Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Éramos a lo sumo 15 personas con algo en común: una papeletica azul  y un recibo de pago que debimos entregar a la entrada de aquel pequeño salón, como reconocimiento a nuestra condición de infractores de tránsito. Todos  estábamos por iniciar el curso pedagógico en la Secretaría de la Movilidad que nos permitió ahorrarnos un  porcentaje de la multa

Llegó la instructora,  una joven con problemas de la garganta que como pudo, sorteó esa media hora en medio de interrupciones de quienes no podían contener la queja sobre lo que les pasó:

«Admito que dejé el carro parqueado donde no se podía pero era por dos minutos y me demoré 10 y cuando salí estaba ya encima de la grúa y a los otros carros que estaban allí solo les habían colocado un parte, pero el mío por más que todos le dijimos al policía de tránsito que la dueña del carro estaba ahí, no me lo dejaron bajar y ahorita está en los patios, debí haber tomado una foto del policía y recogido las firmas de todos», decía una señora con la voz entrecortada por la rabia que aún sentía.

Y a mi lado, un señor… «yo iba por la autopista y delante mío iban varios carros a la misma velocidad pero al único que paran es a mí y por mas que le dije que me mostrara el aparato de velocidad, el policía no quiso»

Pacientemente la joven instructora le  explicaba a la señora del problema de la grúa que de acuerdo al código de tránsito cuando el  carro que han subido a la grúa ya le han puesto los seguros (admito que no tengo, como varios allí presentes, ni idea de que seguros hablaba), no es posible que bajen el carro. ¿Tenía los seguros?.. el silencio de la señora dio a entender que tampoco sabía de qué estaba hablando..

Y al señor de la velocidad, alguno de los allí presentes le preguntó ante su insistencia  en señalar que eran varios carros los que iban a su misma velocidad «¿pero usted iba a más de 60?… silencio otra vez por respuesta.

¡Por supuesto que iría a más de 60! Y por supuesto que el carro estaba en un lugar mal parqueado!! El problema en los dos casos es que «¡los pillaron!» y tan de malas que los pillaron a ellos y no a los otros infractores. Entonces el argumento de fondo era ¿Por qué a ellos y no a los demás?

¿De pronto el carro lo debían bajar de la grúa y no dejarlo ahí si no tenía los famosos seguros?. Probablemente, cabe la duda y hasta habría cabido apelación a la multa. ¿De  pronto el policía debió haber parado también a los demás carros y haber mostrado el indicador de velocidad al infractor in- fraganti?. Probablemente, cabe la duda también. Pero en carta blanca, en los dos casos hubo una clara irresponsabilidad, cuyos autores no admitían abiertamente porque seamos sinceros, si hay algo difícil para el ser humano es aceptar su propia responsabilidad sobre los resultados que tiene en su vida, porque es más sencillo encontrar responsables fuera de nosotros. «Sí, lo hice.. pero es que…» y a renglón seguido una buena excusa que siempre será acertada para quién la da.

El tema de la responsabilidad sobre nuestros actos lo he abordado en varias ocasiones en este blog,  por eso voy a recordar  mi artículo del 3 de julio, cuando aún no pertenecía a esta comunidad de bloggers (que de paso invito a que lo lean en su totalidad), porque definitivamente viene como anillo al dedo.

Sin darnos cuenta promovemos muchas veces entre nuestros pequeños que lo más fácil es culpar al profesor que «nos tiene bronca»,  y hasta vamos y peleamos por  esos chiquitos; de jóvenes responsabilizamos a nuestros padres porque «no nos entienden» y como adultos la gama de posibilidades es mayor aún y va desde ese jefe que es un tirano y no valora mi trabajo, ese amigo que es un falseto, ese policía que se equivocó, ese trabajo que no me deja un minuto para respirar y hasta llegamos al punto de decir «tomo esta decisión porque otros quieren que la tome».

Y en esa carrera por culpar a los demás de nuestras propias frustraciones, no nos detenemos a echar un vistazo y ver que en realidad somos nosotros los que generamos lo que nos sucede minuto a minuto en nuestras vidas.

Se trata de un círculo de nunca acabar, si continúa como va, porque estamos transmitiéndole a nuestros pequeños esa facilidad para justificar que aquello malo que nos sucede es por culpa de otros. Y ellos, que de bobos no tienen un pelo, terminan entendiendo aquello que nosotros en su momento entendimos a la perfección: obtenemos beneficios siendo víctimas y no responsables y el principal de ellos es QUEDAR BIEN, LUCIR BIEN.

Es tan responsable el que cometió la infracción de tránsito como la autoridad que no cumplió a cabalidad con su función.

Entonces, que tal si empezamos a mirar como cerrar ese círculo y empezamos a asumir la cuota de responsabilidad que nos corresponde en todos los actos de nuestra vida.

Podríamos hasta pensar en cosas que hoy en día suenan utópicas y se han fundido en el laberinto de los mitos urbanos: que un funcionario corrupto asuma su propia corrupción y pague el precio sin defenderse como prócer diciendo en voz baja  que «con estos sueldos de miseria que recibo.. de algún lado debo sacar para vivir dignamente» Y claro, quien paga la «mordida» acepte que tiene dudas sobre su propia fortaleza para ganar esa licitación y no sea el otro prócer que dice «es que hay taaanta corrupción que es la única manera de ganar esto». Siii como noo..

 

*********

Postdata.. ¿y a todas estas, como llegué yo a ese curso? Porque hice un giro prohibido…. y … pagué el precio de mi irresponsabilidad.

(Visited 59 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Sandra Mateus. Crecí profesionalmente en las salas de redacción de medios como La República, Todelar y el extinto más no olvidado diario La Prensa. Con estas experiencias a cuestas transité el camino de ser estratega en comunicaciones corporativas y desde hace varios años elegí incluir al coaching y al liderazgo en mi vida certificándome como Coach profesional, porque gracias a eso adquirí competencias para facilitarle a personas y empresas la búsqueda de los bloqueos que no les permiten avanzar hacia donde quieren. Viví cuatro años en Neuquén, entrada de la Patagonia Argentina, y allí no solo me sumergí en la práctica y docencia del Coaching Ontológico, sino en el mate, bebida que me traje a mi Colombia a donde regresé hace ya casi tres años para volcar mi experiencia y pasión al desarrollo y entrenamiento de personas y organizaciones, en las competencias conversacionales y de liderazgo necesarias para lograr mayor efectividad en la consecución de objetivos que nos ayuden a ser cada vez mejores como personas y como sociedad.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Todo parecía indicar que se trataba de un joven prometedor. Jaime(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar