Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
¡Salir a la calle en Bogotá produce terror! - foto tomada de Pulzo.com

¡Salir a la calle en Bogotá produce terror! – foto tomada de Pulzo.com

Este es el ‘viacrucis’ que sufrimos los bogotanos día a día en nuestra ciudad debido a la inseguridad que reina en las calles.

Nunca se olvide de ‘echarse’ la bendición cuando salga de su casa en Bogotá amigo lector, y lleve todos los escapularios que tenga, porque lo que le espera es un verdadero calvario, y si llega sano y salvo a su casa, es porque tiene mucha palanca con ‘el de arriba’.

Empecemos diciendo que si se sube en esos triciclos que operan como taxi corre el riesgo de volcarse con su compañero del lado por culpa del ‘Fitipaldi’ que va al mando del manubrio, pasando los policías acostados a 120 por hora, y cerrando los carros como conductor del SITP. Él no se romperá la cabeza al caer porque lleva un horrendo casco que lo protege, pero usted, recién bañado con champú y perfumado, tal vez no corra con esa misma suerte, y arruinará entonces su peinado y las gafas de sol recién compradas en el Parque Lourdes en Chapinero.

Si corona, y logra llegar a la estación de Transmilenio, tendrá que soportar una ‘cola’ sin fin para comprar su pasaje, a no ser que tenga cargada la tarjeta, si no, a esperar que el único taquillero lo atienda, porque los otros dos están comentando la ‘narcomorbonovela’ de la noche anterior, que emite cualquiera de esos dos ‘canales privados nacionales’ y que solo embrutecen la audiencia.

Después de soportar, 45 minutos o más, empujones, ‘chalequeos’, pisotones, insultos, manoseos y otros, finalmente podrá subirse al articulado, (no siempre al que usted necesita porque lo embarcan a la fuerza en otro), ¡y ahí si fue Troya! De seguro quedará pegado a la puerta con su cara ‘espichada’ contra el vidrio, sin siquiera poder mover un dedo. Tendrá que aguantar más empujones, más ‘chalequeos’, más pisotones, más insultos, más manoseos y otras más agresiones físicas y verbales, ‘músicos’, todos de ‘género rap’, desafinados y con estridentes amplificadores, cualquier cantidad de mendigos, o lo que es peor, horrorosos personajes con armas corto punzantes que lo intimidan para que entregue sus pertenencias, (eso si logra sacarlas del bolsillo, aunque no se preocupe, ellos lo harán por usted), ante la mirada atónita de los demás pasajeros que se hacen los de la vista gorda o los de los oídos sordos, todos chateando con su celular inteligente.

Si tiene que hacer transbordo, y pasar por ejemplo el eterno túnel del Ricaurte, encontrará más vendedores ambulantes que en una feria de pueblo, algunos honestos, otros ‘campaneros’ de los ladrones, quienes en segundos lo despojarán de su ‘smartphone’ de manera inteligente.

Quienes usan el bus urbano tradicional pasarán el mismo suplicio, solo que no abordarán en las estaciones de Transmilenio, sino en los paraderos improvisados a mitad de la calle, tendrán que subirse por la puerta de atrás y viajar colgando de la puerta como bananos. Si logran entrar al destartalado bus entonces también les aplica el párrafo donde decimos que “tendrán que soportar más empujones, más ‘chalequeos’, más pisotones…”.

Para los que se desplazan en el SITP les calza lo mismo que los del bus urbano tradicional, lo único diferente es que no subirán por la puerta de atrás, ni colgarán como bananos, pero siguiendo con la temática de las frutas, quedarán ‘espichados’ como uvas pasas.

SI por fin usted logra bajar del articulado, del SITP, o del destartalado bus urbano, sano y salvo, a punto y a tiempo, entonces ¡ahora si comienza el peligro!, porque debe trasladarse por las calles hasta llegar a su destino, exponiendo su integridad física, arriesgándose a que lo atraque una pandilla de jóvenes drogados, un indigente, un desadaptado hincha de fútbol, o tal vez una pareja muy bien vestida y de acento raro, que mientras le pregunta una dirección, le ‘echa’ escopolamina, lo sube a un carro, y luego de saquearle todas sus tarjetas, y de quitarle sus joyas y su efectivo, entonces lo arrojará a uno de los potreros o humedales de la sabana de Bogotá. (Bueno, humedales casi ya no quedan porque este alcalde quiere hacer edificios en ellos).

Si llega con suerte a su trabajo, estudio o cualquier destino, el peligro ha pasado por unas horas, mientras sale a almorzar, porque le pueden robar su celular mientras que ‘whatsapea’ por la calle, con el palillo entre los dientes, o le pueden sacar su billetera del bolsillo de atrás, mientras se arregla el nudo de la corbata, comiéndose el helado de postre, caminando con sus amigos oficinistas, quienes se toman toda la acera, con paso tortuga, obstruyendo el paso a los demás transeúntes.

Si aún no le ha pasado nada a esta altura del día entonces lo que le espera de regreso a casa ¡es mucho peor!, mucha más congestión en las estaciones de Transmilenio o SITP, o en los paraderos improvisados a mitad de calle para los destartalados buses urbanos tradicionales, muchos más empujones, muchos más ‘chalequeos’, muchos más pisotones, muchos más insultos, muchos más manoseos y otras muchas más agresiones físicas y verbales. Además, muchos más músicos, todos de género rap, con estridentes amplificadores, y cualquier cantidad de mendigos o personajes con armas cortopunzantes que lo intimidan para que entregue sus pertenencias. (Recuerde, ellos las sacaran de su bolsillo por usted).

Si logra bajarse del articulado sano y salvo, a punto y a tiempo, le espera de nuevo el ‘Rally Dakar’ en el ‘triciclotaxi’; si este no da tres vueltas campana, pasando los policías acostados a mil por hora, entonces puede decir que coronó, aunque de pronto entrando a su edificio, o a su casa, pueda ‘abrazarlo’, una pareja muy bien vestida, como si usted fuera un amigo de toda la vida, que lo está esperando, simulando un feliz encuentro, entra con usted a su edificio o casa, y hace un trasteo de sus cosas, sin que el guarda de turno se dé cuenta porque está viendo por enésima vez la repetición del cinco a cero que Colombia le empacó a Argentina el 5 de septiembre de 1993.

Los que tienen carro y están leyendo este artículo dirán que nos olvidamos de ellos, ¡pues claro que no! Lo primero que tendrán que sufrir es sortear la mano de huecos al salir de su residencia, ser cerrados por el del ‘tricitaxi’, y enfrentarse al peor trancón jamás imaginado, o tener que hacer, como es el caso de los habitantes de Marsella Antigua, un viaje hasta la Avenida Boyacá, viviendo cerca de la avenida 68, para poder salir del barrio, y luego regresarse por el eterno trancón de las Américas, odisea que dura unos treinta minutos, sencillamente porque ese sector quedó clausurado por el Transmilenio, y el retorno es para los articulados. Como allí no habita un concejal, congresista o senador de peso entonces no hay forma que ´desembotellen´ ese vecindario.

En los trancones los indigentes intentarán robarles su celular por el pequeño espacio que dejan al bajar el vidrio, (como hicieron con nuestro hermano Franklyn, en la carrera 15 con calle 76, con un cuchillo hechizo, intentando rayar su cara porque se negó a entregar su Smartphone, a la vista de todo el mundo). Los señores ‘limpiavidrios’ les ensuciarán su vidrio panorámico, aunque ustedes les digan que no, y si se les ponen bravos se llevarán tamaña insultada. Igual tendrán que pagarles para que ahora si se lo limpien, y que decir de la cantidad de vendedores ambulantes que los incomodarán en cada semáforo y les harán comprar obligados.

No se salvarán de las cerradas agresivas de los conductores de los SITP, o de los policías de tránsito, quienes en lugar de dar vía en los ´choques de latas´ generarán más trancón.

Si llegan sanos y salvos a su lugar de destino entonces les aplica el párrafo donde decimos que “el peligro ha pasado mientras salen a almorzar porque les pueden robar su celular mientras que ‘whatsapean’ con el palillo entre los dientes…”.

Camino a su residencia les pasará lo mismo que en la mañana, esta vez con mucho más trancón, muchos más señores ‘limpiavidrios’, muchos más vendedores ambulantes en los semáforos, muchos más huecos y muchos más policías de tránsito causando trancón, con el agravante de no poder escuchar ‘La Luciérnaga’, porque la que está al aire es solo un mal remedo de la original, todos sabemos que ‘sin el Doctor Peláez apague y vámonos’ (El nuevo conductor de ese legendario programa, tal y como lo advertimos, ni fu ni fa).

Al llegar a su casa o edificio les pueden robar su vehículo, justo en la puerta de su parqueadero, les pueden disparar, para usar una frase de cajón, “sin mediar palabra” y los pueden tirar agonizantes al piso, para llevarse su camioneta.

No sobra decir que ni modo de andar en bicicleta, o mandar a su hijo al colegio en ella, porque podrán serán atracados y apuñaleados.

Ahora bien, si algún escolta de algún personaje sale en su defensa cuando lo están robando, pues ese ángel guardián será judicializado y de seguro encarcelado.

No importa el barrio, no importa el sector, no importa la hora, no importa el estrato, Bogotá es una ciudad invivible, con un alcalde que combate la inseguridad con medidas tibias, buscando ‘la calentura en las sábanas’ y utilizando el ‘Esmad’ para todo, como si ese escuadrón fuera la solución a su falta de gobierno y autoridad.

A los taxistas los atracan y los matan, a los conductores de Uber también. Nadie se salva de esta jungla de cemento tomada por los delincuentes.

La solución, sin lugar a dudas, militarizar la ciudad, milímetro a milímetro.

¿Para qué los soldados en los batallones si supuestamente estamos ‘en Paz’ presidente Santos?

Por falta de espacio y de tiempo no podemos describir lo que sufren otros ciudadanos en diferentes horas, sitios, trayectos, desplazamientos, actividades, pero es claro que ¡Salir a la calle en Bogotá produce terror!


Amigos lectores, no se olviden de nuestras obras sociales, ayudemos a estas familias para que tengan una mejor vida.

Perdieron sus piernas en campo minado y el gobierno los ‘reparó’ con doscientos mil pesos

http://blogs.eltiempo.com/la-sal-en-la-herida/2017/06/05/perdieron-sus-piernas-en-campo-minado-y-el-gobierno-los-reparo-con-doscientos-mil-pesos/

A mano armada le robaron su silla de ruedas de motor y el triciclo de su microempresa. Ayuda urgente

http://blogs.eltiempo.com/la-sal-en-la-herida/2017/03/07/a-mano-armada-le-robaron-su-silla-de-ruedas-de-motor-y-el-triciclo-de-su-microempresa-ayuda-urgente/

Ayuda económica urgente para Julianita y sus quimioterapias contra el cáncer

http://blogs.eltiempo.com/la-sal-en-la-herida/2017/01/09/ayuda-economica-urgente-para-julianita-y-sus-quimioterapias-contra-el-cancer/

Óscar se aferra a la vida con el amor de su novia y su mamá. ¡Ayudémoslo!

http://blogs.eltiempo.com/la-sal-en-la-herida/2017/01/23/oscar-se-aferra-a-la-vida-con-el-amor-de-su-novia-y-su-mama-ayudemoslo/

Misión cumplida ¡Josmer ya tiene su silla de ruedas de motor! pero ahí no para la ayuda

http://blogs.eltiempo.com/la-sal-en-la-herida/2016/12/29/mision-cumplida-josmer-ya-tiene-su-silla-de-ruedas-de-motor-pero-ahi-no-para-la-ayuda/

Estas son nuestras obras sociales que requieren de su apoyo urgente

http://blogs.eltiempo.com/la-sal-en-la-herida/2017/01/20/estas-son-nuestras-obras-sociales-que-requieren-de-su-apoyo-urgente/

Ayuda al Prójimo

http://angel-anonimo2.webnode.es/


giovanniagudelomancera

periodista

Tarjeta Profesional #8356 Expedida por el Ministerio de Educación Nacional

giovanniagudelomancera

síganos en twitter @giovanniagudelo

lea más historias acá en La Sal en la Herida

www.giovanniagudelomancera.com

www.plumaindependiente.com   www.gamacolombia.com

www.gamastereo.com

 

 

(Visited 314 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista, realizador y productor de televisión independiente. Luego de trabajar en varias emisoras, productoras y programadoras, canales regionales y nacionales, públicos y privados, RCN TV, Caracol TV, EL TIEMPO TELEVISIÓN, Citytv, Canal Capital y Colombiana de Televisión, entre otros, apoyo la adjudicación de más canales de tv. ¡Colombia necesita un tercer, cuarto, y quinto Canal, pero ya!

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

1. Habían en lugar de había. Resulta que el verbo “haber” puede(...)

2

Hay amores que parecen eternos, esos amores que no quisieras que terminaran(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una verdad(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar