Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Una de las peores consecuencias causadas por la tecnología de las comunicaciones es que se ha apoderado de nuestro tiempo y nos ha obligado a estar siempre disponibles. Uno de los aspectos más importantes de nuestras vidas, uno que era tan privado como público, el manejo del tiempo, ahora es propiedad de WhatsApp, Messenger, Instagram (etc.) y de sus usuarios.

Lo que antes era nuestro tiempo y nuestra libertad ahora es la amargura y el reclamo de los demás. ¿Es decir? Muchas personas se molestan cuando envían un mensaje y no tienen una respuesta inmediata.

Actualmente es una obligación estar siempre allí, siempre disponible, siempre respondiendo como si cada mensaje que nos llegara fuera de vida o muerte. Nuestra comunicación se ha vuelto más banal, inmediata y ligera. Perdimos el ritmo: todo se hace en el mismo tono y a la misma velocidad. Hay pocas cosas más monótonas que la comunicación proporcionada por la tecnología, supuestamente amplia, interconectada y capaz de eliminar cualquier distancia terrenal.

 Parece que siempre estamos esperando el mensaje que cambiará nuestra vida”

Es impensable dejar de responder un mensaje durante días. Incluso durante horas. Lo primero que pensamos, si somos nosotros a quienes no nos han respondido, es que se trata de nosotros: que nos están ignorando, que están enojados, que nos ocultan algo, que quieren hacernos sufrir. Muy raramente nos ponemos en el lugar del otro: la persona está ocupada, no tiene el teléfono celular a mano, simplemente no quiere responder.

Esto pone de manifiesto dos aspectos significativos. El primero es sobre nuestra disponibilidad eterna. No solo estamos obligados a estar siempre disponibles, sino que, naturalmente y sin protesta, aceptamos y accedemos a la inmediatez. Parece que siempre estamos esperando el mensaje que cambiará nuestra vida. Pero estos mensajes son pocos y, cuando en realidad los recibimos, la inmediatez es curiosamente infrecuente.

Los mensajes que no solo buscan un receptor, sino que también existen solo en una única forma temporal –el ahora, son más un disparo rabioso que una invitación a la comunicación. La pregunta que surge ahora es, ¿cómo se puede vivir estando siempre disponible para los demás?

Te escribo, y por lo tanto espero una respuesta inmediata. Te busco y te obligo a responder en mis propios términos arrítmicos y recalcitrantes. La comunicación, actualmente, parece más una forma de encarcelamiento. El que nos escribe no es diferente de nuestro verdugo feroz e inhumano, un hombre pequeño y plano, que carece de carácter, que no puede soportar la carga de otros que tienen su propia temporalidad, y cuya única posesión es la angustia de no poseer nada, ni siquiera su propio tiempo.

Sin embargo, es cierto que hay quienes ignoran intencionalmente las llamadas de otros como una forma de manipulación. Si bien hay muchos que nos obligan a estar disponibles directamente, también hay muchos que nos obligan a estar en la puerta del terror y utilizan a su favor nuestra búsqueda, siempre insatisfecha, de una respuesta trepidante.

Una comunicación más honesta y compasiva que pueda existir en diferentes niveles de temporalidad sería la clave para que, al comunicarnos, no nos causemos daños innecesarios.

(Visited 2.176 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Graduada de Literatura de la Universidad de los Andes, traductora freelancer, migrante, escritora y florista.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Mochilero, en amor y amistad conozca la belleza de nuestro país.(...)

2

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. klnsadksafdsn171448

    valioso aporte a nuestra virtual realidad forzada, de acuerdo con su apreciación en un buen porcentaje, mi opinión respecto a esa”tarea obligada” de responder, no responder, eludir, enviar, tolerar, aguantar, etc, es ahora el diario vivir desde que despertamos, me parece útil aportar que: educarnos para su uso con horarios, importancia, necesidad, etc. El ocio y demás pueden esperar.

  2. moisochicanero

    Excelente reflexión. Esta aplicación nos roba la libertad. Personalmente utilizo el método de responder los mensajes personales una sola vez cada 15 dias. Y se lo he hecho saber a todos mis contactos. El resultado ha sido un reencuentro maravilloso con mi interior. Volví a ser feliz.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar