Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image Publicado en: La Voz del Hincha Será Escuchada

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Esto es con una alcaldía y una policía que saquen a los violentos y protejan a los ciudadanos que van a ver un partido en paz y no al revés. No al estúpido revés.

 

El jueves 31 de Marzo se jugó en Bogotá, en el estadio Nemesio Camacho “El Campín”, uno de los encuentros más mediáticos del fútbol colombiano. Dos equipos que comparten una rivalidad deportiva de tiempos de antaño y que siempre que disputan este llamado “clásico”, invitan a muchos hinchas colombianos a no perderse un partido que es emocionante en la cancha e impactante fuera de ella.

Este último clásico que traía a un Atlético Nacional invicto y a un Millonarios en rápida evolución, tuvo su protagonismo en las tribunas debido a denuncias sobre segregación, violencia y omisión de las autoridades. Sin más introducción, queremos que sean aquellos quienes vivieron estos difíciles momentos, quienes nos describan lo traumático que puede ser prohibir la entrada de hinchadas visitantes a los partidos del fútbol profesional colombiano.

Queremos resaltar la crónica de Boris Del Campo M. que podrán leer más adelante, así como también la denuncia realizada por el exfutbolista Lucas Jaramillo en su perfil de Facebook.

 

Hincha por un día: Oda a la estupidez y a la violencia en el fútbol por Boris del Campo M.

Se para delante de mí un muchacho que no llegaba a los 20 años y me dice: “Dónde está su camiseta. Sin camiseta no puede entrar”

Caminábamos por la carrera 30 hacia el sur y ya veíamos al fondo el estadio, con sus luces encendidas. Se escuchaban cánticos, un montón de gente cantando algo que no se entendía, pero que se sabía venía de esa masa compacta de color azul que se amontonaba en el mismo destino. Éramos cinco: Gabriel, Carlos, Andrés, Gustavo y yo. Tres hinchas de Millonarios, uno que ni le va ni le vienen los colores y se define “hincha del fútbol” y uno de Nacional. La Liga Águila nos regaló las boletas para el clásico Millonarios – Nacional y decidimos asistir como lo que somos: un grupo de amigos.

Nuestras entradas eran de la tribuna oriental sur. Una tribuna “caliente”. Por eso nos fuimos casi todos vestidos de azul y solo uno llevaba la camiseta del equipo. El ingreso del primer filtro de seguridad está al sur del estadio, donde acaba la carrera 24. Llegamos.

Tan pronto fuimos a entrar por el filtro se para delante de mí un muchacho que no llegaba a los 20 años y me dice: “Dónde está su camiseta. Sin camiseta no puede entrar”. Lo miré extrañado, pensé ingenuamente que podía ser alguien de un cuerpo de seguridad del Estado. Le contesté: “¿Usted quién es?”. “Un hincha azul” contestó el “agente secreto”. Me reí en su cara, lo aparte del camino y le dije: “Yo también”. Pasamos todos.

Gustavo se acercó a mí visiblemente asustado y me dijo “esto está terrible, mientras los esperaba desvistieron a un muchacho por no tener distintivos de Millonarios, lo golpearon enfrente de la Policía y nadie hizo nada”. En ese momento otro tipo parado adelante del filtro nos dice “si no llevan sus camisetas de Millonarios adentro les va ir mal”. Íbamos por la segunda amenaza. Llegamos al segundo filtro.

Allí fue la policía quien nos puso problema: “si no traen camiseta no pueden entrar al estadio”. Contestamos: “Venimos invitados por la Liga”. “Si no traen la camiseta no pueden entrar”. Nos tocó sumar otra estupidez a la noche: mostrarle a los policías fotografías nuestras vestidos de azul en partidos pasados. “Tengan la foto a mano, la van a necesitar”. Pasamos.

Al llegar, finalmente a la puerta, la empleada de logística quiso pasarse de astuta. Como nos vio sin camiseta nos dijo “Lo siento, las boletas de cortesía ya no se están recibiendo. No pueden entrar”. A pesar de la tonta excusa de la dependiente, le dije lo más amablemente que pude: “Perdona, aquí dice que podemos entrar hasta una hora antes del partido y falta más de una hora”. Pasé la tarjeta por la máquina de registro y esta autorizó el acceso. A regañadientes tuvo que dejarnos entrar. En los pasillos, de pronto alguien gritaba: “¡Es un paisa!” y grupos de muchachos se arremolinaban cerca a gritarle que se fuera. Lo intimidaban amenazantes, frente a la policía, que los miraba impasibles, hasta que el afectado demostraba de alguna forma que nació aquí o que su mamá es hincha del azul. Ahí lo dejaban tranquilo. Caso contrario la Policía “captura” al “infiltrado” y lo saca de las instalaciones. ¿Cuántas estupideces van?.

Llegamos finalmente a nuestros puestos. Ocupados. Nos mirábamos entre todos buscando cuál iba a ser aquel que nos dijera “Yo voy a reclamar las sillas”. Como ninguno se animaba, alguien, con camiseta, nos dijo: “Paila parcero, aquí no se respetan puestos. Háganse donde quieran”. Y bueno. Toca ser conscientes de que estamos en un país tercermundista. Buscamos otros puestos.

Sentados al fin, una hora antes del partido, nos tocó ver el matoneo de cientos de personas. Delincuentes vestidos con camiseta del club van braveando al que encuentran sin el dichoso trapo azul y le exigen cédula, fotos en el celular que comprueben su lealtad a los colores locales. Si lo hacen, bien. Si no, gritan “¡Paisa hijueputa!” y entonces ya son cientos los que gritan con odio “¡Fuera!”. La policía llega y los escolta afuera del estadio. No hay dónde acomodarlos. Toda la tribuna es azul. El grupo de delincuentes que oficia de grupo paramilitar “barre” de las graderías todo lo que no sea azul o no pueda comprobarlo, apoyado por la policía. Suena estúpido, ¿verdad? Pero así es.

Un par de estos idiotas vienen a apretarnos, primero uno, luego el otro. Nosotros somos 5 ellos vienen de a uno. Pero sabemos que ante el grito de “¡Paisa hijueputa!” se nos vendrá encima la tribuna casi entera. “Muéstreme fotos” tratamos de buscarlas pero la señal es pésima. No cargan. “Ustedes me muestran algo porque ustedes me apuñalaron en Medellín”. “¿Nosotros?”. “Sí. Ustedes paisas hijueputas”. “Hermano, yo no soy paisa. Y además quién lo manda ir a meterse allá a que lo jodan” Es que yo sí sigo a Millos a donde vaya”. Imposible razonar con un estúpido simio vestido de hincha. Lo ignoramos. Se fue.

Tuve que ver y avergonzarme por como sacaban a un padre de familia con sus dos hijos pequeños de la tribuna oriental. No vestían ningún color. Sus sacos eran grises. El padre los abrazaba a cada uno y trataba de razonar con la policía que los arreaba hacia afuera por la grama cerca a la gradería. Los niños miraban asustados a esa cantidad de rostros con camiseta azul que les gritaban enloquecidos que se largaran en medio de un aluvión de groserías. No hubo razones que valieran. Los echaron. Al fondo se leía un aviso gigante de la alcaldía: Bogotá para todos. Irónico y vergonzoso.

Durante el partido la gente se mira con miedo. No saben si a quien tienen alrededor es uno de estos “barras bravas” dispuesto a amenazarlos o, incluso, a cumplirles la amenaza adentro o afuera del estadio. Encuentran historias solidarias en los vecinos sobre cómo los apretaron y les exigieron pruebas documentales de su historial azul, so pena de ser expulsados. No lo pueden creer. No lo podemos creer. Hemos sido violentados por gente de nuestra ciudad, de nuestro equipo, en nuestro estadio. Imbecilidad.

Los insultos van y vienen. El clima es hostil. La violencia hacia el rival, este en particular, es indescriptible. El Atlético Nacional encarna, sin deberlo, algo odiado, un “enemigo”, “digno” de insultos y muerte. Esto es un monstruo desbordado, con una afición mal entendida. No entendida.

Cuando vinieron los goles el paramilitarismo azul se tranquilizó. Ya habían confirmado lo “azul” de los presentes. Tres de estos, parados detrás nuestro, ahora nos sonreían. Éramos de la misma tribu. Y no lo somos. Les juro que no lo somos.

El fútbol debe ser una fiesta. Una maldita fiesta. Donde vayan las familias con sus hijos, donde nos sentemos mezclados en las tribunas, donde nos burlemos sanamente de las desgracias deportivas del contrario. Yo quiero ir con mis primos y sus hijos hinchas de Nacional al estadio. Quiero acompañarlos con mi hijo, que somos azules, y ya me da hasta pena decirlo. Donde nos abracemos al final de cada partido y sigamos siendo amigos y volvamos a lo nuestro. El fútbol no es más que un juego. Acorralar a los visitantes en una tribuna y sacarlos antes de que acabe el partido, o peor aún, impedir su ingreso al estadio del todo, es hacerle el favor a los violentos, a la intolerancia, a la delincuencia disfrazada de hincha. Que la policía favorezca esta estupidez es el colmo del surrealismo.

Si no podemos ir al estadio como gente civilizada entonces no vayamos, jueguen a puerta cerrada y veamos fútbol por televisión, porque nuestra ignorancia no nos deja asistir a espacios comunes. Pero esto es con pantalones, con una dirigencia de equipo seria que saque a estos delincuentes del estadio. No se estresen. Se los reemplazamos con niños y padres de familia. Plata no van a perder. Esto es con una alcaldía y una policía que saquen a los violentos y protejan a los ciudadanos que van a ver un partido en paz y no al revés. No al estúpido revés.

Se preguntarán qué fue del hincha de Nacional, amigo nuestro, que venía entre nosotros. Aprendió los cánticos azules, saltó, vociferó, cantó los goles de Millonarios, “celebró” con los brazos en alto. Fue hincha por un día. Y no fue gracioso, porque sé que hubiera querido ir de verde y blanco, sé que hubiera querido cantar el gol de su equipo y sé que sintió miedo. Yo lo sentí. Los cinco lo sentimos. Y eso señoras y señores no es la idea que tengo de ir a ver un partido de fútbol. Ayer fue el día en que la violencia le ganó de lejos al deporte.

¿El partido? ganó Millonarios. Pero eso, tristemente, es otra historia.

 

En FanVox promovemos un #FútbolJusto dentro y fuera de las canchas, en las tribunas y en las oficinas de clubes e instituciones del fútbol. Estamos convencidos de que el fútbol es una herramienta de cohesión y de participación ciudadana. El balompié no es un arma de violencia para algunos hinchas, ni tampoco un canal de comercialización excesivo para que empresarios llenen sus bolsillos aprovechándose de la pasión de los fanáticos. Te invitamos a que visites nuestra página web www.fanvox.net y que participes de las herramientas de colaboración que hemos dispuesto para construir un fútbol para los hinchas, en paz y justo.

Por último, ¿Ya participaste en la encuesta nacional sobre la percepción del hincha sobre la corrupción del fútbol en Colombia? Visita www.futboltransparente.org y llena la encuesta. ¡Tu opinión es muy importante!

(Visited 6.757 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

FanVox es la plataforma digital que centraliza la voz del hincha. Encuentra aquí las herramientas de colaboración y red de expertos para crear, organizar y promover iniciativas colectivas que apunten a un fútbol más justo.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Carlos Eduardo Álvarez anhela conquistar a Silicon Valley. A sus 22 años,(...)

2

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

3

La vida se trata de ganar y perder, parece que nunca vas(...)

18 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Gracias al día que decidí dejar de creer en el fútbol colombiano. El problema no es si se es azul rojo verde anaranjado o demás colores desteñidos. Vaya donde vayan es solo problemas…. El día que tenga hijos si se llega a poner una camiseta de equipo colombiano voy a tener una larga conversación con el.

  2. geovanny136730

    Que tristesa ver en lo que se han convertido los estadios en nuestro pais, grupos de desadaptados enfundados en los colores de su equipo que se creen con derecho de impedir la entrada a un espectaculo publico, entre otras cosas porque utilizan la violencia, el saqueo y los disturbios para amedrentrar y marcar su territorio. La culpa de todo esto es de los clubes, los gobiernos locales y las autoridades que no han sabido controlar y judicializar a estos mal llamados hinchas. En el pasado nos quejabamos de Inglaterra y Argentina pero hoy estamos peor en nuestro pais, la solucion es erradicar las barras bravas, judicializar a los integrantes de las mismas que infrinjan la ley e impedirles la entrada de por vida a los estadios.

  3. Solo miren la prensa de hoy. Ayer en medellín ganó nacional, goleó y entre las mismas barras se dieron fierro a la lata. Y este señor quiere hacerme creer que el problema es solo de Millos?

  4. La verdad parece un comentario de un hincha de Nacional. Por favor, tratan ustedes de convencerme que si yo hincha de millos fuera a Metrallín, me recibirían como un visitante ilustre? No me crean idiota, esto pasa acá o en Metrallín o en Cali. No soy partidario de la violencia, pero si queremos acabarla, debemos empezar por reconocer que este es un mal de todo el país, no solo de los hinchas de Millonarios. Hace apenas una semana el alcalde Metrallín, organizó dizque la fiesta del fúbol paisa en un clásico y casi se matan en el estadio. Entonces el problema es solo de Millonarios?

  5. todos esos llamados hinchas barras bravas, son simplemente delincuentes disfrazados presisamente de hinchas para hacer sus fechorías, robar, drogarse, emborracharse es siempre su unico fin, son bandalos que el estado debe identificar y encarcelar para poner fín a tanta barbarie dentro y fuera del estadio, ir a futbol es casi imposible para personas y familias integrales por esta delincuencia, pero la misma policia y directivos de los equipos tiene la culpa, desde el mismo momento en que decidieron agrupar a todas estas arpías asesinas y darles tribunas norte y sur propias, allí están las consecuencias….esas tribunas deben desaparecer, y por ende esas malditas barras tristemente llamadas bravas.

  6. Yo soy quien escribió esta crónica. Me ha escrito mucha gente que entiende e identifica claramente este problema de la violencia en los estadios del país. Lamentablemente también me llegaron un par insultos de estos matones de tribuna. Lo que me parece increíble es que un apacible padre de familia es el autor de una líneas llenas de odio. Triste pensar que sea esa filosofía intolerante y violenta la que les enseña a sus hijos. Ojalá las autoridades y las cerca de 8.000 personas que compartieron esta publicación le hagan entender que los intolerantes y violentos como él son a los que no queremos volver a ver en una cancha de fútbol en el país. Soy hincha de Millonarios y quiero ver a papás e hijos de diversos equipos disfrutando un partido en paz y no a los delincuentes con camiseta que hoy amenazan a propios y extraños en las tribunas.

  7. Primero que todo que estupidez de publicación, me parese acomodada y pareciera más bien un hincha dolido del nacional, asco de periodista..2°porque señor amarillista no es parcial y también señala lo que paso en medellin en 2013 final de la Copa postobon en medellin se recibido un trato peor por parte de los hinchas del a/nal,paso exactamente lo mismo,claro que con más regionalismo como el que subió el blog de este periódico, se prohibió la entrada a hinchas del a/nal que Asia y usted y sus amigos en el campin.y por último lastimosamente si aquí en el partido no se hace lo mismo,se seguirá con la misma doble moral de gente que no sabe ni mierda hablando por hablar.

  8. eduardo626592

    No soy hincha de ningún equipo, soy oficial de policía y leyendo este artículo siento vergüenza por lo sucedido ese día, siento rabia y tristeza porque por omisión y condescendencia con estos energúmenos vestidos de azul permitimos esto, dejamos que atropellaran personas de bien que sólo querían disfrutar de un espectáculo en paz. Su artículo representa lo que muchos hinchas de bien sienten y piensan. Un abrazo

  9. guillermocast0930

    Que tristeza las autoridades dejaron que los delicuentes se tomaran el estadio y que dice la alcaldia, los directivos de Millos, la Dimayor porque si se callan y no hacen nada son complices de estos delincuentes

  10. tristepensionado

    Cuando no hay justicia, autoridad y cuando la corrupción, la anarquia, es administrada por el gobierno, el congreso, las altas cortes, etc. ese es el resultado. No hay fútbol, no hay deporte, no hay competencia, etc. hay susto, hay muerte, humillación, destrucción. Así no deberían prestar el estadio para la delincuencia.

  11. Eso pasa por ser hincha de ese equipo. ( jajaja mentiras). Que tristeza que la policía se dejó ganar de una horda de salvajes. Entonces primero se inventaron que la hinchada visitante no puede entrar, ahora esto. Después que sigue?? Policía perezosa y permisiva.

  12. Como se les ocurre decir groserias contra Nacional, que pensarán sus ilustres benefactores los Drs Botero, Piedrahita o Escobar. Que verguenza con Postobón símbolo de transparencia en el futbol (nunca lavo un activo de escobar) Que pena con esa gente ilustre

  13. La peor hinchada del país hasta tienen problemas entre ellos y el club es cómplice. Cuantos padres han dejado de llevar y de ir con sus hijos al campin por no tropezar con esos desadaptados y el club patrocina todo ese desorden !!!

  14. Cuando serà que este congreso legisla para el ciudadano de a piè.Hay una nueva ley de orden publico a la cual le estan sacando el cuerpo.Todos estos mal llamados hinchas,son simplemente delincuentes. La policia los proteje.Asì no vuelvo al estadio.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar