Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Han sido semanas dolorosas para los colombianos, muchos sienten que las malas noticias se han convertido en el pan de cada día. La muerte de los jugadores del Chapecoense nos tomó por sorpresa, sus historias nos desgarraron el corazón. En medio de la tragedia nos unimos en un homenaje que estremeció al mundo a tal nivel que #GraciasColombia fue tendencia global.

Leímos con rabia y lágrimas sobre el lamentable caso de Yuliana Samboní. Hemos sentido indignación al conocer cada uno de los detalles tras tan macabro suceso. Salimos a las calles a exigir justicia. Lloramos juntos el sufrimiento de sus familias y nuevamente nos unimos.

En medio del sufrimiento se vio el lado más humano del pueblo colombiano y personalmente creo que se despertó del largo sueño del solo existo ‘yo, yo y yo’ a más de uno.

Mientras particularmente oigo una canción que se titula ‘Malas Noticias’, hay un par de preguntas que no se me salen de la cabeza y que hago extendidas a usted lector, a ver si me puede echar una manito con la respuesta:

¿Por qué esperar a que hechos de este nivel sucedan para juntarnos en torno a una causa? ¿Por qué debe ocurrir un accidente para que logremos tolerarnos como verdaderos hinchas en un estadio?

He sufrido viendo los noticieros y periódicos e informando de estos hechos en mi rol de periodista, pero sentir dolor no es suficiente. Que el decir “todos somos Chapecoense” o el ponernos una camiseta de un equipo diferente al nuestro para un homenaje no sea la excepción de un día para luego salir a seguirnos matando en los estadios.

Un homenaje con altura también es aprender de tolerancia y disfrutar del fútbol en paz.

¿Acaso no sería más efectivo unirnos para ser veedores de la justicia con criterio y trabajar para defender a las Yulianas que han sido olvidadas en el día a día, en vez de despertar el instinto de venganza (que está claro, jamás nos llevará a ningún lado)?

Si vamos a encender velas y a repetir en nuestros perfiles que “Todos somos Yuliana o Dora Lilia”, lo mínimo de coherencia que deberíamos tener es el hacer que nuestras peticiones de respeto por la niñez y las mujeres no se conviertan en algo que exigimos cuando ya no hay nada por hacer. Demostremos que queremos que las cosas cambien en nuestra cotidianidad, en el trato que nos damos con nuestra familia, con el vecino, en el transporte público o en una acera.

Sí, debemos exigir justicia cuando sin duda brilla su ausencia, pero tal vez llegó el tiempo de dejar de ser el país que se une solo en las tragedias y convertirnos en la población que se junta alrededor de temas importantes como el prevenir que más niñas terminen haciendo parte del índice de desplazados, víctimas de violación o asesinato.

Sé que he escrito la palabra unión un montón de veces en este texto y créame que es a conciencia, porque cada vez me convenzo más de que en esa palabra está la clave. Hemos comprobado que si los habitantes de un país se pelean entre sí, el país acaba por destruirse: ¿Por qué no intentar cambiar la estrategia y movilizarnos antes de que tengamos que llorar a una víctima más?

 

PDT: He escuchado a muchos quejarse de Colombia, trayendo desesperanza cuando lo que más necesitamos es recordar que aún podemos alcanzar la paz tan anhelada. No se trata de irse del país, se trata de construir en él. Muchas cosas cambiarían si en vez de quejarnos, bendecimos la tierra que nos vio nacer.

***Una buena forma de empezar podría ser sacar cinco minutos de esta semana para dar gracias por ser colombiano, le dejo la tarea.

 

(Visited 728 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista de la Universidad Javeriana de profesión y en eterna formación. Aprendiendo del mundo digital y descubriendo poco a poco el terrenal. Vivo para Dios, amo ser mujer y creo que los jóvenes tienen el poder de cambiar el mundo entero: si se lo proponen.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

2

En el primer paso de la predicción, el campeón debería salir de los cuatro(...)

3

La luz de servicio del motor es un testigo que alerta cuando(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. udnosabequiensoyyo

    Según la lógica de Santos, la justicia no es importante. Con tal de que las deje en paz, Rafael Uribe Noguera debe firmar un acuerdo donde se compromete a no seguir violando, asesinando niñas indefensas. Y para motivarlo debe dársele una curul en el congreso. Para que jueces, cárceles?

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar