Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Quién viva en Bogotá y tenga niños, de seguro habrá oído hablar de Divercity, un lugar en donde los niños juegan a ser grandes, mientras estos últimos cumplen el papel de acompañantes responsables

Mientras observaba sentada, – al igual que muchos de los adultos que estaban allí atentos a cada movimiento de sus infantes -, cómo cientos de ciudadanos de entre 80cm y 1.20cm de estatura en promedio iban de un lado para otro, cambiaban de empleo y personalidad tan rápido como las filas de espera en cada empresa allí presente lo permitían, pensaba en la ironía que encierra un lugar como este.

Yo misma he defendido en diferentes ocasiones, la importancia que los niños vivan su infancia sin asomo de adultez, a su ritmo y con las consideraciones que solo correspondan a su etapa infantil. Y ahí estaba, y debo confesar que no era la primera vez, asombrada nuevamente de este complejo proyecto empresarial en el que de un sopetón, muy amigable, creativo y pedagógico, pero de un sopetón, se lleva al niño a pensar como adultos.

Pero en realidad ahí no está la ironía. Ésta no la encontré en el sistema ni la filosofía del lugar, sino en los adultos reales que lo invadimos.

Es increíble cómo llevamos a nuestros hijos a un lugar como éste para que aprendan valores como el civismo, la importancia de soñar en ser alguien que aporte a la sociedad, el valor del trabajo-diversión, no como carga impositiva, pero al mismo tiempo terminamos sacando a flote “lo mejor” de nosotros como ciudadanos: allá una madre que se empeñaba en guardar el turno a su hija que estaba en otra actividad, cuando claramente hay indicaciones de que es prohibido guardar turno; en otro lugar un señor con dos hijos en la mano volándose sin ningún asomo de sonrojo todas las cebras para cruzar las calles, pasando por frente del carro de bomberos en pleno movimiento y ni que decir de la joven que acompañaba a una niña y todo el tiempo se quejaba por la demora en cada una de las filas, contagiándole su propio stress a la pequeña.

Y la mejor perla. Yo y muchos otros sentados mirando seguramente similares escenas, pero calladitos y “analizando la situación”. ¡Que vergüenza!. Lo que éramos en ese instante es lo que somos aquí afuera, con toda seguridad. Y eso es lo que le estamos heredando a estas nuevas generaciones.

En alguna ocasión hablé de un virus llamado el “virus de la adultez” (“se busca vacuna contra el virus de la adultez”, miércoles 1 de julio 2009), del cual ahora estoy segura que no solo nos dejamos contagiar, sino que no nos ponemos el tapabocas para evitar continuar propagando esa extraña patología.

Los siguientes son los síntomas para todo aquel que quiera mirar si los padece:

* Fiebre de apariencias. Se deja a un lado la autenticidad infantil para lograr “lucir bien”. Esto implica no defender lo que queremos en realidad por temor a no ser aceptados

* Baja de sueños. Los sueños de bomberos, astronautas y cantantes, se dejan a un lado para dar paso a los grandes proyectos y planes de negocios porque eso si es rentable. Soñar con absurdos es para desocupados y sin oficio

* Fractura de alas. Si no hay sueños para que se necesitan alas…* Deficiencia de magia. Los cuentos de hadas no existen, ni el príncipe azul, ni la princesa soñada.. en su lugar están los amantes incondicionales y las parejas adecuadas

A esos he agregado uno nuevo

*Abundancia de “tengorazoncismo”. Todo lo que yo hago está bien si me ayuda a mis propósitos, yo tengo la razón y de seguro una buena razón, para incluso violar normas, siempre y cuando no se den cuenta de lo que estoy haciendo.

Que rico continuar llevando a nuestros niños a jugar roles de adultos desde una mirada responsable, creativa y constructiva… pero que delicia sería que a la par de un lugar como Divercity, existiera otro en donde nuestros niños nos invitaran para que volviéramos a recordar cómo vivíamos cuando, como dijo nuestro Nobel ” éramos felices e indocumentados”..

(Visited 160 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Sandra Mateus. Crecí profesionalmente en las salas de redacción de medios como La República, Todelar y el extinto más no olvidado diario La Prensa. Con estas experiencias a cuestas transité el camino de ser estratega en comunicaciones corporativas y desde hace varios años elegí incluir al coaching y al liderazgo en mi vida certificándome como Coach profesional, porque gracias a eso adquirí competencias para facilitarle a personas y empresas la búsqueda de los bloqueos que no les permiten avanzar hacia donde quieren. Viví cuatro años en Neuquén, entrada de la Patagonia Argentina, y allí no solo me sumergí en la práctica y docencia del Coaching Ontológico, sino en el mate, bebida que me traje a mi Colombia a donde regresé hace ya casi tres años para volcar mi experiencia y pasión al desarrollo y entrenamiento de personas y organizaciones, en las competencias conversacionales y de liderazgo necesarias para lograr mayor efectividad en la consecución de objetivos que nos ayuden a ser cada vez mejores como personas y como sociedad.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo “Ángeles(...)

3

"En todas las empresas se necesita un psicólogo" eso me dijeron(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar