Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Unos dicen que el mal de nuestro siglo es el stress. Otros que la depresión. Otros que la corrupción. Yo tengo otra teoría: el mal, la enfermedad de nuestro siglo son las promesas rotas. Las palabras que se dicen y no se cumplen. Los compromisos que se adquieren y se olvidan por el camino.

Claro, por eso estamos como estamos dirán. Y los primeros ejemplos que seguro empezarían a mencionar serían el de los políticos que prometen y no cumplen. Los gobernantes que una vez llegan a cumplir su rol se olvidan de los compromisos de honestidad y transparencia en el manejo de los recursos.

¿Y que pasa en lo pequeño? ¿Qué pasa con eso que dijiste ayer que ibas a hacer y no lo has hecho? ¿Qué pasa con la llamada que dije que iba a realizar y nunca hice?¿Qué pasa con la carrera que dije que iba a empezar este año y no moví un dedo para iniciar?¿Qué pasa con esa copa de más de anoche cuando habías prometido, te habías prometido, no beber de más?¿Qué pasa con ese “último cigarrillo” que nunca llega?¿Con esa dieta que siempre pospones?¿Con esa charla a tu equipo de trabajo que necesita de tu orientación?

¿Cómo le llamarías a todo lo anterior? ¡Promesas rotas! Si no somos capaces de cumplirnos a nosotros mismos aquello con lo que nos comprometemos, va a ser difícil que lo hagamos con los demás y poco a poco vamos generando un hábito de posponer, de no cumplir, de sembrar desconfianza en los otros, porque ¿cuál sería la razón para que alguien confíe en que vas a hacer lo que dices que vas a hacer cuando tu historial demuestra lo contrario?

Con mi esposo tenemos diferencias cuando hablamos de este tema, porque él defiende la teoría que si no digo “yo prometo” no hice una promesa. Mi argumento se basa en el coaching ontológico y básicamente consiste en que para que exista una promesa solo basta que a una oferta que hayas hecho, otra persona la acepte con un SI, eso se llama declaración de aceptación.

En ese momento se configura una promesa, porque eso que dijiste que ibas a hacer comienza a generar movimiento en otros, quienes pueden a partir de esa expectativa comenzar a mover su agenda de tiempo (un almuerzo, una reunión) hasta una vida misma (un compromiso emocional, una promesa de trabajo). El “yo prometo” se convierte entonces en una simple formalidad.

En términos más formales: “La promesa es un acto lingüístico por el cual alguien asume el compromiso de producir algo en el futuro, mediante la ejecución de ciertas acciones (por sí mismo, o por aquellos por quienes asume la responsabilidad). Quien promete declara su compromiso de generar ciertas condiciones futuras.”

¿Cómo se aplica esta teoría a nuestros auto- incumplimientos? Sencillo, tu ofreciste y tu aceptaste. Cada uno de nosotros vive inmerso en pensamientos y conversaciones internas que definen nuestras emociones y por ende acciones. Se calcula que un ser humano puede en promedio tener hasta 70.000 pensamientos al día. Muy pocos de ellos los exteriorizamos en nuestras conversaciones externas, siempre colocamos filtros a lo que decimos por conveniencia e intención.

Vamos a la práctica
¿Qué resultados genera esto y por qué es nocivo? Cuando generamos el hábito de incumplir promesas, empezando por las hechas a nosotros mismos, comenzamos no solo a considerar como normal el decir que voy a hacer algo y no lo hago, sino también a excusar a otros de no hacerlo y por lo tanto no exigir su cumplimiento.

Es entonces cuando nos convencemos que la famosa “nos vemos la otra semana” no va a llegar, los “cuenta conmigo” es solo una formalidad y las promesas electorales ni siquiera las recordamos porque para qué y no ejercemos el derecho constitucional que en casi todos los países existe de auditar de cerca la labor de nuestros legisladores y si es el caso revocarlos de su mandato.

Esto en las empresas también es clave. Una organización es una red de conversaciones y de la calidad de ellas dependen sus resultados. ¿Cuál es el costo de una promesa incumplida en su interior? Seguramente conversaciones centradas en juicios e insatisfacciones, estados emocionales que no ayudan a la resolución efectiva de situaciones y por ende baja de productividad.

Comencemos a responsabilizarnos de nuestras promesas y de concientizarnos que ellas definen nuestra identidad pública, el cómo nos ven los demás y qué grado de confianza genero a mi alrededor. Dejemos de responsabilizar al entorno por no conseguir lo que queremos y comencemos a exigir responsabilidad en el cumplimiento de las promesas de otros.

Gestiona tus promesas a partir de ser más sincero y coherente con lo que piensas, sientes y haces, y de tener más claras tus propias competencias, para no comprometerte contigo mismo o con los demás en cosas que no vas a ser capaz de lograr. Plantea alternativas, pide ayuda, habla con tus equipos, se claro de tus propios tiempos.

Que en tu Huella Personal no haya una marca de promesas incumplidas.. sino de compromisos responsables y construcción de confianza. El cambio empieza por cada uno de nosotros..

 Sígueme en Twitter @liderazgoarriba

Noticia … noticia

A partir de ahora, el Manual digital de entrenamiento para construcción de Huella Personal,  mi ebook de liderazgo personal lo pueden adquirir en la tienda on line más grande del mundo, AMAZON. Todo deja huella… construye tu Huella Personal, es la clave para mejorar relaciones y resultados. Más de 15 ejercicios prácticos, herramientas de coaching, enlaces a videos de reflexión

Y para padres, educadores o quienes quieran trabajar en si mismos para generar crecimiento en nuestro niños, ahora también el Libro Legado de Vida un Libro para Aprender a Volar con Nuestros Niños está en versión digital  también en AMAZON

 Sígueme en Twitter @liderazgoarriba

¿Quieres conocer  más acerca del coaching, qué es y como puede aportar a tu vida u organización? entra a www.coachsandramateus.com  

Si estás decidido a tener un cambio, superar una creencia limitante u otro bloqueo personal y quieres realizar un proceso de coaching vía skype no importa en donde te encuentres, escríbeme a coach@coachsandramateus.com o conoce más de los procesos de Coaching On Line 

¿Quieres trabajar más con tus metas? En http://www.coachsandramateus.com  encuentras:

Taller On Line para Construcción Efectiva de Metas Envíos por mail, material escrito, ejercicios y apoyo coach

Taller  On Line Coaching de ventas y Negociación Envíos por mail, material escrito, ejercicios y apoyo coach

Otras entradas recientes 

(Visited 368 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Sandra Mateus. Crecí profesionalmente en las salas de redacción de medios como La República, Todelar y el extinto más no olvidado diario La Prensa. Con estas experiencias a cuestas transité el camino de ser estratega en comunicaciones corporativas y desde hace varios años elegí incluir al coaching y al liderazgo en mi vida. Viví cuatro años en Neuquén, entrada de la Patagonia Argentina, y allí no solo me sumergí en la práctica y docencia del Coaching Ontológico, sino en el mate, bebida que me traje a mi Colombia a donde regresé para volcar mi experiencia y pasión al desarrollo y entrenamiento de personas y organizaciones, en las competencias conversacionales y de liderazgo necesarias para lograr mayor efectividad en la consecución de objetivos que nos ayuden a ser cada vez mejores como personas y como sociedad. Escritora amateur.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

Como si las malas noticias que nos deja la pandemia que(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar