Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
La capacidad para ver colores aunque no se encuentra en todas las especies tampoco es exclusiva de los seres humanos y la compartimos en modalidades diferentes con diversas especies de la escala evolutiva. Tenerla depende de la presencia en la retina de unas células especializadas llamadas conos. Adicionalmente, la modalidad tricromática basada en longitudes de onda verde, rojo y azul en la que percibimos el color, no es la única manera de hacerlo; las abejas por ejemplo, lo hacen con verde, azul y ultravioleta, ellas no perciben el rojo,  mientras que las serpientes logran percibir el otro extremo, el infrarrojo y su rango de percepción no llega hasta el azul. Esta capacidad para percibir diferentes rangos del espectro electromagnético de la luz nos concede además del disfrute de las maravillas de lo estético, ciertas ventajas para la supervivencia del a especie.
Sin embargo y a pesar de la ventaja que esa visión de colores nos regla, en Colombia se extiende cada vez mas una peligrosa y triste tendencia a la involución de esa casi milagrosa capacidad, no porque el número de conos en las retinas venga en merma, sino por una tendencia facilista muy en boga en muchos segmentos del público en general. Ahora se ve y por supuesto, se opina, en blanco y negro. Atrás están quedando los tiempos en los que se podía establecer una conversación con miras a un debate sano entre individuos con posturas diferentes; se impone la cultura de las etiquetas con las que se encasilla al aparente contradictor, muchas veces antes de permitirle al mismo que pueda siquiera expresar su punto de vista y mucho menos un esbozo de argumento que abra el camino para una polémica seria. Parecería que solo hay disposición para oír a aquellos que nos dan la razón; no existen puntos medios, no hay color, ni siquiera hay grises. 
 
La polarización de la confrontación política determinó hace alrededor de un siglo, el inicio de lo que degeneró en la llamada «violencia política» en la primera mitad del siglo XX, cuando apareció a falta de otras opciones claras, esa primera gran falsa dicotomía que forzaba sin distinguir edad o género, a alinearse con una de las dos corrientes políticas, porque de lo contrario se caía en la aún mas peligrosa condición de ser visto como enemigo por ambas facciones. Un falso dilema que ha sido el causante de varios de los mayores infortunios de este país, entre ellos la pérdida de miles de vidas, muchísimas de ellas jóvenes y la concentración del poder económico y político en pérfidos personajes y sus linajes. 
Lejos de superar esa tara, en los últimos años nos hundimos más en ella, impulsados por personajes que capitalizan este tipo de divisiones invocando a sus huestes a aplicar la vieja premisa que reza, que quien no está conmigo está contra mí, haciendo desaparecer cualquier traza de legitimidad del debate descalificando de entrada a cualquier potencial opositor. No hay espacio para discusión, ¿para qué?, si es mas que evidente que nadie tiene mas razón que yo y usted no es mas que un (ocúpese este espacio con palabras como mamerto, fascista, terrorista, comunista, paraco o cualquier epíteto que facilite deslegitimar al fallido interlocutor).  Las falacias inducidas por la generalización apresurada y por falsas dicotomías según las cuales solo existen luz y penumbra, conducen de manera ineludible, a la pérdida del fin último de la controversia, cual es el intercambio de información referente a un tema que si bien puede no llegar a un acuerdo, por lo general permite el enriquecimiento conceptual de las partes. En resumen, no solo nos alejamos de un potencial acercamiento a la resolución racional de nuestras diferencias, sino que nos estamos privando de manera voluntaria y a la vez inadvertida de la fuente inagotable de crecimiento representada en el conocimiento y la experiencia de los demás. 
Fiel a la sabiduría popular que nos indica que toda mala situación es susceptible de empeorar, existe otro prejuicio cognitivo que se extiende de forma viral y es el conocido como la falacia del arreglo del bulto. Este consiste en asumir que conceptos o situaciones que tradicionalmente han estado agrupadas, siempre deben estarlo. Es así como, al menos en nuestro entorno, si soy conservador debo por extensión y entre otros, ser católico, antiabortista y rechazar el matrimonio igualitario y la adopción de niños por parejas del mismo género;  por el contrario si soy de izquierda se presume que soy ateo, proabortista y a favor de todo lo que se opondrían los conservadores. Y el problema no para allí, para una sociedad maniquea y acomodada para la que solo lo propio es válido y merecedor de respeto, todo lo que provenga de mi orilla es bueno. En este caso, mi pasto si es más verde que el del otro lado de la cerca. Con este prejuicio encontrando acomodo en el imaginario, la ceguera es colectiva con los pecados de quienes representan el ideario que le identifica, mientras se resalta, eso sí no sin merecerlo, los pecados de los contrarios. Todo un bocado de cardenal para unos dirigentes un tanto proclives a cosechar por vías non-sanctas, beneficios económicos más allá de lo debido.   
En el esfuerzo individual está la clave para desmontar esos sesgos que constituyen nuestra camisa de fuerza conceptual. Es responsabilidad de cada uno y de nadie más, recuperar la capacidad para entender que hay algo más que blanco y negro, algo mas que luz y oscuridad; volver a reconocer las maravillas del color. Lo invito a que lo intente.  
En Twitter: @ferdiaze
(Visited 99 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Bogotana, médico por compromiso, internista por vocación, hiperactiva por instinto. Testaruda hasta el tuétano, mi deporte favorito es nadar contra la corriente. Cuando tenga fama y dinero me llamarán iconoclasta, por ahora solo soy una vieja intensa y complicada. La mayor enseñanza que me ha regalado la vida es la tolerancia con casi todo, excepto con la injusticia. Aprender es mi vicio.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Sin categoría

    Ciegos, sordos y mudos; en resumen, cómplices

    El mayor precio de venta de un medicamento original, comúnmente llamado "de marca" se entendería al tener en cuenta(...)

  • Tolerancia por mandato de la ley

    En algo estoy de acuerdo con el Procurador y es en que la ley antidiscriminación merece discusión y cuestionamiento,(...)

  • ¿Quiere terminar en una bolsa?

    La expresión fue, para ser algo más precisos: "¿qué le pasa?, ¿es que quiere terminar en una bolsa?"; la(...)

  • Conviviendo con el enemigo

    Hace algunos días nos despertamos con un informe de la Corporación Transparencia Por Colombia que refería que en los(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

El covid-19 ha sido el tema más hablado, informado y controvertido(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. jajaja ,convencido que la unica que existia en el planeta para elaborar corrientazos ,seria ella ,mi ex , me atrapaste en tu circulo magnetico ,como planeta a un asteroide errante que paso cerca , estare atento a leerte ..no tengo remedio ,ni cura contigo .

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar