Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Este es sin duda el tema que no se puede esquivar por estos días. Venezuela se ha convertido en el tablero de apuestas de muchos bélicos y otros pacifistas en el mundo. Cada quien estima su resultado y pone un billete sobre la mesa. Pero pocos han pensado en las consecuencias históricas e irreversibles de cualquier mal movimiento.

Nicolás Maduro es un dictador títere de unos cuantos funcionarios que se adueñaron, con la excusa del socialismo, de los recursos, los decretos y la pluma presidencial del país que llegó a ser el más próspero de América Latina. En su columna del 30 de enero en el New York Times, Juan Guaidó explicó que no se puede decir que se haya “autoproclamado” presidente porque su poder está basado en la Constitución de Venezuela y en el no reconocimiento de las últimas elecciones en las que Maduro, con las instituciones en el bolsillo, ganó de nuevo. Pero la gente no está más en ese bolsillo gastado y con huecos. El hambre y la muerte tienen sus efectos. 

Sin embargo, Guaidó en esa columna también explicó que la solución debe ser la que menos derramamiento de sangre signifique. ¿Y cuál es esa solución? 

Difícil. El escenario justo e ideal sería que Maduro entregara el poder y se sometiera a la justicia junto con la cúpula corrupta que lleva años sacándole provecho a los recursos del Estado para comprar propiedades en otros países mientras su propio pueblo quiebra en la tragedia. 

Pero eso no va a suceder. Maduro sabe bien que al minuto siguiente en el que se descuelgue la banda presidencial y no pueda utilizar la pluma para generar aumentos y ascensos a los militares, su vida o su libertad se acaban sin milímetro de error. 

Por eso la defensa del poder es la defensa de su propia vida. Y los seres humanos no suelen sacrificarse por los demás en causas justas y para generar el menor daño posible. El momento al que hemos llegado es el más difícil quizá desde el bombardeo del Gobierno Uribe a Ecuador para darle de baja a Raul Reyes en un campamento ilegal en ese país. Suenan vientos de guerra y algunos la piden a gritos especialmente en las redes sociales. 

Antes de impulsar los actos bélicos y pedir la guerra y la invasión hay que agotar todas y cada una de las salidas posibles porque el deber de cualquier gobernante y ciudadano sobre el planeta es guardar la vida de los inocentes.

Aquellos que aclaman la guerra, no entienden que es precisamente en la guerra en donde se termina de cocinar la destrucción y el dolor. Lo peor del ser humano, los actos más viles y macabros, la violencia en su forma más aterradora se produce en la guerra. Y la guerra no se detiene ante los bebés, las madres embarazadas, los abuelos y las familias inocentes. Es una ola devastadora que acaba con todo como en un tsunami de balas y bombas. 

Por eso, antes de impulsar los actos bélicos y pedir la guerra y la invasión hay que agotar todas y cada una de las salidas posibles porque el deber de cualquier gobernante y ciudadano sobre el planeta es guardar la vida de los inocentes. Ese es el deber más importante de una sociedad organizada. Permitir que las vidas inocentes se salven para que puedan cumplir sus sueños y evitar el dolor y la oscuridad. 

Todos los que anhelan con emoción la guerra y los desembarcos, los sonidos de las ametralladoras y los aviones surcando los cielos, deberían pensar en las bellas mujeres venezolanas y sus hijos llenos de esperanza y de vida, de años por venir y de futuro para reconstruir a Venezuela. Deberían pensar en los abuelos y el dolor de sus nietos recogiéndolos como cadáveres, o a los padres buscando a sus hijos desaparecidos, a algunos otros identificando cuerpos en las calles o tratando de sacar con vida a sus seres amados de los escombros de un edificio. Todos los que se sienten obnubilados con la guerra deberían imaginar el ruido de las bombas cayendo en sus ciudades, y no en tierras lejanas resguardados del peligro. Porque de lo contrario se trata de cobardes amarillistas.

Una Operación Venezuela como la que piden muchos no solo tendría implicaciones en ese país. Aquí estamos ante una disputa de potencias que tiene patio propio como ha sucedido en Syria en los últimos años. Pero Colombia sería un objetivo también. Dice Yuval Noah Harari en una de las últimas páginas de su libro magistral Sapiens: De hombres a dioses Somos más poderosos de lo que nunca fuimos, pero tenemos poca idea de qué hacer con todo ese poder. Peor todavía, los humanos parecen ser más irresponsables que nunca(…). Causamos estragos a nuestros socios animales y al ecosistema que nos rodea, buscando poco más que nuestra propia comodidad y diversión, pero sin encontrar satisfacción. ¿Hay algo más peligroso que unos dioses insatisfechos e irresponsables que no sabe lo que quieren?”

Todos los que se sienten obnubilados con la guerra deberían imaginar el ruido de las bombas cayendo en sus ciudades, y no en tierras lejanas resguardados del peligro.

¿Acaso lo hay? ¿Hay algo más peligroso que los sentimentales y adoctrinados pidiendo a gritos la guerra en medio de un pueblo inocente? 

Pdta:

Al personaje que le gritó cosas indeseables a la actriz Martha Bolaños deberían castigarlo de manera ejemplarizante. Podría ser con la perdida de por vida de su licencia de conducción. Que aprenda a respetar a las mujeres el acosador. 

 

@santiagoangelp

(Visited 560 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Santiago Ángel es un joven periodista bogotano. Trabajó en Blu Radio, ahora en La Fm de RCN Radio y cree que el periodismo es la brújula de los pueblos. Un país que no tenga buenos periodistas es un país condenado a los caprichos de los poderosos.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Muchos desean apoderarse de las riquezas venezolanas. Las reservas más grandes del mundo en petróleo, oro y diamante. En esta conflictividad aparecen los piratas de siempre, Inglaterra, Alemania y EU. quienes quieren apropiarse de dinero que pertenece al pueblo venezolano. Congelan sus cuentas y llenan de dificultades al pueblo bolivariano. Simón Bolívar lo ´resagió hace 200 años. Los EU están destinado a llenar de hambre y miseria a los pueblos de América en nombre de la libertad.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar