Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El nombre italiano Marcos Coll, esconde en realidad mucho del viejo continente y revela bastante de América Latina. Elías Coll, aquella tarde podía dar excusa del sudor que nacía en su frente y repasaba luego una línea vertical sobre su mejilla. En esa oportunidad, no era el calor de 40 grados mezclado con la humedad que se levantaba por el Mar Caribe sobre la ciudad de Barranquilla, Colombia. Eran los nervios que se agudizaban con cada grito de la señora pujando con fuerza sobre la inestable camilla que se movía siempre de su lugar. Era la angustia de oír gemidos sin cesar del pequeño mulato que no terminaba todavía de salir del vientre de su madre; una de las razones por las cuales el señor Coll, no lograba controlar el sudor que ya hacia metástasis en las palmas de sus manos.

Elías Coll, ya con familia, se convirtió en apostador. No de bares ni de casinos; más arriesgado pero común aún, se hizo apostador de oportunidades. Decidió abandonar digamos que un esporádico trabajo por pretender conquistar una mejor vida para su mujer Emelina y sus hijos.

-Voy a ser juez, negra.

-Ni abogado eres -desconfió Emelina-.

-¡Ese juez no!

-Entonces, ¿uno de mentiras? Deja de jugar –empezó a preocuparse la señora-.

-Pues sí, voy a estar en un juego, pero no…

-Por favor, Elías –lo interrumpió bruscamente ella-.

-Por favor tú, Negra. Confía en mi.

Era tarde de domingo, el tercero de agosto de 1948. Sin pericia y sudando como en el nacimiento de Marcos, Elías se llevó el silbato a la boca y con un soplido intermitente y débil, hizo dar inicio al primer partido de fútbol profesional en Colombia. De esta manera, Coll se posó en los libros de registros como el primer juez o árbitro central en la historia del fútbol cafetero. Para los hombres existen centenares de títulos o logros comparables, muchos además, alcanzables o superables. Sin embargo, las agallas de éste apostador, lo habían convertido a él y a su orgullo, en el primer personaje en la historia de su país en bautizarse como árbitro de fútbol. Galardón, o más bien, motivación para su ego que nunca nadie le podrá arrebatar. Un título menor, pero indispensable para alimentar de pundonor la mente de un hombre necesitado.

El pequeño Marcos, crecía encantado en el entorno futbolero en el que se desenvolvía su padre. Alentado a descubrir caminos diferentes por él mismo, decidió hacerse jugador de fútbol a los 17 años de edad. Pasaron varios años, y el Coll que se reconocía ahora entre los fanáticos era Marcos Coll.

En 1962, Colombia clasificó por primera vez a una Copa Mundial de Fútbol. El campeonato se llevó a cabo en Chile y el paso del equipo cafetero por tierras australes fue efímero y precoz para el éxtasis de sus seguidores. Tan sólo 8 días duró la competencia para Colombia, que tras un paseo exprés, recibió 11 goles y logró un único punto. A pesar de los malos resultados, no todo fue gris para el principiante país sudamericano; el punto logrado fue en un sensacional encuentro disputado ante la entonces poderosa Unión Soviética, que contaba con uno de los mejores arqueros que se ha visto en la historia: Lev Yashin, también conocido como la Araña Negra.

Marcos Coll cobrando el tiro de esquina. Fuente: Goal

El partido arrancó y a los 11 minutos jugados, Colombia ya perdía 3-0. Lo único que tranquilizaba a los sudamericanos era que con el paso del tiempo no se había recibido un cuarto gol en contra. De repente, un gol de Colombia, el marcador 3-1. ¡Vaya sorpresa! Como era de esperarse, 4-1, la Unión Soviética demostró que lo anterior había sido una leve falta de concentración. El encuentro, lejos de ser uno parejo, emocionante y disputado, llegó al mejor momento de su nudo: tres pasos atrás, sin hacer pausa y con el mismo impulso del cuerpo en movimiento, tres pasos adelante. La pierna derecha de Marcos Coll funcionando como péndulo, encontró el balón que descasaba en el semicírculo del banderín de esquina. La pelota se levantó, no como compañeros y rivales esperaban. Una pelota a media altura que no parecía buscar cabezazo, voló tímidamente y botó pronto en el área chica, a escasos metros del arco de Yashin. Después de botar por primera vez y con el efecto que Coll, apropósito o sin querer, le había dado a la bola, ésta se metió de manera sorpresiva e inadvertida en el arco. 4-2.

Ahora si, ¡Vaya sorpresa! Gol olímpico.

Marcos Coll gol

Gol olímpico de Marcos Coll. De negro observa “La Araña Negra”. Fuente: Goal

Nunca antes visto en una Copa del Mundo. El primer gol olímpico en la historia de la competencia lo hizo Marcos Coll. El barranquillero, que como su padre, fue un cazador de reconocimientos inmejorables, y ahora, alzaba su apellido luciendo y tentando la inmortalidad del tiempo ante el mundo entero. Como Elías, su nombre se escribió como el primero en una lista. Y mejor aún: como primero y único, hasta la fecha.

El partido terminó con un empate a cuatro goles, donde el mayor regalo para el país, fue el Coll de Colombia.

 

Diego Hernández Losada.

@diegoh94

(Visited 1.055 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Bogotano de 23 años. Amante del deporte, la música y las letras. Estudiante de periodismo deportivo en la Universidad de Palermo en Buenos Aires, Argentina. Interesado en compartir historias.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas.(...)

2

Scolari no tiene el estilo que caracteriza a los jugadores de esta(...)

3

Los Golden Globes Awards anunciaron los nominados que competirán por la estatuilla(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar