Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Ayer cumplió Pacheco 5 años de muerto, por eso quiero recordar este homenaje que le hice el día de su triste fallecimiento.

Foto: Archivo EL TIEMPO (2005) - ENTREVISTA CON PACHECO CON MOTIVO DE LOS 15 AÑOS DE 'ENTREVISTAS CON PACHECO'

Foto: Archivo EL TIEMPO (2005) – ENTREVISTA CON PACHECO CON MOTIVO DE LOS 15 AÑOS DE SU PROGRAMA ‘ENTREVISTAS CON PACHECO’.


Era 11 febrero del 2014 en la noche, cuando interrumpieron Hora 20, con la voz de Álvaro Gómez Zafra y la frase “Cuando la noticia se produce Caracol se la comunica”, sentí un frío en el pecho y un triste presentimiento. “Acaba de fallecer en la Clínica del Country de Bogotá Fernando González Pacheco”, dijo consternada la periodista y directora del programa, Diana Calderón.

El comunicado de la clínica fue el siguiente: “La Clínica del Country lamenta informar que el señor Fernando González Pacheco falleció hoy 11 de febrero de 2014, a las 19:50, luego de haber sido tratado en nuestra institución a causa de una enfermedad crónica que lo venía aquejando desde hacía mucho tiempo. La Clínica del Country siente la pérdida de esta figura entrañable para los colombianos y expresa sus condolencias a sus familiares y amigos”.

De inmediato mi alma se llenó de nostalgia y me transporté al día en que lo conocí personalmente, y digo personalmente, porque al igual que todos los colombianos, sentía que lo conocía desde antes. ¡No recuerdo un solo día de mi vida sin Pacheco!

Cuando llegó al estudio a grabar Charlas con Pacheco, yo era sonidista y me le acerqué, como se dice en el argot de la televisión a ‘alambrarlo’ (ponerle el micrófono). Me saludó con una familiaridad y una amabilidad propia de alguien a quien conoces desde hace mucho tiempo. En el trabajo era muy serio y exigente, no permitía un solo error, y si él lo cometía, cosa que casi nunca sucedía, se disculpaba con el personal técnico, avergonzado y preocupado. Para él, quienes trabajábamos en la parte técnica éramos sus verdaderos amigos, nos admiraba y nos hacía respetar.

La directora asistente le entregaba la investigación sobre el personaje a entrevistar y lo que podría ser un cuestionario sugerido. Mientras lo maquillaban, él repasaba las líneas, pero ¡Oh sorpresa!, al escuchar la voz del coordinador “grabando 5, 4, 3, 2″, lo único que salía parecido al libreto era el saludo, lo demás le fluía con una facilidad y conocimiento propio de los genios. A todos los invitados los presentaba con la misma generosidad, admiración y satisfacción, todos eran sus amigos del alma y los hacía sentir en su casa. Después, las Charlas con Pacheco transcurrían tan entretenidas, tan agradables y tan divertidas, o tan enternecedoras, tan emocionantes, tan sentimentales, todo de acuerdo al personaje invitado. Jamás una pregunta irrespetuosa, salida de tono o desagradable.

Una vez, entrevistando a José Feliciano, el cantante le preguntó a Pachequito, “¿Pachequito tú fumas?”, él contestó: “No”, y Feliciano le contra preguntó, “¿Ni cigarrillo?”, Pachequito se sonrió y cambió el tema ¡Cuánto tienen que aprender de él los periodistas de hoy que piensan equivocadamente que entre más pongan contra la pared al personaje, de forma acusadora e inclemente, mejores periodistas son!

En edición no había que quitarle ni una coma ni un punto a la entrevista, todo salía perfecto, solamente se insertaban algunas imágenes de acuerdo a las respuestas del invitado, los cabezotes, cortinillas a comerciales, la música y los créditos. A Pachequito le interesaba que desde el asistente más humilde hasta el director de la programadora tuviera su reconocimiento en el generador de caracteres. Lo exigió en R.T.I. y luego en Coestrellas, la empresa de televisión que él fundó con el ‘Gordo’ Benjumea, el maestro Bernardo Romero Pereiro y otras celebridades más, aunque si él leyera este artículo me regañaría porque nunca se consideró ‘una celebridad’.

En el Programa del Millón o en Quiere Cacao y muchos más, la disciplina era su mayor exigencia, no permitía que nadie se comportara de manera no profesional. Él daba el ejemplo y todos lo seguíamos. Eso no quiere decir que no era divertido trabajar con él, lo era y mucho, pero todo en medio del respeto. Eso sí, ¡nunca llegó tarde a ninguna grabación! Era como Héctor Lavoe, El Rey de la Puntualidad. Nos decía que “él no llegaba tarde, que nosotros llegábamos muy temprano”.

La vida me permitió compartir con él en sus programas como sonidista, editor, director de cámaras, productor y realizador, y también disfrutar de sus fiestas, con el ‘gordo’ Benjumea, Jimmy Salcedo, Carlos Vives, Bruno Díaz, el ‘Culebro’ Casanova, Franky Linero y tantos personajes más, donde ‘rumbeábamos’ de corrido. Él siempre generoso, amplio, alegre y chistoso intentaba, infructuosamente, cantar bien “Yo tengo ya la casita que tanto te prometí”…

Pude montar en sus carros y motos exóticas, (era coleccionista y siempre tenía el último Mercedes y la última Harley-Davidson), y también acompañarlo, al comienzo, en sus días de soledad cuando quedó ‘íngrimo’ con su primo Guillermo ‘la chiva Cortés’ y con su secretaria de toda la vida, (la cual le guardó, sin que él lo supiera en una cuenta en el extranjero, un ahorro para su vejez previendo lo que iba a pasar, que su dinero iba a escasear y que su mujer lo iba a abandonar).

Le gustaba el juego, a mí no, pero lo acompañé muchas veces a ‘echar la suerte’ a la Taberna San Diego de la 26, donde casi nunca ganaba, pero nos divertíamos con ‘La Generala’. (Ojo no piense mal amigo lector, así se llamaba el juego de origen argentino). Murió olvidado por sus colegas y televidentes y abandonado por su mujer. Solo se acordaban de él cuando era internado porque su salud empeoraba, condición que superaba rápidamente con la fuerza y entereza del torero, paracaidista, piloto, trapecista y otras ‘profesiones peligro’ que vivían dentro de él. También se mejoraba por el ímpetu de su alma de niño y payaso, con la que siempre vivió y de lo que nunca se avergonzó. ¡Jamás dejó de ser un niño! Por eso siempre fue auténtico, transparente y verdadero.

También compartí con él la misma pasión por Santa Fe y esas tardes de estadio en las que con Jorge Alfredo Vargas nos comíamos hasta las uñas de los pies, y luego, después del partido, celebrábamos con un ‘amarillo’ en su casa. ‘Santafecito lindo’ campeón de la Liga y de la Súper Liga 2014, ganó, como haciéndole un homenaje a Pachequito, su hincha número uno, pero no pudimos celebrar con él, como lo hacíamos en antaño.

Pude hacerle un homenaje en vida, cuando yo realizaba un programa para uno de esos canales privados nacionales que ya no se preocupan por ese tipo de contenidos. En ese especial contamos su ‘vida, obra y milagros’, cuando ya se acercaba a su voluntario retiro. Incluso, alcancé a producir sus últimas entrevistas, para otro canal privado nacional, donde ya se le olvidaban muchas cosas y lucía reiterativo, en algún caso distraído, y hasta desubicado. Ahí si me tocaba meterle mucha edición. De eso él se dio cuenta y por eso decidió retirarse. Nunca dejó de enseñar y nunca lució como una estrella, vedette o luminaria. Ojalá tantos presentadores y periodistas de ahora, sobre todo los jóvenes, aprendieran de su humildad y su sencillez.

Una de las anécdotas que más recuerdo con él fue cuando yo editaba el programa que realizaba su esposa ‘Ver para aprender’. Pachequito nunca veía sus propios programas, ni los grababa, pero del programa de Liliana su mujer, él siempre estaba muy pendiente, sin que ella lo supiera, y me llamaba a cualquier hora para preguntarme cómo iba todo, a recomendarme que todo saliera perfecto y nunca se lo perdía al aire. Si no podía verlo por sus múltiples ocupaciones, yo se lo grababa en ‘betamax’ y luego él pasaba por la cinta, me llevaba a mi casa en su Mercedes, luego de aplicarnos, como diría Julito o el doctor Casas, ‘unos lamparazos’ y después se iba para su casa a poner el ‘cassette’.

Nunca me tomé una foto con él porque pensaba que si lo hacía dejaría de verlo después, sentía que sería como una despedida, por siempre aplacé ese momento. Además, a él poco le gustaban las fotos ni ‘mojar periódico’ pero por su fama era inevitable. A propósito de eso, él decía ¨famoso el Papa, yo soy popular¨. Cuando murieron su primo Guillermo ‘La chiva’ Cortés, y su mejor amiga, ‘la primera dama de la televisión’, Doña Gloria Valencia de Castaño, Pachequito entró en una depresión profunda y se enclaustró definitivamente. Ya era muy difícil visitarlo. La última vez que lo vi fue cuando, en vivo y en directo, con la talentosa María Cecilia Botero, le llevamos mariachis a su apartamento el día de su cumpleaños, hace unos siete años. Muchos intentarán imitarlo, o se creerán su reemplazo, pero qué equivocados están. ¡Como él no ha habido ni habrá nadie!

Desde el programa Animalandia, con sus secciones, ‘Si lo tiene tráigalo’ y ‘Alcance la estrella’; las comedias musicales; sus shows de boleros que compartimos en Cali en ‘El Zagüan del Viejo Conde’; sus épocas de actor, como en Música Maestro; hasta sus días de soledad y olvido, todo eso estará por siempre en mi corazón arrugado por la tristeza. Esas ‘Charlas con Pacheco’ ya no las tendré más.

Nunca ofendió a nadie, nunca le escuché hablar mal de nadie, y nunca se portó mal con nadie. Aunque digan que ‘todo muerto fue buena persona’, ¡Él sí fue en realidad una buena persona! De eso doy fe y testimonio.¡Siempre fue un niño grande y se sintió orgulloso de eso!

Gracias don Alberto Peñaranda, dueño de la programadora Punch, por haber bajado del barco a ese marinero español, pero más colombiano que todos, de apellido Pacheco y haberlo metido a la televisión. Ya no habrá más, por lo menos contigo Pachequito, Agencia de artistas, Animalandia, Sabariedades, Compre la orquesta, Cabeza y cola, Los tres a las seis, Quiere Cacao, Súper bien, El Programa del Millón, Pacheco el gordo y…, Pacheco insólito, Pacheco pide la pista, Uno más uno, tres, Cita con Pacheco, Charlas con Pacheco, Día a Día, Exitosos, Frivo y Siga la pista. Por más que te imiten nunca nadie te dará la talla.

Dejé de frecuentar a Pachequito, sin olvidarlo o averiguar por su salud, como me pasó con mis amigos Jimmy Salcedo, Otto Greiffenstein, Jaime Ortiz Alvear, Carlos Mayolo y Jairo Varela, quiénes para usar una frase de cajón, “se me adelantaron en el camino”.

“Pacheco dame la O”…  la O de ¡qué Orgulloso me siento! por haberte conocido, en frente y detrás de las cámaras, y haber podido trabajar contigo.

“Tú tienes ya la casita”, en el cielo, al lado del ¡mejor arquitecto del mundo!

Hoy ya estás feliz y acompañado en ‘Charlas con Dios’ ¡Qué envidia!


No se olviden amigos lectores de nuestras obras sociales, necesitamos su ayuda urgente.

Diego Tello padece Leucemia Linfoblástica Aguda. ¡Necesita ayuda urgente!

 

Giovanni Agudelo Mancera

Periodista

Tarjeta Profesional #8356 Expedida por el Ministerio de Educación Nacional

giovanniagudelomancera

Síganos en twitter @giovanniagudelo

Lea más historias acá en La Sal en la Herida

www.plumaindependiente.com

www.gamacolombia.com

www.gamastereo.com

(Visited 1.574 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista, realizador y productor de televisión independiente. Luego de trabajar en varias emisoras, productoras y programadoras, canales regionales y nacionales, públicos y privados, RCN TV, Caracol TV, EL TIEMPO TELEVISIÓN, Citytv, Canal Capital y Colombiana de Televisión, entre otros, apoyo la adjudicación de más canales de tv. ¡Colombia necesita un tercer, cuarto, y quinto Canal, pero ya!

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

2

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas(...)

3

(La siguiente columna -breve sinopsis del caso Luis Andrés Colmenares- fue(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar