Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
balon-jugando-a-escapar

 

La niña del vestido colorido corría en el campo sin mirar atrás. Esquivaba charcos y troncos caídos. Saltaba y espantaba con sus manos los cabellos sobre su vista. Sin saber adónde ir ni por donde ir, la niña solo corría. Lo hacía sin detenerse, como escapando de algo, pero sintiéndose feliz.

Su camino, ya marcado por el pasto peinado a ras de tierra, pedía que volviera a casa. Mamá la esperaba hacía un tiempo para completar los verbos de español que la profe Tania le había dejado de tarea. Sabía además, que mamá se pondría furiosa si al volver a casa, la sopa de caracoles servida sobre la mesa se enfriaba, y si su hermano menor seguía sin recibir el tete. La niña reconocía lo enfadada que se podía poner mamá si no le hacían caso.

Aún así, la chiquilla no quería volver. No quería tarea, tampoco sopa, ni mucho menos regaños. Ella quería seguir corriendo. Quería perseguir pájaros, tirarle piedras al río, caer sobre hojas secas, saltar ramas y agarrar el lodo con sus manos. La chiquita buscaba escapar de no jugar.

Sin embargo, con el viento soplando frío y las nubes debilitando la luz, la oscuridad empezó a asomarse. Entonces decidió que era el momento de regresar.

Se detuvo por fin. Y al dar media vuelta, reinició la marcha -esta vez con más prisa-. Ya no jugaba a patear piedras en el camino, ni a pisar las hojas secas. El semblante de mamá era su nueva preocupación. Con afán vehemente y celeridad, andaba por el campo recordando los verbos de la tarea, aunque se distraía con facilidad al cruzar sus pensamientos con la excusa que iba a inventar a mamá luego de la tardanza.

Ya cerca de casa, oyó gritos preguntando por su nombre. Con fuerza, sacudió sus brazos al cielo para hacerse notar mientras seguía andando. La madre salió al encuentro de su hija. Pero antes, la niña del vestido colorido se detuvo luego de desviar su mirada hacia un desnutrido matorral. Mamá alterada reclamó que era suficiente de juegos, mientras su hija señalaba lo que había visto para intentar calmarla.

La chiquita, con rapidez se acercó y se agachó sin importar que las ramas arañaran su cara. Abrió espacio en medio del arbusto y recogió un balón entre sus manos. Emocionada, pensó que si no la castigaban, tal vez mañana podría salir a jugar con él. Con esa misma excitación, botó la pelota justo al frente para enseñarsela a mamá.

La señora salió volando de espalda y con fuerza cayó sobre una carretilla. La niña por su parte, jugó por última vez.

Un balón bomba, montado por la guerrilla colombiana, había detonado frente sus pies.

 

Lo anterior, es uno entre mil casos de niños victimas de una guerra en Colombia. Queremos niños corriendo a ser felices, no corriendo a escapar de no jugar.

 

Diego Hernández Losada.

@diegoh94

 

foto: eranecesario.com

(Visited 513 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Bogotano de 23 años. Amante del deporte, la música y las letras. Estudiante de periodismo deportivo en la Universidad de Palermo en Buenos Aires, Argentina. Interesado en compartir historias.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas.(...)

2

Scolari no tiene el estilo que caracteriza a los jugadores de esta(...)

3

Los Golden Globes Awards anunciaron los nominados que competirán por la estatuilla(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. sarahmishel817149

    Realidades que tristemente olvidamos y le restamos importancia. La felicidad de nuestros niños debe ser la prioridad diaria, que sus mentes nunca se cansen de crear, sus corazones de brillar y sus carcajadas de sonar.

    Excelente relato, ninguna queja o reclamo. Felicidades, abrazo.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar