Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Una muy buena amiga mía está tomando por estos días una decisión muy importante. Y si bien el tema central es laboral, en el fondo se trata de una conversación con  su propia vida e involucra de una parte valores como lealtad, honestidad y apoyo a otros, al otro lado de la balanza se encuentran  la propia felicidad, tranquilidad y coherencia con sus propios pensamientos.
 
¿Cuantos de nosotros nos hemos levantando en algún momento de nuestras vidas sintiendo que estamos, como el slogan de una reconocida entidad financiera colombiana, en el lugar equivocado?.
 
No  disfrutamos al 100% nuestro trabajo porque no es valorado ni reconocido, pero sentimos que debemos seguir ahí porque tenemos una responsabilidades a las cuales responder, un contrato al cual ser fiel y, admitámoslo, la comodidad de un puesto con contrato a término indefinido, prestaciones laborales y sueldito fijo cada quincena es un aliciente suficiente para aguantar aquello con lo que no estamos de acuerdo. ¡Con esta crisis, mejor estar asegurado!
 
O no sentimos que esa relación que llevamos nos llene completamente porque no es  lo que esperamos, la pasamos bien pero… siempre falta el centavo pa´l peso, pero ahí estamos porque el temor a una soledad no deseada nos detiene a pararnos por nuestros propios deseos y buscar exactamente lo que queremos para nuestra vida.
 
¿No estaremos viendo solamente una de las caras de la moneda a la hora de analizar lo que nos pasa o lo que generamos en nuestras vidas?
 
Dice Antohony Robins, en su libro Poder sin Límites que “en el mundo no hay nada que tenga un significado inherente. Nuestro parecer sobre las cosas y sobre lo que hacemos en la vida depende de nuestra percepción de ello. La mala suerte es un punto de vista. La jaqueca de usted es la fortuna del vendedor de aspirinas… Decimos que tal cosa ocurrió y que “tal” significa “cual”, cuando en reallidad los posibles modos de interpretar cualquier experiencia son infinitos.. si percibimos algo como una obligación, tal es el mensaje que enviamos a nuestro cerebro.. si cambiamos nuestro marco de referencia para contemplar la misma situación desde otro punto de vista cambiaremos nuestra manera de reaccionar ante la vida”
 
En otras palabras, y recordemos quienes hemos ejercido o ejercen la labor de periodistas, esa regla de oro de buscar siempre todas las versiones de un mismo hecho para acercarnos lo más posible a una versión “objetiva” del asunto. En la vida no se si haya una versión “objetiva”, pero si hay varias versiones de lo mismo y depende de cada uno de nosotros cual queremos adoptar como nuestra forma de vida.
 
Una versión puede ser ver las cosas que nos pasan como la obligación de vivirlas porque esa fue la vida que nos “tocó” y otra  archivar en el cajón del mueble más viejito de la casa mas alejada y abandonada aquellas decisiones de  estar con alguien o hacer algo solo por “lucir bien” y de esa forma despertar cada mañana con la ilusión de hacer aquello que yo elegí hacer, y que seguramente me va a costar un poco más de esfuerzo, es probable que al comienzo sí, pero finalmente las cosas toman su rumbo y lo más importante es que toman el rumbo que nosotros queríamos que tomarán.
 
La vida es una. Y mi vida no es de mi jefe, ni de mi esposo, ni de mis hijos, es mía y si yo no decido vivirla a plenitud nadie más lo hará. Y lo más importante es que si tomo esa decisión y me convenzo que la felicidad está en el camino y no en el destino, podré irrigar eso a quienes están a mi alrededor, porque ojo, no estoy apoyando versiones egocentricas de “yo, el único importante sobre la tierra”, porque hay quienes se han tomado muy a pecho esto y he conocido algunos personajes….   
 
Mira  cualquier objeto una vez, cierra los ojos y  muévete un poco hacia cualquier lado. Abre tus ojos nuevamente y vuélvelo a mirar… ¿ verdad que algo cambió?: Tu propiciaste el cambio de percepción y decide cual lado te gusta más.
(Visited 86 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Sandra Mateus. Crecí profesionalmente en las salas de redacción de medios como La República, Todelar y el extinto más no olvidado diario La Prensa. Con estas experiencias a cuestas transité el camino de ser estratega en comunicaciones corporativas y desde hace varios años elegí incluir al coaching y al liderazgo en mi vida certificándome como Coach profesional, porque gracias a eso adquirí competencias para facilitarle a personas y empresas la búsqueda de los bloqueos que no les permiten avanzar hacia donde quieren. Viví cuatro años en Neuquén, entrada de la Patagonia Argentina, y allí no solo me sumergí en la práctica y docencia del Coaching Ontológico, sino en el mate, bebida que me traje a mi Colombia a donde regresé hace ya casi tres años para volcar mi experiencia y pasión al desarrollo y entrenamiento de personas y organizaciones, en las competencias conversacionales y de liderazgo necesarias para lograr mayor efectividad en la consecución de objetivos que nos ayuden a ser cada vez mejores como personas y como sociedad.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo “Ángeles(...)

2

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. algunas vez me paso algo similar. Ingrese a trabajar en Intersoft Bogota, y alli me asignaron un modulo del proyecto para el citibank . me entusiasme y lo realice en tiempo record y con todo lo requerido por el usuario, pero con lo que no contaba mi jefa era que yo soy demasiado correcto y pulido y me exigio que le colocara trabas o limitaciones al software desarrollado aprovechando que el texto del documento se habia hecho para distintas interpretaciones, de esta forma ellos podian asegurar que cuando el cliente encontrara las limitaciones y exigiera el arreglo de estas se pudiera negociar un nuevo contrato de mayor presupuesto. desde hay empezo mi conflicto: si me quedo estare patrocinando la corrupcion y la estafa, si me voy; tengo que mantener una familia y no puedo quedarme sin puesto. Al final termine diciendole a mi jefa que no me parecia correcto y que no pensaba cambiarlo. Aunque termine siendo despedido, apenas dure dos meses sin puesto y con la ayuda de un proyecto que salio casi de la nada; termino desapercibido la falta de empleo y pude mantener a mi familia y tener mi conciencia limpia

  2. Que casualidad. Hoy al llegar a trabajar me topé con una compañera de trabajo. Su tono de voz ya anticipaba su estado de ánimo. “Estoy ‘choreada’ (un estado de decepción y desanimo, en chileno) me carga ver que la gente no hace lo que le corresponde y al final lo único que buscan es sacar partido de la institución en que trabajan. Eso me hace pensar en buscar otro trabajo”, algo así me expresó.
    ¿Qué dices? ¿Buscas motivar a esa persona?. El asunto es que ella estaba amargada por que una persona con la que trabaja no muestra el mismo entusiasmo en sacar adelante la tarea encomendada. “Sí yo cumplo ¿Por qué el no?”, insistía.
    Veámoslo desde cada perspectiva. Ella planificada depende de otros y ese es su amargura. Ve que ese otro no le colabora a cumplir con sus metas, que al final le llevarán a ganarse el bono anual o el ansiado aumento de sueldo. Ella tiene razón, pero que pasa al otro lado. Tiene la razón desde el punto de vista del compañero.
    Este ejemplo es similar al que hablas en tu columna. tenemos que tener cuidado en encontrar la verdad justa. Que mejor que en vez de hablar de las personas que no cumplen “su” trabajo desde nuestro punto de vista nos enfocamos ha comprender el por qué de este no cumplimiento. No estaremos exigiendo más de lo que esta persona verdaderamente tiene que dar. No serás tu la que está sobre exigida con lo que están pidiendo. Convérsalo con esa persona y haz lo tuyo dejando bien registrado que cumples en los plazos que tus superiores te han dado, pero no te preocupes de lo que lo demás hacen o no hacen. ¿Por qué preocuparnos de lo que deben cumplir los otros cuando no te afecta directamente?. Se va más temprano. Pero que rico que sea capaz de irse más temprano a disfrutar de su familia o de sus amigos. ¿Hizo su trabajo? No, yo me quedé terminando el texto hasta las 20:00 horas y se lo mandé para que lo viera y no lo hizo. Y ¿Por qué tenía que quedarse hasta esa hora para ver tu texto? Y ¿Por qué te quedas hasta esa hora tú trabajando cuando en casa te esperan tus dos hijas y un marido?
    Prioricemos en la vida. Organicémonos y hagamos en el trabajo aquello que nos piden dando lo mejor de nosotros, pero recordemos que la vida son más que esas ocho o doce horas que estamos en el trabajo. ¿Quién alguna vez no ha soñado con lo que tiene pendiente en el trabajo?. Estamos mal en nuestras prioridades. Nuestro trabajo es una herramienta que tenemos para ayudarnos a disfrutar la vida que tenemos. No podemos ir por el mundo amargándonos por mirar lo que hace este o el del lado. Cumplo con lo que me piden y entrego lo mejor de mi y eso queda registrado día a día.
    Amo lo que hago y lo que elegí. He trabajado en muchas partes y en todas he tratado de dar lo mejor de mi. Me he cambiado porque terminó un ciclo, por qué me ofrecieron más dinero, por qué me pelee con mi jefe, por qué llegué al lugar que postulé buscando nuevos desafíos. Mirando dónde puedo desarrollarme y siempre lo mejor.
    No existe el trabajo malo, lo malo es no saber enfrentarlo.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar