Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

“Cuando él estaba allí, el campo de juego era un picadero de circo, la pelota un bicho amaestrado, el partido, una invitación a la fiesta”. Galeano describiendo el juego de Garrincha

El fútbol, cada día más, se trata de movimientos en conjunto y de cómo se administra (optimiza) el espacio, sin embargo, aún quedan unos pocos rebeldes que rinden honor a este deporte con jugadas que desafían la severidad de la táctica.

Foto: tomada de Iniesta rodeado, tributo a las clásicas imágenes de Andrés Iniesta rodeado de jugadores (http://iniestarodeado.com/es)

Foto: tomada de Iniesta rodeado, tributo a las clásicas imágenes de Andrés Iniesta rodeado de jugadores (http://iniestarodeado.com/es)

Decía Galeano en esa biblia del balompié llamada A sol y sombra, que él tan solo era un “mendigo del buen fútbol”1. Él, tal vez no sea el único, quizás todos los que sufren y gritan frente a una pantalla de televisión, en un estadio o en la cancha del barrio, lo sean. Eduardo (como lo llamaré en este relato), no pedía algo imposible, solo añoraba algún gesto técnico que hiciera parar a todos de su asiento y aplaudir.

Al menos en teoría, no parece una labor complicada. En la práctica, resulta un tanto más complicado por dos razones. La primera, tiene que ver con la evolución y las exigencias actuales de este deporte: hoy es mucho más importante ganar, que dar espectáculo; la segunda, es quizás menos razonable, por no decir absurda: hacer una gambeta, un amague o una finta, hoy, es considerado una provocación, una afrenta contra la dignidad del rival, peor que eso, es un crimen que puede ser castigado con un golpe, tan certero y violento, que quien lo reciba, lo pensará dos veces antes de volver a intentar complacer a los fanáticos.

Más grave que señalar a los futbolistas que hacen tacos, bicicletas y elásticas en partidos apretados, es que las reacciones ante estos gestos se han normalizado. Hoy se aplaude más una patada que un buen gesto técnico. Ni hablar de los entrenadores que castigan a sus jugadores por divertirse en la cancha.

Lea también: Lo que le debo al fútbol

Pese al pesimismo de nuestra época, a las voces alarmistas de algunos relatores y comentaristas deportivos, que año a año vaticinan la muerte de esta disciplina como lo conocemos y afirman que el fútbol ya no volverá a ser como antes, pero la realidad es mucho menos traumática gracias a aquellos que tiran un túnel cuando están rodeados sobre la banda. “El fútbol se hace menos dramático cuando lo ejecutan los que saben” dijo alguna vez Marcelo Bielsa. Que razón tiene.

Por eso creo injusto que en la ecuación para elegir al mejor del mundo se mencionen los goles y los títulos, pero no la habilidad del futbolista.

Que doloroso es ver que romper la cintura del rival tan solo genere una avalancha de patadas y agresiones. Tampoco pido un trato especial, ni que les hagan un pasillo cada vez que agarren la pelota, solo pido no señalar a alguien que simplemente quiere divertirse y divertir.

“la segunda, es quizás menos razonable, por no decir absurda: hacer una gambeta, un amague o una finta, hoy, es considerado una provocación, una afrenta contra la dignidad del rival”

Hoy es Messi o Cristiano o Mbappé, antes Ronaldinho, Zidane o Maradona. Así como en su día lo fueron Cruyff, Garrincha, Best, Eusebio o Pelé, a quienes aclaro, solo he visto jugar a través de videos de YouTube, pero eso ha bastado para maravillarme.

Eduardo se fue hace unos cuantos de años de esta tierra añorando eso que parece perdido: el buen fútbol. Por fortuna para nosotros, los rebeldes no desaparecen. De los potreros, de las canchas de tierra y de cemento, seguirán saliendo jugadores que desafían la autoridad y el rigor de la táctica para de vez en cuando, soltar un lujo que emocione a la grada y sonroje al rival. Por fortuna para nosotros, la gambeta aún no muere.

Sobre Letras de fútbol…

Con este blog busco, sobre todo, poner en discusión el otro fútbol, no el del día a día, sino el de la nostalgia, el que reposa dentro de cada persona que alguna vez pateo un balón.

Otros posts:

Lo que le debo al fútbol

 

Camilo Andrés Castillo – 04/04/19

Sígueme en Twitter: @camiloandres894

“El fútbol a sol y sombra” libro publicado por Eduardo Galeano en 1995.

 

(Visited 212 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista en formación de la Uniminuto. Bogotano, hincha del América de Cali y apasionado por el fútbol y la escritura. Me gusta leer de fútbol y tomé la costumbre gracias a los libros de Sacheri, Galeano y Camus.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Deportes

    La gambeta no morirá

    “Cuando él estaba allí, el campo de juego era un picadero de circo, la pelota un bicho amaestrado, el(...)

  • Deportes

    Lo que le debo al fútbol

    Existen pocas cosas en la vida que puedan generar, en tan sólo algunos instantes, altos niveles de exaltación y(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

Mejor conocida como la serie de los Aristemo, Juntos, El Corazón(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Yo sacaría a Cristiano de tu lista, es un goleador de raza y excepcional, pero gambeteador a la manera que usted lo describe, le falta pelo pa´moña. El mejor actual de los que tu describes, Messi. Además de goleador es armador y asistidor.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar