Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Tal vez un proceso de paz no haga de Colombia un país más pacífico ni de los colombianos mejores ciudadanos, porque tal vez estos no son asuntos de una negociación. Negociar solamente es ponerse de acuerdo, y en un contexto en el que tanto desacuerdo ha causado 7.201.034 víctimas, eso es un avance. Al menos aportará mucho más que cinco décadas de guerra y victimización y evitará que las comunidades sigan padeciendo la intransigencia de los armados mientras la tropa rasa de uno y otro bando, casi siempre jóvenes de escasos recursos, pierde su vida por defender esta democracia o por implantar otra a su manera.

Difícilmente una Comisión de la Verdad llegue a la verdad, porque difícilmente hay alguna reposando por ahí. Pero en su pretensión de auscultar en una historia de violencia, tal vez aporte para hacernos más conscientes del “dolor de los demás” o para encontrar respuestas ante tanta barbarie y victimización, más allá de una que otra “manzana podrida”, un “daño colateral” o un justificante y recurrente abandono del Estado. Tal vez eso contribuya a no justificar el arma en cinto, el combate y el embriagado pero amenazante “usted no sabe quién soy yo” como formas de tramitar los conflictos y las diferencias. Tal vez así podamos saber quién es quién y quién ha hecho qué.

Tal vez una paz sin cárcel genere rabia, indignación y sentimientos de injusticia. Pero difícilmente lo justo se encuentra tras las rejas y, tal vez, para que haya paz la transición no deba estar presa. No hay que descartar opciones, pero tantos años de guerra e impunidad no se resolverán haciendo de la cárcel un estado de cosas cada vez más inconstitucional ni construyendo más y mejores cárceles para más y “peores” presos. Más que suficientes resultan La Picota, La Modelo, Bellavista o Picaleña, por citar sólo algunas de ellas. Ya los “paras” van cumpliendo su condena, mientras en muchas regiones la guerra no da tregua: otros ocupan su lugar, mucho preso sin sentencia, la restitución avanza sin retorno y las víctimas aún siguen a la espera. Así que a fin de cuentas, los retos de la paz no estarán tras las rejas.

Tal vez una paz territorial no suponga unos territorios en paz, pero tal vez sí represente la posibilidad de volver la mirada sobre lugares marginados o diferenciadamente atendidos, a los que se les ve por reflejo cuando la guerra o la naturaleza hacen de las suyas. Tal vez sea una posibilidad para pagar tanta deuda, para que el Estado transforme territorios en los que sus habitantes, como sujetos de derecho, se sujetan de cualquier opción para sobrevivir mientras ven pasar toda serie de planes, programas y proyectos, no así de soluciones estructurales. Lugares en los que rehabilitar, sustituir, consolidar y reparar han sido bandera, pero en los que los derechos sociales y los servicios públicos aún no son realidad.

Tal vez no llegue la paz de La Habana, pero bienvenida la posibilidad de construirla sin prepararse para la guerra. Los retos no son pocos y los esfuerzos vincularán no sólo a la Mesa y a los negociadores. Tal vez los conflictos continúen, pero tras la firma del Acuerdo subsiste la posibilidad de nombrarlos, asignarles rostro y tratarlos por las vías democráticas y no como simples asuntos de orden público.

@cabetomw

 

(Visited 267 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Investigador Asociado del Programa de Investigación sobre Conflicto Armado y Construcción de Paz -ConPaz- de la Universidad de los Andes y del Grupo Hegemonía, Guerras y Conflictos del Instituto de Estudios Políticos de la Universidad de Antioquia.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

@francamaravilla Le contaba a Daniela Kammoun, creadora de Project Glam, que me(...)

7 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. El saber ver y tranquilamente contemplar toda la panorámica es lo que te permite conducir sin tanto riesgo de accidente el vehículo que es tú vida. Todos los argumentos detalladamente analizados brindan luz a nuestros ojos ciegos, entonces todas las perspectivas son necesarias para la proyección de una vida en sociedad dotada de dignidad. En aras de lograr agradables, divertidos y pacíficos estilos de vida No sirve de NADA y para NADA atacar al otro, sirve muchísimo escucharlo cuando encontramos que de sus palabras se desprenden vestigios de sabiduría. Ver significado de sabiduría en el diccionario exclusivo del alma.

  2. Es fácil para una persona con conocimientos “humanos” incipientes, casi nulos, evitar dialogar con el otro porque el otro le genera incomodidad; es fácil arrojarse a los brazos de la violencia porque no se cuenta con la capacidad de hablar,y de amar a ese otro con el cual se tiene diferencias.

    Es difícil escuchar al otro, es aún más difícil perdonar al otro, y aún más tremendamente difícil ENTENDER a ese otro con el cual no comparto ciertas ideas.

    Lamentable es que se invite a la reflexión y se reciba a cambio palabras de guerra.

    Necesitamos hablar de paz, ojalá toda la vida humana estuviese llena de diálogos de paz, créanlo, todo cuanto hablamos tiene el riesgo de tornarse real.

    Preferible es para el hombre hablar de paz que no querer parar de hablar de guerra… han muerto muchos, siete millones y algunos más dice cabeto en su columna, ¿cuántos más quieren que sean llevados a la tumba los que se resisten a hablar de paz?, la ignorancia atrae la ignorancia, la muerte atrae la muerte, los diálogos de paz atraen la paz que aunque se torne esquiva permite tener espacios históricos de dignidad, finalmente no existe la perfección pero sí la perfectibilidad, ese deseo de querer vivir en paz por lo menos nos marcará un camino aún cuando no veamos la llegada a la meta.

    Venezuela nos está mostrando la forma de vida que terminaríamos adoptando en caso de no abrazar la paz y desear la venganza, la guerra, la intolerancia. ¿Queremos aguantar hambre en compañía de nuestros hijos en vez de mirar a los ojos al mal llamado “enemigo” y pedirle: trabajemos juntos por un mejor mañana?.

    Recuerdo en el gobierno anterior una mañana en que sentí terror porque el amante de la guerra pidió iniciar batalla en contra de nuestra vecina Venezuela; el estupor inundó mi alma, pedí perdón a Dios por no haberle seguido en sus enseñanzas en muchos momentos de mi vida, y luego abrace mis hijas y de rodillas imploré porque Colombia no viviera una nueva guerra. Luego llegó el presente gobierno, y de verdad puedo decir que la paz apareció ante mis ojos como una bella realidad, la sentí en cada parte de mi cuerpo, en adelante estuve dispuesta a pagar cada uno de mis impuestos como ciudadana para que se la pasaran en la Habana el tiempo que quisieran hablando de paz. Desde entonces la tranquilidad ha inundado mi entorno social, estamos hablando de paz y mencionar la guerra, la venganza, el rencor, el resentimiento y la ausencia de perdón, es tan estúpido como anhelar la hambruna cuando los árboles están llenos de frutos.

    Hablar de paz es querer entender al otro, sus circunstancias, su vida, su forma de pensar, de sentir y de actuar. Todos somos culpables al igual que inocentes, nadie es más bueno ni más malo que los demás, todos tenemos que perdonar y ser perdonados. Deseemos un país donde el tema sea siempre la paz, la educación, la vivienda, la salud, la dignidad, poco tiempo y dinero invirtamos en la guerra, es tiempo y dinero perdido, no es buen negocio un país en guerra, es el peor de los negocios querer acabar con el otro.

  3. jorgemendez0609

    se hacen comentarios y si a uds, les conviene los dejan o sino los eliminan…..libertad de expression donde esta ???? y asi los periodistas piden respeto….sinverguenzas !!!!!

  4. jorgemendez0609

    CORRECTO UN PROCESO DE NEGOCIACION, NO DE RENDICION,,,SANTINFLAS SE PONE DE ACUERDO A TODO LO QUE DIGA LAS FARC,,,ESO NO ES BUSCAR LA PAZ.. ES TRAICIONAR LA CONSTITUCION Y LAS LEYES COLOMBIANAS…..LOS MILITARES JURARON RESPETAR LA CONSTITUCION Y LUCHAR CONTRA EL NARCOTRAFICO.CONTRA LOS ASESINATOS, LAS VIOLACIONES..Y AHORA QUE ??? HUMILLANDOSELEN A UNA QUERRILLA QUE NO HAN PODIDO ELIMINAR ???? FALTA DE RESPETO A LA CIUDADANIA Y A ELLOS MISMOS….POBRES ESPOS@S E HIJOS SABER QUE TIENEN UN PADRE VENDE PATRIA…..MIENTRAS HAYA NARCOTRAFICO NUNCA HABRA PAZ EN COLOMBIA !!!!! SI SE LE RINDEN A LA GUERRILLA,, LOS NUEVOS CRIMINALES SERAN MAS PELIGROSOS QUE LA GUERRILLA Y LOS PARAMILITARES JUNTOS…

  5. jesusgomez0520

    Tal vez ????.

    No….. Con toda seguridad, nuestro pais será entregado a los narco-terroristas de las Farc, para que ahora sí, con todo el derecho que les dará una negociación amanada, sigan disfrutando del campo que han arrebatado a los indefensos campesinos, dejando detrás de sí, muerte , desolación , miseria y desplazamientos. Amanecerá y veremos…. Dijo el ciego.

  6. juvenalardila0611

    Se puede expresar así: “Como en Colombia no hay guerra, tampoco habrá paz” Porque si usted lo analiza rigurosamente, no confundirá guerra con esta violencia que nos azota. Tenemos violencia de todas esas minorías(guerrillas, paras, delincuencia común, fuerzas del estado) contra el pueblo. Eso es violencia no es guerra. Por eso, los acuerdos a que lleguen en La Habana no traerán paz al pueblo.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar