Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Siempre he pensado que la educación es una de las herramientas más poderosas para superar los círculos de pobreza y desigualdad en el mundo; y supongo que esto mismo piensan quienes destinan recursos para que los jóvenes de condiciones vulnerables puedan entrar a la universidad. Año tras año se destinan becas para poblaciones de especial protección: hay fondos de víctimas, etnias, personas que habitan territorios especialmente conflictivos y estudiantes con resultados destacados que viven en los estratos más bajos. 

Adicional a esto, la oferta de educación superior en Colombia ha hecho grandes avances para flexibilizarse y abrir paso a los estudiantes con necesidades especiales en la academia. Hay universidades a distancia, programas nocturnos de muy buena calidad y en cada universidad hay una oficina de éxito estudiantil a dónde van a parar todos aquellos que han sido identificados como un posible desertor.

Sin embargo, informes del Banco Mundial manifiestan que Colombia es el segundo país de América Latina donde más estudiantes abandonan los estudios (el 40 % aproximadamente). La causa de estas deserciones son muchas: los estudiantes salen del colegio terminando la adolescencia y las estructuras sociales les piden que ya sepan lo que van a hacer por el resto de su vida. Muchos de los jóvenes escogen su carrera y universidad basados en criterios que no necesariamente responden a un proceso de toma de decisión responsable y sostenible en el tiempo.

En mis últimos semestres de universidad, trabajé en la implementación de un programa que, entre muchas otras cosas, buscaba dar herramientas a los estudiantes de últimos grados de educación media para que este proceso se hiciera de la forma adecuada. Yo además pensaba que les estaba entregando habilidades para la vida porque trabajaba con un modelo genérico de salud mental que debería aplicar cualquier persona en cualquier situación, siempre lo decía al inicio de mis charlas “tomen esto como un ejemplo coyuntural pero guarden estos pasos para siempre”.

Ahora que me enfrento a la docencia me doy cuenta de lo necesario que es entender a los estudiantes en su globalidad y no en las cifras que representan. Muchos jóvenes están en la universidad, pero sus contextos siguen siendo complejos. La estabilidad financiera de los hogares en Colombia no es la mejor y ellos, que se estrenan en la vida universitaria pero también en la del “rebusque”, pueden priorizar ganar dinero que ir a clases. 

Los estudiantes llegan a la universidad con expectativas que pausamos durante mínimo cuatro años, porque mientras ellos buscan un futuro profesional nosotros más allá del conocimiento no tenemos mucho más que ofrecer. Y eso aunque es esencial, resulta muy abstracto para un adolescente.

Debemos empezar a entender a los jóvenes en su contexto, a generar estrategias para superar el periodo universitario reconciliados con sus expectativas de calidad y financieras. Es nuestro deber ético poner en marcha los planes de acción que sean posibles para que un profesor no tenga que volver a escuchar a un alumno decir “ya no voy a volver a clase”.

(Visited 482 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Psicóloga de la Universidad El Bosque y máster en Políticas Sociales y Acción Comunitaria de la Universidad Autónoma de Barcelona. He trabajado en temas de participación ciudadana y Derechos Humanos.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La primera temporada de su segunda etapa deja un título de(...)

2

Los grandes éxitos siempre vuelven a la pantalla con la misma(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar