Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
foto_12.jpg
Por estos días logré reunir casi todos los papeles que la oficina de inmigración me exigía para otorgarme la visa de dos años que había solicitado. 
Lo más complicado del asunto era reunir los 30.000 dolaretes en la cuenta; y como el asunto era urgente no había tiempo de organizar ni una teletón con el ánimo de reunir algunos pesitos.
Debo agradecer los gestos de solidaridad, mensajes, consejos que llegaron por correo desde varios países. Luego de meditar el asunto tranquilamente decidí que la mejor opción era ir y decir «Pues esto es lo que hay». 
En resumidas cuentas, contar mi historia, mostrar lo que había reunido y esperar respuestas positivas.
Durante el proceso de reunir los documentos conseguí algunos ahorros aquí, otros desde Bogotá; llame a pepito y a sutanito para buscar soporte; saque fotocopias de cheques pagos en mi trabajo, fotocopias; escanear las cartas del banco; comprobante de pago del seguro médico, entre otros documentos.
En total, sin haber almorzado ese día, había reunido 12.679 dólares de los 30.000 que me pedían. Aquí la preocupación comenzaba a sentirse más, pero algo me decía que todo iba a salir bien. Por último decidí escribirle una carta al agente de inmigración encargado de mi caso. En resumen, le decía que siendo honesto no había logrado reunir todo el dinero que se me exigía. Sin embargo, le enviaba documentos que demostraban claramente que podría sostenerme por dos años en Australia, mientras adelantaba mis estudios; que tenía un trabajo estable del cual pagaba mis impuestos respectivamente. 
Que no me sentía satisfecho con el nivel de inglés que había adquirido y deseaba poder estar más tiempo con el objetivo de mejorarlo, hacer un master y luego sí regresar a mi país. Y en caso de que el resultado fuera negativo, simplemente le agradecía a Australia el haberme permitido venir; que me diera un par de días para ir por los souvenirs respectivos, y que si necesitaba algo para llevar a Colombia, estaba a la orden.
El día lunes tenía todos los papeles listos. Escribí la carta, adjunte los documentos, revisé unas nueve veces el contenido de la carta, y simplemente presioné el botón «enviar». El correo se había ido y ya la pelota estaba en el bando de ellos. Obviamente no faltaron algunas súplicas a los santos de los extranjeros.
Santa Eliza: Que me salga la visa.
San Vicente: Que el oficial de inmigración sea buena gente
San Benito: Que todo vaya bonito.
San Aldemar: Que me pueda quedar.
San Guchito: Consígueme otro trabajito.
San Salvador: Que la selección Colombia le gane a Ecuador.
Las cartas estaban sobre la mesa y ahora sólo era cuestión de esperar. La incertidumbre reinaba, aunque siendo honesto estaba preparado para cualquiera de las dos respuestas. 
Uno de los martes australianos en la tarde asistí a una reunión informativa sobre temas de inmigración. Una representante del Gobierno Australiano daría una conferencia -al gratín- para las personas interesadas en acceder a este proceso. 
En el auditorio había alrededor de 40 personas, la mayoría de ellos colombianos, y todos escuchando sigilosamente lo que la funcionaria escribía.
En resumidas cuentas la señora contaba algunos datos sobre las nuevas regulaciones para las personas que quieran seguir un proceso de residencia en este país. Llévabamos unos 43 minutos de charla cuando me dio por revisar mi correo electrónico desde el celular. El reloj marcaba las 3:14 p.m. 
Entré al correo y ….. Ay Dios!!! (1) mensaje nuevo.
Era de la oficina de inmigración. Pucha!!! Qué susto. Por unos segundos me quedé mudo. ¿Será que lo abro o espero a terminar la reunión?. Estaba impaciente, ansioso; me sudaban las manos. 
Aquí me dije: Lo que fue, fue. Abrí el correo. Aunque la pantalla de mi celular es pequeña, buscaba afanosamente entre las palabras del correo alguna que me dieran indicios positivos: Visa aprobada, aceptada, bienvenido, etc…
La ansiedad me carcomía poco a poco. Hasta que leí una frasecita que me hizo descansar luego de algo más de dos meses de incertidumbre:
«I am pleased to advise that you have been granted a student visa»
YYYYEEEEAHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH!!!!!!!!!!!!!
ZAMBOMBA!!!!!
RECORCHOLIS!!!!!
UY ZURUNDUNDUI!!!!!!!!!
Tenía la visa. Me la otorgaron hasta agosto de 2011.
Salí del recinto y llamé a un par de amigos cercanos para contarles. Un vez más con otras puertas abiertas, las perspectivas cambian un poco.
Debo agregar que en este instante en que escribo esto, aún estoy ansioso. Es una gran noticia para mí, para las personas que me apoyaron e incluso para algunos enemigos que me estoy ganando ya.
Sin embargo – y que no suene a frases que algunas mujeres me dijeron -: Necesito tiempo. Tiempo para asimilar esto, para seguir aprendiendo y para decidir en dónde definitivamente quiero estar.
A la conquista!!!
(Visited 109 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Algunas encuestan dicen que somos el país más feliz, con dos océanos y las mujeres más lindas. Llenos de recursos naturales. Miles de especies en flora y fauna. La gente más linda, amable, trabajadora y frentera. Tenemos todo el potencial para ser un país avanzado. Para estar más cerca de ser una sociedad incluyente, igualitaria, desarrollada y sobre todo en paz. Entonces ¿por qué estamos tan lejos de serlo? En este blog encontrará parte de la respuesta. No apto para chovinistas, personas con enfermedades cardiacas o quienes todavía viven en una burbuja azul. Si lo lee y desea insultarme, hágalo con buena ortografía, por favor. Estoy en Twitter @donluiseduardo Y en Facebook facebook.com/donluiseduardoquintero

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Circula por las redes sociales un video muy divertido de Héctor(...)

2

Soy costeño. Hablo fuerte, digo malas palabras, carezco de diplomacia y(...)

3

Natalia Malaver Rojas, docente de la Escuela de Derecho y Gobierno del Politécnico(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar