Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Claudia Palacios - foto tomada de su Twitter

Claudia Palacios – Foto tomada de su Twitter

Claudia Palacios no necesita presentación, en nuestro concepto, y en el de muchos, es la mujer diez del periodismo en Colombia, incluso en el exterior, desborda talento como presentadora, como periodista, como conductora, como reportera y como escritora. Está lanzando su segundo libro, ´PERDONAR LO IMPERDONABLE´, y por eso quisimos entrevistarla para que nos hablara sobre el por qué y para qué de su publicación. Aunque no estamos de acuerdo con ella en muchas cosas que tienen que ver con procesos de paz, perdón, justicia, verdad y reparación, y otros temas acerca de cómo se visibiliza y se trata las víctimas en Colombia, nos parece muy importante su nuevo trabajo periodístico escrito, su esfuerzo, su investigación y sobretodo su afán de ver a Colombia en paz y a las víctimas reparadas y reintegradas a la sociedad.

Portada del libro ´PERDONAR LO IMPERDONABLE´ escrito por Claudia Palacios

Portada del libro ´PERDONAR LO IMPERDONABLE´ escrito por Claudia Palacios

LSalenLH.   El título del libro ´PERDONAR LO IMPERDONABLE´ de entrada obliga a los lectores a cuestionarse. ¿Hasta qué punto puede un ser humano, al que le han asesinado sus seres queridos, le han robado su tierra, le han violado sus hijos, y los han desplazado, hacer ese sacrificio?, y de poder hacerlo, ¿Eso le trae la paz tan anhelada? Ese perdón, que debería exigir verdad, justicia y reparación, y que casi nunca se cumple, ¿Le transforma la vida?, más aún, ¿Si sus victimarios, en la mayoría de los casos, se ven beneficiados por la impunidad que la justicia de este país les ofrece?

C.P.   Quienes no hemos padecido esas desgracias decimos que si nos llegara a pasar algo así quisiéramos ver destruido a nuestro victimario, pero muchos de quienes han sufrido en carne propia todo eso nos enseñan que si bien consideran que los perpetradores de esos delitos deben recibir algún tipo de castigo, la reconstrucción de la vida no depende de que quienes les hicieron daño reciban ese castigo. Terminan entendiendo, -muchas, no todas-, que el perdón es un regalo que la víctima se hace a ella misma, no a su victimario, para poder cortar el daño que éste le hizo.

LSalenLH.   El libro tiene crónicas y entrevistas con víctimas y victimarios, incluso con aquellos que estuvieron inmersos en procesos de paz y fallaron. ¿De qué manera esos testimonios pueden crear conciencia en el colombiano ajeno a esta violencia, incluso al que la vivió y no quiere perdonar, para que se vuelvan, como usted lo dice, ´constructores de paz´?

C.P.   La capacidad de resiliencia que estas ex víctimas y ex victimarios muestran es inspiración para que otros se pregunten: ¿si ellos pueden dar ese manejo a esas situaciones que vivieron en carne propia, por qué yo que no las viví en carne propia no puedo darles un manejo distinto? El mensaje lo dice una madre que perdió a su hijo en el atentado a El Nogal, “Soy yo quien determina cómo reacciono ante lo que me sucede; no es lo que me sucede lo que determina quién soy yo”.

LSalenLH.   Con todo respeto, ¿Cuál sería su posición con los victimarios si alguien muy cercano a usted o a su familia fuera víctima de esa violencia? ¿Podría llegar a ´PERDONAR LO IMPERDONABLE´?

C.P.   Muchas de las víctimas que conozco, antes de decidir perdonar o reconciliarse, pasaron por varias etapas marcadas por el dolor y el deseo de venganza. Supongo que si viviera algo como lo que usted dice, tendría esa misma reacción natural, y me inspiraría en las historias de ellas para intentar dar más pronto el paso hacia la sanación personal, que empieza con el perdón.

LSalenLH.   Usted dice que hay siete millones de víctimas en Colombia, que el 75 por ciento de los desmovilizados se convierte en ciudadanos de bien, y que hay cien mil victimarios. En nuestro concepto, son cifras escandalosas, aunque nuestro país tenga 48 millones de habitantes y ´solo´ ocho millones sean víctimas y victimarios de la guerra. ¿Por qué trasladarle a la víctima, para decirlo de alguna forma, la necesidad de perdonar para reintegrarse a la sociedad, si el Estado, salvo en casos aislados, no le ofrece las condiciones mínimas para hacerlo, no le da la garantía que sus victimarios van a ser juzgados y condenados, y por el contrario, con este proceso de paz, con el que no estamos de acuerdo muchos, se les demuestra que la impunidad se va a hacer presente durante y al final?

C.P.   A las víctimas no se les puede obligar a perdonar, el perdón es una decisión personal; y por supuesto que no solo el Estado, sino la sociedad en general, debe darles la atención, visibilidad y todo lo que requieren para que puedan sentirse reparadas; pero los casis de las miles de ellas que han decidido apersonarse de sus procesos, demuestran que logran mejores resultados si deciden que no importa qué pase, no van a permitirse ser víctimas para el resto de la vida. Por eso en mi libro hablo de ex víctimas.

LSalenLH.   Martha Mora, ´El Iguano´, ´Cosme´, ´La Gaviota´, son algunos de los muchos personajes de su libro. Unos victimarios, otras víctimas. Y el mensaje implícito y tácito es que ´la gente supera la guerra´. En ese orden de ideas, ¿Esos más de 50 años de violencia que ha sufrido Colombia dónde quedan?, ¿Pueden ser borrados de un tajo de la historia?, ¿Toda esa sangre hacia dónde corre? En pocas palabras, ¿Qué enseñanza nos deja y sí podremos vivir en paz algún día?

C.P.   Perdonar no es olvidar, le repito, perdonar es un regalo que la víctima se da a ella misma para poder reconstruir su vida sin el peso del dolor y la rabia que su victimario le causó. La historia hay que contarla, hacer Centros de Memoria, tenerla presente para las decisiones políticas, económicas y sociales, pero conociendo la historia detrás de los hechos de sangre que nos repugnan, que tuvieron unas causales, y que si bien no los justifican, sí los explican. ¿De qué nos sirve que los guerrilleros o paramilitares vayan 40 años a la cárcel mientras todos los días son reclutados más jóvenes en grupos violentos, como las BACRIN? Al tiempo que necesitamos castigos ejemplarizantes, necesitamos erradicar las condiciones que nos hacen un país en donde la primera opción de “empleo” de muchos jóvenes es empuñando un arma.

LSalenLH.   ´El Iguano´, personaje de su libro, mató 4.000 personas, y al ver su testimonio se nos pone los pelos de punta, individuos como él, en otros países, estarían detrás de los barrotes de por vida o hubieran sido sentenciados a la pena de muerte: ¿Qué le puede aportar a la sociedad un personaje tan siniestro como ´El Iguano´, como muchos que han desangrado a Colombia?

C.P.   Giovanni, usted lo dice bien, en otros países, pero estamos en Colombia, donde a pesar de haber tenido unos 5 procesos de paz en los últimos 30 años, no tenemos paz. Mi visión es que no la hemos logrado porque la mayor parte de la sociedad es indiferente frente a la inequidad social, en muchos casos egoísta, o impotente porque ve que el problema es tan grande que no hay algo suficientemente importante que pueda hacer para solucionarlo. Eso es equivocado, todos podemos aportar a la paz desde nuestros respectivos roles, actuando con sensibilidad social, con respeto por quienes nos rodean, poniéndonos en los zapatos del otro. Y si bien esas personas causaron daños “imperdonables”, muchas, a través de su paso mínimo por la cárcel, están preparadas para ayudar a neutralizar o a erradicar la reacción violenta en las regiones de Colombia donde la inequidad lleva a algunos a buscar soluciones armadas.

Claudia Palacios - Foto tomada de su archivo personal

Claudia Palacios – Foto tomada de su archivo personal

LSalenLH.   ¿El testimonio de quienes fracasaron en anteriores procesos de paz de qué manera aporta a este que está llevando Santos con las FARC en La Habana, si ellos lo han hecho de espaldas al pueblo, sin claridad en los acuerdos y en los comunicados, sin escuchar razones o a los contradictores, al contrario, tachándonos de enemigos de la paz, y negociando la agenda del país con quienes lo han destruido?

C.P.   Giovanni, no comparto su opinión, creo que hacer un proceso de paz es algo muy complejo. Todos los que lo han intentado han dilapidado su popularidad, y han obrado con el interés real de encontrar una solución. El presidente Belisario Betancur dice que le hizo falta incluir a los militares desde el principio; el presidente Ernesto Samper, que le faltó darle mejor manejo a la relación con ellos; el presidente Andrés Pastrana, que debió haber empezado la agenda por otro lado, no por lo económico; y así, cada negociador explica qué cree que pudo haberlo llevado más lejos en la negociación, porque todos querían algo bueno para el país, como intuyo yo que lo quiere el presidente Santos. Es imposible que todo el mundo quede contento, y yo también quiero justicia, la máxima posible que permita que nuestra única alternativa para llegar a la paz no sea perpetrar la guerra por un número incierto de años.

LSalenLH.   ¿Cómo convertirnos en ´Constructores de Paz´ si el estado no cumple su papel y se lo traslada a las víctimas y victimarios? De una u otra forma, todos los colombianos, directa o indirectamente, hemos sido víctimas de esa violencia. ¿Cómo se puede construir paz si en Colombia solo vale la opinión de quienes están de acuerdo con este proceso de paz, y nadie, excepto usted y otros pocos, se ponen al lado de las víctimas?

C.P.   Me parece simplista decir que el Estado no cumple su papel, la ACR y la Unidad de Víctimas han hecho un gran trabajo, que por supuesto, ante la cantidad de víctimas, es insuficiente. Por eso creo que la sociedad civil se debe involucrar, aportar su conocimiento, talento y tiempo en apoyar tanto a las víctimas como a los ex victimarios, y a los potenciales victimarios. Tampoco creo que solo valga la opinión de quienes están de acuerdo con el proceso de paz, creo que la baja popularidad del mismo es, en parte, porque la opinión de quienes no están de acuerdo tiene gran resonancia.

LSalenLH.   Su libro fue editado por PLANETA y será lanzado oficialmente el 14 de Octubre, a las 6.30 p.m. en el Auditorio Félix Restrepo de la Universidad Javeriana, en un conversatorio con el periodista Darío Fernando Patiño, con todo respeto, ¿Por qué no hacer este lanzamiento con y en un sitio donde estén muchas víctimas del conflicto presentes, donde se recuerde la violencia de estos grupos, incluso en La Habana, donde están los mayores victimarios?

C.P.   Este libro no es un llamado a apoyar ni a no apoyar este u otros procesos de paz. Comprendo ambas posturas. Este libro es un llamado a todos los colombianos, especialmente a quienes no han sido víctimas directas del conflicto, a encontrar cómo pueden ser agentes de paz, independientemente de que estén de acuerdo o no con lo que esté pasando en La Habana. El Auditorio que me ofreció mi alma máter tiene capacidad para 420 personas, la entrada es libre. Hemos enviado más de dos mil invitaciones, incluidas a las personas que se oponen a este proceso, y víctimas que no han perdonado. No he ofrecido este libro a una sola institución de gobierno para que lo patrocine, no obstante que sería quizá la vía más fácil para vender cientos de miles de copias. He hecho este libro por convicción personal, si lo que planteo coincide con algunos de los planteamientos del gobierno, o incluso de las FARC, es porque así lo pienso yo, no porque quiera hacerles eco a otros. Por cierto, el prólogo empieza: “Para hacer la paz no es indispensable firmar un acuerdo de paz…”

LSalenLH.   Es claro que para escribir este libro se hizo registro en video de las entrevistas a víctimas, victimarios y ex protagonistas de fallidos proceso de paz. ¿Tendremos un documental, paralelo a este libro, para que de manera audiovisual el público se entere de cómo ha sido este ´PERDONAR LO IMPERDONABLE´?

C.P.   No. No tengo suficiente material para esto, ni el que tengo tiene la calidad como para ser usado en un trabajo como el que usted plantea. Tendría que empezar de cero, y no descarto esa posibilidad. Lo que sí tengo es una conferencia de 40 minutos sobre el tema de mi libro, para presentar en los auditorios que estén interesados en oírla.

LSalenLH.   Para terminar, ¿Ya está trabajando en su nuevo libro?, ¿Cuál será su tema?, ¿Podría ser ´PERDONAR LO IMPERDONABLE parte 2´?, ¿O mejor esperar a ver qué pasa con este proceso de paz, nada claro y cargado de incertidumbre?, ¿Sobre todo para el bienestar de esas víctimas, a las cuales usted siempre ha tenido en cuenta y ha defendido?

C.P.   Cuando empecé este libro planeaba sacarlo en octubre de 2014, pero por falta de tiempo no lo pude terminar para esa fecha. Yo trabajo en radio entre 8 am y 2 pm, y debo estar en TV de 7 a 8 pm. Por tanto solo tuve los fines de semana para hacer las 126 entrevistas por toda Colombia, con las que luego escribí el libro, también durante los fines de semana y unas vacaciones. Me retrasé un año a mi plan original. Ahora viene un trabajo que me hace mucha ilusión, que es divulgar el mensaje del libro por todas partes, eso puede tomar muchos fines de semana, meses y hasta años más. No hago esas cuentas en función del proceso de paz, porque, como le he dicho, este libro no es para apoyar ese proceso. Tengo unas cuantas ideas para otros libros, todas con el objetivo de ser coherente con mi definición de periodismo: un servicio social. Espero tener el tiempo para escribirlos, y para lograr que tengan un efecto positivo en la sociedad de este país que es el que me inspira.

Portada del libro ´PERDONAR LO IMPERDONABLE´ escrito por Claudia Palacios

Portada del libro ´PERDONAR LO IMPERDONABLE´ escrito por Claudia Palacios

Hubiéramos querido hablar por horas con esta mujer que irradia belleza exterior e interior y que en cada respuesta transmite madurez, seguridad, equidad y deseo de justicia, pero por razones de espacio no fue posible. A ella le deseamos mucha suerte, (que no la necesita), en la divulgación de su libro, y le agradecemos de corazón estas líneas para nuestros lectores. De verdad nos sentimos orgullosos y privilegiados de haberla tenido en nuestro blog. Para ella y para quienes nos leen y siguen Abrazo fuerte y bendiciones.

giovanniagudelomancera

periodista

Tarjeta Profesional #8356 Expedida por el Ministerio de Educación Nacional

giovanniagudelomancera

síganos en twitter @giovanniagudelo

lea más historias acá en La Sal en la Herida

www.plumaindependiente.com   www.gamacolombia.com

 

(Visited 10.189 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista, realizador y productor de televisión independiente. Luego de trabajar en varias emisoras, productoras y programadoras, canales regionales y nacionales, públicos y privados, RCN TV, Caracol TV, EL TIEMPO TELEVISIÓN, Citytv, Canal Capital y Colombiana de Televisión, entre otros, apoyo la adjudicación de más canales de tv. ¡Colombia necesita un tercer, cuarto, y quinto Canal, pero ya!

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

El primer día de tomar 15 mg de Acxion para adelgazar(...)

22 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. sandra691303

    Soy sobreviviente, y decidí, perdonar a los agresores, así que, se que tan difícil puede llegar a ser y se que no es imposible lograrlo, pero también se, que esta es una decision intima y personal. Me quedó un sin sabor en los dos eventos que padecí, (FARC, asesino dos miembros de mi familia, Paramilitares, me secuestraron), y que aun hoy día después de mas de una década, de sucedidos los atropellos y es, el silencio que guardaron, quienes me rodeaban, mi familia, mis amigos y la indiferencia del gobierno. Aclaro el sin sabor no es falta de perdón, a ellos, porque también los perdone, me refiero a las miles de opiniones que dividen el tema en polos tan lejanos como perdonar o no perdonar, causando mas ampollas en una sociedad que urge de sanar, porque matándonos no es el camino, condenándonos, no es el camino, y me preocupa, la postura de castigar o no, porque detrás, esta camuflada la venganza y no la justicia, esa es mi apreciación

  2. En teoría suena muy bonito su concepto sobre perdón, Pero en la practica suena imposible, si fuera otro e caso lo entendería, pero los actuales actores del conflicto reunidos en la Habana no hacen fácil el perdón ni la reconciliación, como cree Santos y su gobierno que el perdón o es automático o se puede decretar, nada mas alejado de la realidad, muchas de las victimas de esta violencia no han encontrado en el estado y menos en los criminales nada que induzca creer en un arrepentimiento por parte de ellos, en nada contribuyen personajes como el asesino Timochenko que se jacta de ser inocente, de no haber hecho nada malo, de no haber lastimado inocentes, de nada sirven campañas para presuntamente deses calar el conflicto si el vocabulario usado por los criminales y el gobierno atacan con palabras gruesas a quienes pedimos un mínimo de justicia y o claridad ante el país, Roy Barreras, Benedetti, el mismo Santos, Cristo, Montealegre, con sus desafortunadas frases solo han hecho polarizar cada vez mas al país, ni somos buitres Carroñeros, ni vampiros sedientos de sangre, ni vacas atravesadas, ni enemigos de la paz, tampoco somos los nuevos terroristas, ni merecemos ser fusilados, menos aun somos cuatro pobres gatos, respeten si quieren ser respetados, Eslogan baratos como con paz puedo mas, soy capaz, la paz por encima de todo, y mil tonterias mas solo lograran hacernos mas resistentes a una paz por decreto, a un perdón obligado hacia seres que nunca lo merecerán, perdonar sin justicia solo lograra hacer cada vez mas fuertes a los depredadores, el perdón no es miedo, no es regalado, no es decretado, no es aconsejado, no es inmerecido, gracias,

  3. libertadexpresion

    Pues por las razones que que habla, bien por Claudia y su libro!… pero por como se comporta y actua en la W… muestra un claro sesgo político… total se quiera o no, nuestro país está polarizado…. entre quienes quieren aceptar la paz a como de lugar (como un chantaje so pena más guerra) y por quienes queremos una paz, bien lograda, donde se de ejemplo a las futuras generaciones, de lo q es el equilibrio entre paz, justicia, reparación sin ceder ante el chantaje violento de los grupos al margen de la ley… eso sería una clase de violencia que se impondría sobre la mayoría de Colombianos de bien (no los de fusil)

  4. felipe.cruzlopez.79

    Ojala remedos de periodistas como la gurisati,vicky davila y otros que hay por ahi aprendieran de esta verdadera profesional de las comunicaciones,estas otras son serviles de personajes siniestros que han polarizado y corrompido la politica y la vida nacional y ademas se han opuestos cual mula terca a l proceso de paz.A claudias palacios le sobra credibilidad,seriedad y sobretodo profesionalismo.Aprendan iditas utiles.

  5. A Claudia Palacios le digo que en su trabajo diario trate con respeto a los opositores del proceso de paz (que no somos enemigos de la paz sino de la manera en que el traidor y tramposo Santos lo esta llevando a cabo)
    Si con tanta frecuencia se refiere a nosotros de manera despectiva e irrespetuosa, no se como seria su capacidad de perdon si hubiera sido victima de las farc

  6. frenteroincansable, esta “señora” como usted la llama es una verdadera periodista y analista, trabaja hace muchos años en EU y es muy respetada y respetable, inteligente, objetiva, seria, además de una mujer divina. Hay otras cosas diferentes a RCN y Caracol.

  7. En conclusión, cuando los violentos agresores le hacen un daño terrible a un ser querido, en realidad le hacen daño a todos aquellos que lo quieren, es decir, a toda su familia. Entonces, para lograr la paz total, se necesita que llegue la siguiente generación, la que ha sufrido menos el impacto de la violencia, la generación que ya no le importe tanto devolver las agresiones y que tampoco vea como enemigos a los hijos de los asesinos. En fin, una generación a salvo del odio y de la guerra, una generación de paz.

  8. Es un sueño casi inalcanzable el pretender que alguien que haya sido víctima de horribles agresiones, contra él o sus seres queridos, pueda perdonar real y auténticamente. Puede que consiga una tranquilidad aparente, pero el perdón verdadero es muy difícil de lograr, por nuestra condición de seres humanos, porque los sentimientos son muy fuertes y profundos y porque en el inconsciente siempre quedará el horror. Insisto en que es mucho mas fácil conseguir la traquilidad y el olvido, porque, de manera natural, siempre estamos dispuestos a olvidar, aunque poco a poco, aquello que nos ha causado los mas horribles traumas.

  9. eltigrenoescomolopintan2

    Las preguntas estan cargadas de odio, agresividad y pesimismo, no se claudia como se aguanto el tarado que la entrevistó, ella es una excelente periodista

  10. Imagine que usted es una víctima de una terrible agresión que alguien cometió en su contra o en contra de un ser querido para usted. Obviamente se llena de enojo, de rencor, exige “justicia” , llora, grita, reclama, sufre…. Si usted no perdona desde lo profundo de su corazón, todos los días y todos los momentos repetirá en su mente la película de la agresión y en consecuencia en cada instante volverá a sufrir los mismos devastadores momentos. ¿Qué sentido tiene esto? Yo sé que lo mejor es que no le dé más poder al pasado y que siga adelante con su vida. Mientras el odio y la sed de venganza permanezcan en los corazones no podremos mejorar ni como personas, ni como sociedad ni como nación. ¿Por qué razón darle tanto poder al enemigo? Creo que somos unas personas maravillosas, llenas de múltiples talentos, que podemos hacer cosas extraordinarias; no nos pongamos más obstáculos para lograrlo!

  11. patricia776304

    El periodista que hizo la entrevista a Claudia Palacio, no debe de comentar SI esta de acuerdo o NO con el tema de la entrevistada, creo que eso no interesa, solo esta presentado su trabajo en forma imparcial. Los lectores no necesitamos saber su personal comentario. Sus comentarios personales los publica cuando a usted se lo entrevisten. Ese comentario le quito profesionalismo a su entrevista.

  12. Me parece muy simple la entrevista y más las respuestas… No tiene ni idea de la historia económica – política de los últimos 60 años que ha vivido Colombia, ni los últimos 30 que empezaron con el auge del narcotráfico, pico de los grandes carteles y la fortaleza guerrillera de los años 70 y 80, ni siquiera contempla los últimos 15 años cuyas etapas finales corresponden a este penúltimo proceso de paz (que estamos viviendo), pues el ultimo será con las Bacrim (legado de paramilitares, guerrilleros y delincuencia común en uno solo). Solo se limita a mirar este ultimo proceso de paz en cuanto a Victimas y victimarios. En lo que si de pronto se acerca es en el numero de malosos, aunque creo son un 40% más, incluyendo fuerzas del estado.

  13. No creo que nadie pueda perdonar, en algunos casos, las violentas agresiones de las que ha sido víctima o de las que han sido víctimas sus familiares mas cercanos y queridos. Lo que se puede intentar es el olvido. El olvido es mucho mas fácil de lograr, con la ayuda de nuestra misma conciencia. Es una ley del inconsciente que tendemos a olvidar lo mas desagradable, horrible y traumático.

  14. Del dicho al hecho hay mucho trecho. Es fácil hablar y soñar con cosas improbables. Es muy fácil imaginar cosas cuando uno no ha estado en la situación violenta. Bla, Bla, Bla, Bla, ….

  15. frenteroincansable

    No tengo la menor idea quien es esta señora, tengo entendido que la No. 10 en Colombia se llama Cecilia Orozco!!! aunque no es de mi gusto,pero se tiene que ser honesto!!!!

  16. rafaelmayorga0511

    Ante todo reciba un saludo de un colombiano mas. La felicito por escribir, manifestar y plamar sus inquietudes respecto de las victimas y victimarios sin hacer parte del proceso de paz. Como ud., lo manifiesta es la forma de hacer la paz sin proceso de paz. Algun dia tendre la oportunidad de conocerla y manifestarle mi agradecimiento de forma personal por este valioso aporte.

  17. La persona que no perdona, vive resentida toda la vida…amargada, y eso llega hasta el punto de enfermar a la persona. Cuando alguien logra entender el perdón, y perdona, el mayor beneficiario es él mismo. El perdón aunque es para el victimario, es la víctima la que obtiene el mayor beneficio. No es fácil hacerlo, pero hay que hacerlo, no por el otro, sino por uno mismo

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar