las situaciones absurdas que brotan silvestres en esta, su amada tierra. Le gusta pensar sobre ello e intenta encontrar las causas. Muy pocas veces lo logra, por lo que no es de sorprenderse que "se le salte la piedra" frecuentemente. Es entonces cuando aparece la sensatez precoz de su adorada hija, Serena Florentina, quien posee la capacidad innata de quitarles las arandelas a los razonamientos complejos, y también le hace ver que a veces él mismo es parte integral del problema.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Opinión

    ¿ES MALUCO EL COLOMBIANO?

    Intentaré desarrollar el argumento de que el colombiano es un ser más bien maluco a riesgo de granjearme insultos. Acometo(...)

  • El Tiempo

    ESA MALDITA AGRESIVIDAD

      Reflexión acerca del carácter violento de los colombianos.   Qué placer caminar. No hay nada como caminar por la(...)

  • El Tiempo

    Y DE LA CORRUPCIÓN, ¿QUÉ?

    Algunas palabras dedicadas a la más infame de las bestias. ¿Cómo hablar de la corrupción?, ¿para qué? Se ha escrito(...)

  • El Tiempo

    LA CULTURA DEL ATAJO Y SU PROTAGONISTA: EL AVIVATO

    Empeño fútil por cuantificar las desventajas de una cultura basada en el atajo. En artículos pasados reseñé brevemente los inconvenientes(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Por Cristian Torres Rodríguez Poco se sabía de ella y de su(...)

2

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa y(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una verdad(...)

22 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. continuum24

    Dice Pietro que “las mujeres se están volviendo igual de agresivas o peor que los hombres al manejar”. Creo que se comportan igual a pie, solo que de pedestres son menos mortales que con un carro alrededor de sus cuerpos como “Iron Woman”. Sin embargo mucho hay de prejuicio en esto de juzgar las conductas femeninas, como lo revela un chiste común de hace años: Dos tractomuleros van en la misma dirección por una carretera solitaria y por no haber otros vehiculos en transito han emparejado las cabinas y charlan con las ventanas abajo asuntos de su trabajo. De pronto, desde la parte de atrás de los camiones, sale un carro como de la nada, a toda velocidad, inclina el carro en solo dos ruedas lateralmente, como en las peliculas de James Bond, cruza por el pequeño espacio dejado por las dos tractomulas y mas adelante, ante la mirada atónita de los conductores, se horizontaliza y sale disparado como cohete hacia la linea de horizonte. Cuando puede hablar uno de los conductores le dice al otro ¿viste a ese man? !Que verraco para manejar! !Qué timon tan extraordinario! !Un verdadero as del volante!. Y el otro contesta ¿Cuál man? !Si quien conducia era una mujer! Entonces el primer conductor dice: !Ah vieja gran hijueputa! !CASI NOS MATA!

  2. gustavo788182

    Y la actitud en el anden también se vive en las calles, la gente no da paso en los carros le tiran el carro y prefieren estrellarlo antes que darle el paso, no ven cuantos accidentes hay a diario por ese tipo de actitudes? La mayoría de quienes manejan camionetas son así, le tiran el carro a la gente encima no les importa nada

  3. señora katy…usted tiene serios problemas de comprensión de lectura, se nota que nunca estudió lógica MUCHOS TRAQUETOS SON PERSONAS QUE TIENEN CAMIONESTAS ¡PERO NO TODAS LAS PERSONAS QUE TIENEN CAMIONETAS SON TRAQUETOS! A VERRRRR

  4. Doña Katy. Creo que usted pecó de suceptibilidad extrema. Yo nunca dije que todos los que manejan camioneta sean unos guaches. De hecho conozco a muchos que tienen camioneta y son gente “divinamente”. Pero también debe reconocer que casi todos los guaches manejan camioneta, que no es lo mismo. Además yo me limité a contar el incidente de la camioneta tal como sucedió. Créame que si hubiera sido un R18 también lo hubiera contado.

    Ahhh, gracias por reconocer a su manera que las mujeres se están volviendo igual de agresivas o peor que los hombres al manejar.

  5. A mi me parece MUY acertado este articulo, claro esta, ahí personas que se ofenden pero…Así es esto, que le vamos a hacer los mismos comentaristas y críticos de este articulo somos los mismos personajes de la historia, entonces, cual es la rabia(“MALDITA AGRESIVIDAD”) contra el escritor? si el mismo se incluye dentro de las personas agresivas, es lo mas normal del mundo, ese es un sentimiento negativo inherente a la condición del ser humano.

  6. Para Katy5682, creo que te rajas en comprension de lectura. El articulo jamas trata despectivamente tu genero y por el contrario, parece que eres una de las personas que anda “armada” hasta los dientes de argumentos sexistas. El blog esta muy bueno, aunque su extension aburre. Vivo en un sitio donde el peaton es el rey, no hay nada que valga mas. Si por algun motivo se atravesara, por equivocacion inclusive, el vehiculo motorizado debe parar. Obviamente, cuando siendo peaton, la primera vez que un automovil paro para dejarme pasar, me devolvi para mirarle la cara al superciudadano. Pero conforme fue pasando el tiempo comprendi que es lo mas normal y que te crian asi desde niño. Recuerdo que cuando Mockus fue alcalde, nos enseño que podiamos cambiar muchos de esos habitos; que bueno seria que retomaramos las famosas “tarjetas rojas”. Lo mas facil es empezar por casa, asi primero lo aprendemos y luego lo enseñamos a nuestros hijos.

  7. pensadorlibre

    2. Me parece muy optimista pensar que el proceso evolutivo de la especie humana avanzará así nomás, sin problemas, de manera sencilla y natural, y que poco a poco se eliminarán los genes violentos. Aunque sí creo que la evolución apunta en la dirección de la eliminación de la violencia en la conducta humana, pienso que el proceso es muy tortuoso, lleno de peligros, y sin la garantía de éxito al final. Pienso que en este proceso, fácilmente el ser humano puede autoeliminarse, como puede verse hoy en día, debido al egoísmo de aquellos que tienen el poder. Los problemas derivados del calentamiento global, las armas nucleares, la manipulación genética, las armas biológicas, etc. A veces creo que somos simplemente un intento más de la evolución para producir vida inteligente, pero asi como muchas especies, que han sido eliminadas por no poder adapatarse, creo que la raza humana (ojo, la raza humana, no la vida sobre el planeta) fácilmente puede autoelminarse por no poder adaptarse, ni manejar su propio poder. Y entonces, aparecerá una nueva forma de vida inteligente, a partir de los gorilas, o los chimpancés, para volver a intentarlo.

  8. pensadorlibre

    2. Me parece muy optimista pensar que el proceso evolutivo de la especie humana avanzará así nomás, sin problemas, de manera sencilla y natural, y que poco a poco se eliminarán los genes violentos. Aunque sí creo que la evolución apunta en la dirección de la eliminación de la violencia en la conducta humana, pienso que el proceso es muy tortuoso, lleno de peligros, y sin la garantía de éxito al final. Pienso que en este proceso, fácilmente el ser humano puede autoeliminarse, como puede verse hoy en día, debido al egoísmo de aquellos que tienen el poder. Los problemas derivados del calentamiento global, las armas nucleares, la manipulación genética, las armas biológicas, etc. A veces creo que somos simplemente un intento más de la evolución para producir vida inteligente, pero asi como muchas especies, que han sido eliminadas por no poder adapatarse, creo que la raza humana (ojo, la raza humana, no la vida sobre el planeta) fácilmente puede autoelminarse por no poder adaptarse, ni manejar su propio poder. Y entonces, aparecerá una nueva forma de vida inteligente, a partir de los gorilas, o los chimpancés, para volver a intentarlo.

  9. pensadorlibre

    Muy buena su columna, sin embargo quiero expresar algunas opiniones al respecto.

    1. En primer lugar, me parece que al asegurar que hay unas culturas que han logrado superar las conductas violentas y otras no, vale la pena aclarar cuales sí y cuales no. Al leer esto, yo creo que la mayoría de personas pensarán que los que sí las han logrado superar son los países desarrollados, y los que no son los países subdesarrollados. Sin embargo, la historia reciente, e incluso la antigua, demuestra que lo que ha cambiado en estos recientes milenios no es la conducta violenta en sí misma, sino la forma como esta se ejerce. Antes quemaban a las brujas o apaleaban a las infieles, ahora en los paises desarrollados, por ejemplo, condenan a aquellos que se oponen a un régimen, o a los que piensan diferente, al desprestigio público, usando los medios masivos de comunicación, o ejercen sobre ellos técnicas sutiles de intimidación y violencia. Como se leía en un grafitti en bogotá ‘Los gringos no acaban con la barbarie, solo la tecnifican’.

  10. pensadorlibre

    Muy buena su columna, sin embargo quiero expresar algunas opiniones al respecto.

    1. En primer lugar, me parece que al asegurar que hay unas culturas que han logrado superar las conductas violentas y otras no, vale la pena aclarar cuales sí y cuales no. Al leer esto, yo creo que la mayoría de personas pensarán que los que sí las han logrado superar son los países desarrollados, y los que no son los países subdesarrollados. Sin embargo, la historia reciente, e incluso la antigua, demuestra que lo que ha cambiado en estos recientes milenios no es la conducta violenta en sí misma, sino la forma como esta se ejerce. Antes quemaban a las brujas o apaleaban a las infieles, ahora en los paises desarrollados, por ejemplo, condenan a aquellos que se oponen a un régimen, o a los que piensan diferente, al desprestigio público, usando los medios masivos de comunicación, o ejercen sobre ellos técnicas sutiles de intimidación y violencia. Como se leía en un grafitti en bogotá ‘Los gringos no acaban con la barbarie, solo la tecnifican’.

  11. FelipeDeLaSerna

    ¡Excelente artículo! Un poco largo, pero valió la pena. Me siento totalmente identificado con usted, pues a menudo me toca respirar hondo y dejar pasar esos treinta milisegundos en los que el espíritu paramilitar se enciende cuando alguien hace gala de su falta de cultura y grosería. Siempre me he sentido feliz de ser colombiano y amo a mi país, pero cuando me encuetro con situaciones como las que usted describe, renace en mí la intención de no seguir aguantando tanta mediocridad, impunidad y cultura traqueta que se ha apoderado de Colombia, mandar todo al carajo e irme a un país en el que me sienta plenamente identificado como ser humano y no como un bulto de carne que camina. Pero lo peor de todo es que todas estas situaciones lo van conviertiendo a uno en parte de toda esta dinámica social. Al final, uno también acaba reaccionando de la misma manera, cual macho alfa en celo, sin importar de donde viene y sus valores. ¡Que mamera!

  12. El título “esa MALDITA agresividad” fue escogido así a propósito para enfatizar el tema. Por favor, que no se note la falta de capacidad de comprensión de lectura.

  13. porquemeimporta

    Señor o señora Pietro Roca: he leído con atención su artículo. interesante y bien sustentado. ha tocado diferentes aspectos de nuestra “humanidad”, desde el proceso evolutivo hasta los comportamientos sociales adquiridos por el desarrollo urbano y la convivencia ciudadana. Pero intentar explicar la agresividad del pueblo colombiano es tan complicado como el mismo origen de nuestra actualidad. Somos hijos del mestizaje violentamente impuesto, violentamente moldeado y violentamente “liberado”. Somo hijos de la violencia, una violencia aprehendida de aquellos que, desafortunadamente, colonizaron este terruño. Somo hijos y producto de una violencia sistemática y repetida históricamente, que nunca ha tenido espacio para la reparación integral y menos para el efectivo duelo, tan necesario en hecho de guerra y violencia acumulada. Como ve, para no extenderme mas, somos hijos de la guerra y la confrontación, tan enraizada en nosotros mismos, que asi no se quiera, se expresa en algún momento de la vida. Así que comparto su apreciación: Maldita agresividad.

  14. Bueno, primero, solo medio leí este tratado, que tipo pa’escribir. Segundo, soy conductor y soy peatón y la situación de la camioneta tiene mas aristas de las que usted cree. Los peatones constantemente invaden las calles (habiendo aceras), cruzan por cualquier parte y no usan el sentido común. Hombre, en las entradas y salidas de los garajes los carros simpre van con algo de velocidad (siempre hay una rampa por ahí) y los peatones caminan como si estuvieran en la sala de la casa porque invocan el “derecho del peatón”, pero ¿qué tan inteligente es defender un “derecho” contra una caja de metal de 2 toneladas?. Y lo otro es que habla de evolución del comportamiento cavernicola de los colombianos. La evolución de una especie tarda millones de años y eramos cavernicolas solo hace diez mil años, asi que eso de que ya no somos cavernicolas, pues no va, es mentira.

  15. Mirando con atención el artículo, creo que el autor pretende hacer que nosotros como lectores REFLEXIONEMOS al respecto, nunca tratar de herir la susceptibilidad de nadie. Si muchos de nosotros nos tomáramos el trabajo de por lo menos intentar transmitir a alguien en unos renglones casos tan cotidianos de la vida real; seguramente entenderíamos que nuestros comportamientos para con nuestros semejantes se pueden mejorar. Solo con el hecho de pensar como describimos adecuadamente una situación cotidiana, nos encontramos en una REFLEXIÓN PROFUNDA que invita a mejorar.

  16. JEJEJE, que comentario ya quisiera yo toparme con usted en la calle señora katy5682, jamás desde que manejo he visto que una mujer utilice o siquiera sepa para que son las direccionales y mucho menos tenga consideración del que conduce un automovil pequeño como es mi caso en caso de la dama ir conduciendo una flamante camioneta, incointables veces me he visto arrinconado por el guache o la guache que conduce uno de estos vehiculos y que cree que por ser esta de mas tamaño o cuantia tiene derecho a pasar por encima de mi humilde 1.3 , que risa me da, me alegro el dia señora, me alegro el dia jejejjeej

  17. mire no mas señor pietroroca con que agresividad escribe usted el titulo de su comentario “maldita” usted es el que es agresivo y por demas grosero acaso toda persona que tiene una camioneta segun usted ya es un traqueto? respete, en mi familia tienen camionetas y se han comprado con credito y sudor del buen trabajo y no por eso nos sentimos traquetos segun usted y si las mujeres nos volvemos groseras al volante es por la misma culpa de ustedes, los machos que le tiran a uno los carros y le dicen “mujer tenia que ser”,como si ustedes hubieran nacido de una vaca, pues creo que todos nacemos de una mujer. asi es señor que llenese de paciencia y ayude con sus buenos modales a que otros colombianos lleguemos hacer como usted.”ok”

  18. …”Según mis observaciones de campo, creo no exagerar si digo que en el 80% de los pueblos y en general en la provincia, se oye música mexicana en todas sus variantes: rancheras, corridos, narco corridos, norteña, etc. Gran parte de esta música apela a las pulsiones más rústicas del ser humano, como darse chumbimba, la venganza, el despecho y en general el machismo más hirsuto que pueda uno imaginar. Si se fijan bien, la cultura traqueta está indisolublemente asociada con la estética del caballo y la música mexicana. ¿Por qué será? ” … Muy buena columna, completamente de acuerdo con usted, pero quien difunde en colombia toda incluida la provincia la musica ranchera? las ideas? los valores? la prensa, hablada, escrita y televisiva y quienes son los encargados de hacerlo los periodista, quienes son los periodistas en colombia? escuchelos y lealos, son de la especie a que usted se refiere y son mejores cuando mas irrespetuosos e irreflexivos son?

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar