Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

boyco

Un mismo cielo testigo de dos verdades. El barrio de Nuñez era escena de crimen y de gloria. Era silencio y grito; cadena y voluntad; era realidad para encerrados y ceguera para desentendidos.

Argentina ganó en 1978 la Copa Mundial de Fútbol en plena dictadura militar. El General Rafael Videla -presidente de facto en aquel entonces- había dispuesto un campo de concentración para aislar, o mas bien, para corregir a la oposición. Fue la Escuela Mecánica de la Armada, conocida mejor como la ESMA, el centro de detención, tortura y exterminio. Ubicado a pocas calles de la cancha de River Plate, el Estadio Monumental. Escenario donde el pueblo coreó campeón, y olvidó -en el lapso de un suspiro de júbilo- la desaparición de un puñado de nietos, hijos y hermanos argentinos.

Encerrados y encapuchados. Con grilletes en las piernas y sogas alrededor del cuerpo que los ataban a los camastros, eran sometidos -hombres y mujeres- al suplicio físico y moral. Con el torso desnudo y humedecido, recibían descargas eléctricas tan violentas como el mismo revolear de sus cabezas al intentar hacer volar las capuchas para lograr ver cuándo y en que parte del cuerpo se iba a descargar el siguiente chispazo. Eran sesiones interrogativas alimentadas de martirio que iniciaba mañana tras mañana con la caída del primer rayo de sol sobre los salones de reclusión.

Jorge Acosta, conocido como El Tigre, fue el jefe de Inteligencia y jefe del grupo de tareas de la ESMA. Era algo como el ángel de la muerte. En los centros clandestinos de detención, sus dedos índices indicaban y separaban entre la vida y la muerte de los apresados. Con collares y crucifijos colgándole del cuello, insolente o convencido, aseguraba que todos los días hablaba con Jesusito, y éste, le premiaba por mandarle gente al cielo. En otras ocaciones, Jesusito le decía que: “Fulanito tenía que vivir”. Así el secuestrado se aseguraba -por lo menos- una mañana más en el centro de represión.

Estaban también las inyecciones de “Pentonaval” como bien lo hacía conocer El Tigre, junto a los famosos “traslados”, igualmente orquestados por él. En un tiempo periódico, un hombre llegaba a la ESMA con una lista formada por varios nombres. Eran los elegidos para ir a visitar la “Granja de Recuperación”. Pero antes de salir, a los reclusos les inyectaban Pentotal con la excusa de inmunizarlos ante las epidemias que se propagaban por el país. La droga los dormía y eran llevados a las avionetas militarles para un último vuelo. Ya en el aire, eran despojados de sus ropas y luego arrojados vivos al océano para ser devorados por tiburones.

De los muros hacia afuera, los encerrados escuchaban gritos, el claxon de los carros, la sirena de los bomberos y la pólvora estallando. No era guerra, no era caos. De los muros hacía afuera era gozo, era fiesta. Era el festival organizado de un gobierno para un pueblo, que con anteojeras por un rato, no era capaz de reconocer lo que pasaba a izquierda o a derecha.

Nobles, desprendidos y ante todo resignados, los aislados querían sentirse integrados del mismo circo que los había arrinconado. Las heridas no se desvanecían ni mucho menos se olvidaban. Las mujeres violadas y azotadas no dejaban de ser atormentadas por las cicatrices morales, ni los hombres recuperaban la dignidad después de ser reducidos y humillados. Sin embargo, algo de dolor se podía medicar oyendo en la radio a un relator extasiado gritando los goles de Kempes, Luque, Bertoni y del capitán, Daniel Passarella. Goles argentinos. Goles de ellos: de Menotti y de Videla. Del de la taquilla en el estadio y del que vende choris a la entrada. Gol de los torturados que entretenía a los opresores.

Gol del único instante de dictadura donde no había dolor.

Graciela Daleo, una de las desaparecidas retenidas en la ESMA, fue elegida por El Tigre para salir a dar un paseo por las calles de la ciudad. Daleo, asomando la cabeza por el techo corredizo del auto que la transportaba, se encontró con un mar de gente rebosante de alegría. Olas de banderas argentinas que se colaban en sus narices, papelitos, espuma y vítores que le enseñaban su peor tortura: la soledad entre el gentío. Aquella tarde, Graciela Daleo, entre la algarabía del montón, tal vez pensó en gritar desesperada. Tal vez quiso callar los cánticos de victoria e imponer su queja de desaparecida. Tal vez, pero no lo hizo. Prefirió callar. Con seguridad -debió pensar- la vida ahí afuera seguía andando.

Aquella tarde, Argentina había ganado uno de sus partidos por la Copa del Mundo. Esa misma tarde, Graciela había sido torturada por primera vez fuera de la ESMA.

 

 

Diego Hernández Losada.

Twitter: @diegoh94

(Visited 1.337 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Bogotano de 23 años. Amante del deporte, la música y las letras. Estudiante de periodismo deportivo en la Universidad de Palermo en Buenos Aires, Argentina. Interesado en compartir historias.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas.(...)

2

Scolari no tiene el estilo que caracteriza a los jugadores de esta(...)

3

Los Golden Globes Awards anunciaron los nominados que competirán por la estatuilla(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. camilohernand0514

    Una dolorosa historia pero espectacular narración, quizás la tragedia de ella la hace fácil; pero Diego tu estilo lo trans porta a uno lo lleva a sentir e incluso a querer hacer algo pero al terminar volvemos a nuestro tiempo y ya es tarde, no podemos hacer nada por ellos pero si podemos hacer para evitar futuros dictadores como estos o presidentes paramilitares o mal llamados socialistas. Te felicito y no dejes tanto tiempo esperando a tus lectores

  2. Correccion: Argentina SE ROBó en 1978 la Copa Mundial de Fútbol en plena dictadura militar, al sobornar a los peruanos para que se dejaran golear para poder eliminar a Brasil. De resto, deacuerdo, los argentinos se juran Noruega y se atreven a dar clases de primer mundo.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar