Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
En algo estoy de acuerdo con el Procurador y es en que la ley antidiscriminación merece discusión y cuestionamiento, pero no por el argumento que esgrime el señor Ordóñez. En su saber y entender, el Procurador advierte que el sancionar penalmente a una persona por acciones que discriminen a otro en virtud de su raza, orientación sexual o credo religioso, viola el derecho a la libre expresión del discriminador. No soy abogado, pero desde muy pequeña aprendí que mis libertades y derechos tienen su límite justo en donde empiezan los derechos de los demás y para nadie es novedad que aunque son varios los derechos fundamentales entre estos mismos hay prioridades, es decir, hay unos derechos «más fundamentales» que otros y entre esos «más fundamentales» están la vida, la integridad personal y la igualdad. Es más, el artículo 1, capítulo 1 advierte que éste es un «Estado social de derecho, organizado en forma de República unitaria,(…) democrática, participativa y pluralista, fundada en el respeto de la dignidad humana, en el trabajo y la solidaridad de las personas que la integran y en la prevalencia del interés general». Justo ahí, debajo del preámbulo de la constitución, perece el argumento de la libre expresión como un derecho para ejercer actos discriminatorios.  La verdad, viniendo del Procurador Ordóñez, esperaría un argumento más sólido y estructurado para objetar esta ley.
No desconozco la importancia de esta iniciativa en cuanto a frenar la discriminación en colectivos como empresas, sitios de entretenimiento y demás (cosa que a la larga no es más que la extensión de los prejuicios individuales de quienes ostentan la autoridad en esos entornos), mi pelea con esta ley es su aplicación en el medio individual  y se extiende a toda iniciativa que pretenda lograr que la gente haga por coerción algo para lo que no fue debidamente educada. Esto es  algo más sencillo: me parecen esfuerzos fatuos en leyes inútiles mientras el trabajo no sea enfocado en enseñar los beneficios de la convivencia pacífica. Esta es una sociedad que irrespeta, discrimina y ofende al otro desde sus mismas bases. Pierdo la cuenta de cuántas veces al día escucho a gente, que se supone adulto estructurado, decirle a un niño: «no llore, no sea nena», o hacer comentarios como «claro, tenía que ser una vieja la que va manejando». Hace pocos meses tuve un disgusto con uno de mis maestros, miembro él de la alta élite de la medicina en Colombia, porque comentó como anécdota que en una isla del Caribe, había perdido su cartera con una gruesa cantidad de dinero en dólares y  se la habían regresado intacta al hotel, rematando el relato con una frase que creí imposible en alguien de su dignidad (y pido disculpas por replicarlo, pero es necesario para entender mi punto) «es que son negros, pero honrados».  
¿Es posible que porque lo ordena una ley, deje alguien de considerar en condición de inferioridad o aún de incapacidad a otro solo por su género o su aspecto exterior? ¿Hay agentes del orden suficientes para detener a los discriminadores? ¿Suficiente estructura judicial sólida para procesarlos? ¿Espacio en las cárceles para que los condenados por no acatar estas leyes cumplan sus penas? ¿Acaso la amenaza de cárcel puede hacer que un individuo cuya estructura ética está carcomida hasta el fondo modele su estructura de pensamiento y deje de regar sus prejuicios como virus? Sería muy ingenuo creer que así es, que desde una simple orden legal se puede generar un cambio en la estructura de valores de una comunidad. El miedo a lo diferente es natural, pero es deber del entorno reconocer sanamente esas diferencias y enfocarlas de manera asertiva de tal manera que esa misma diferencia haga crecer y no enclaustrar el pensamiento. 

Honestamente tiendo a creer que quienes conciben, gestan y tramitan este tipo de iniciativas llevan su agenda debajo del brazo y su esfuerzo se enfoca más en captar atención mediática que les redunde en mayor recordación en la gente del común, y por esa vía aumentar sus potenciales votantes en una futura elección, que en verdaderamente causar un impacto en bien de la sociedad. 
La pelea hay que darla, claro, pero desde la otra orilla.  Desde la educación al individuo en el seno de su familia; si, esa familia que algunos «procuran» defender, en esa autoeducación que nos es mandatorio iniciar y a la que la ley por sí misma, sin nuestra propia convicción y voluntad no nos puede obligar. Las expresiones de una comunidad son el fruto de la comunidad misma y si su vocabulario e interacción con el otro destilan odio, pues es odio lo que tiene en su interior y atacar la expresión por ella misma y solo a ésta, solo lleva a cerrar el círculo vicioso del odio mismo. 

Mientras palabras como «marica», «indio», «lesbiana», «godo» y tantas otras que abundan en el léxico cotidiano, sigan siendo empleadas en un contexto peyorativo,  la transformación hacia la convivencia no verá la luz. Y seguiremos abundando en legisladores que enfocan sus esfuerzos en sacar adelante leyes inoperantes. 
(Visited 94 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Bogotana, médico por compromiso, internista por vocación, hiperactiva por instinto. Testaruda hasta el tuétano, mi deporte favorito es nadar contra la corriente. Cuando tenga fama y dinero me llamarán iconoclasta, por ahora solo soy una vieja intensa y complicada. La mayor enseñanza que me ha regalado la vida es la tolerancia con casi todo, excepto con la injusticia. Aprender es mi vicio.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Sin categoría

    Ciegos, sordos y mudos; en resumen, cómplices

    El mayor precio de venta de un medicamento original, comúnmente llamado "de marca" se entendería al tener en cuenta(...)

  • Tolerancia por mandato de la ley

    En algo estoy de acuerdo con el Procurador y es en que la ley antidiscriminación merece discusión y cuestionamiento,(...)

  • ¿Quiere terminar en una bolsa?

    La expresión fue, para ser algo más precisos: "¿qué le pasa?, ¿es que quiere terminar en una bolsa?"; la(...)

  • Conviviendo con el enemigo

    Hace algunos días nos despertamos con un informe de la Corporación Transparencia Por Colombia que refería que en los(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo ‘Ángeles(...)

2

Una amiga, aquí en Estados Unidos, decía que poder hablar con(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar