Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

ResilienteEn estos tiempos de prisas, redes sociales e irreflexión uno puede caer con demasiada facilidad en la trampa de decir en el sitio menos indicado cosas que no debería haber dicho. Somos muy conscientes en este blog de ese riesgo, que tratamos de evitar a toda costa y tomando como primer mandamiento el ser rigurosos en el desempeño de nuestro humilde oficio de lavadores de textos. Desgraciadamente, no siempre estamos a resguardo de ese peligro, y yo mismo cometí ayer el error de lanzar a las redes sociales una injustificada condena de la palabra ‘resiliente’. Pasadas unas horas llegué a la conclusión de que mi filípica no venía a cuento, así que hoy me retracto y afirmo que me equivoqué y que el término en cuestión –tan nuevo que ni siquiera está todavía en el diccionario académico– encaja perfectamente en la lengua española.

Alfonso González Jerez, periodista, amigo y malabarista de la palabra, comenzó hace más de veinte años a escribir una columna diaria en la prensa tinerfeña y eligió como epígrafe fijo para esa sección una frase descomunal: «Retiro lo escrito». A decir verdad, y según reconoce el propio Alfonso, la frase no era suya, sino del escritor Juan Antonio Masoliver Ródenas. Hoy yo no tengo más remedio que plagiar a ambos para apropiarme de esa oración y decir aquí que retiro lo escrito. Lo escrito ayer en Facebook y en Twitter, donde afirmé, de manera precipitada, que el adjetivo ‘resiliente’ está de más en nuestra lengua y podemos sustituirlo por ‘resistente’.

Voy a empezar por el principio. Leí ayer en la prensa una noticia que decía que Santa Cruz de Tenerife tiene la intención de pedir a la ONU ser declarada «ciudad resiliente». Si bien el contexto me permitía deducir que se estaba hablando de la capacidad del municipio para hacer frente a situaciones de emergencia, me pareció del todo innecesario recurrir a un término que, de momento, tiene un uso restringido a ciertos ámbitos de carácter más bien técnico. De hecho, hay que decir que la palabreja de marras no aparece en ninguno de los muchos diccionarios que uso a diario.

Sí encontré, en cambio, el adjetivo ‘resilient’ en uno de mis diccionarios de inglés-español, y las traducciones que me dio son ‘resistente’, ‘fuerte’ y ‘elástico’. Fue entonces cuando todo se empezó a torcer: convencido de que había detectado un caso de préstamo (préstamo del inglés, en este caso) de esos que tanto gustan a políticos y técnicos para darles innecesario realce a sus textos, me apresuré –sin encomendarme a Dios ni al diablo– a censurar este uso y a proponer que quien tuviera la tentación de emplearlo lo sustituyera por ‘resistente’.

Por si fuera poco, me tomé la molestia de etiquetar en Twitter al concejal de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Santa Cruz, José Alberto Díaz-Estébanez, para que le quedara constancia de mi tirón de orejas, pero, lejos de amilanarse, el edil –que además de político es periodista– me respondió que la ‘resiliencia’ es «no sólo [la tilde no es mía] capacidad de resistencia, sino de recuperación e incluso de salir fortalecido». Otros tuiteros también intervinieron en el debate para advertirme, entre otras cosas, que «a veces, ‘resilience’ se refiere a la capacidad para reconstruir lo destruido, aunque no quede nada». De tal manera que quienes hablan de algo ‘resiliente’ no están hablando exactamente de algo que es resistente, sino que añaden otras ideas…

Efectivamente, una cosa es resistir a algo y otra muy distinta es ser vencido por ese algo y, a pesar de ello, tener fuerzas para volver a levantarse. ¿Es eso lo que hacen los resilientes? Parece que sí. Además, he de decir que, aunque no encontré la palabra ‘resiliente’ en ningún diccionario, sí que me tropecé, en una segunda búsqueda y cuando mi error empezaba a atormentarme, con la voz ‘resiliencia’: el diccionario en línea de la Real Academia Española (www.rae.es) lo recoge como sustantivo que será incluido en la vigésima tercera edición de esta obra, que será publicada el próximo mes de octubre.

¿Cómo define la Academia este sustantivo? Pues dice que en el ámbito de la psicología se emplea para hablar de la ‘capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas’ y en el campo de la mecánica sirve para referirnos a la ‘capacidad de un material elástico para absorber y almacenar energía de deformación’. Como ustedes podrán comprobar, ninguna de las dos acepciones se puede aplicar en sentido estricto a una ciudad, pues ni es un ser humano ni es material elástico, pero no es menos cierto que en más de una ocasión hemos hablado aquí del gran poder que tienen en nuestro idioma los sentidos figurados, esos con los que podemos entendernos aunque saquemos una palabra de su significado literal para llevarla a otro plano.

Dicho esto, podemos preguntarnos lo siguiente: si una ciudad tiene capacidad para asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas, si una ciudad es –figuradamente– elástica hasta el punto de que puede volver a su estado original después de haber recibido un fuerte golpe con forma de incendio devastador, inclemente huracán o catástrofe química, ¿esa ciudad dispone de resiliencia? Sí. Por lo tanto, ¿es una ciudad resiliente? Por supuesto. Casualmente, ayer tuve una conversación telefónica con un lexicógrafo ilustrísimo y de contrastada pericia –no diré su nombre porque la charla fue totalmente informal– y el hombre estuvo de acuerdo con los términos de mi humilde retractación.

De esta manera, no me duelen prendas en retirar lo escrito ayer para afirmar rotundamente que no es lo mismo ‘resistente’ que ‘resiliente’, un préstamo que, en honor a la verdad, enriquece nuestro idioma al convertir en letras una idea para la que no teníamos hasta ahora nada a lo que agarrarnos.

Ramón Alemán

www.lavadoradetextos.com

@Lavadoratextos

(Visited 222 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

• Ramón Alemán. Periodista y corrector de textos de Tenerife (islas Canarias, España) con más de veinte años de experiencia. Es coordinador del servicio de corrección profesional de textos Lavadora de textos, perteneciente a la empresa canaria de comunicación Contextos.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

El primer día de tomar 15 mg de Acxion para adelgazar(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar