Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

Mitos Urbanos I

Por: gilbertoroncancio

Quien no ha escuchado de un familiar, compañero, o en una espontánea conversación en el transporte público, la narración de un excéntrico episodio ocurrido días antes a un conocido de un conocido?, sin lugar a dudas ninguno ha escapado, y es que estos relatos capaces de volar a la velocidad del chisme inundan nuestra pintoresca capital. Desde luego hay de todos los temas, colores y sabores que quieran, sin embargo y como es tradición de Don Beto buscaremos los más grotescos y tal vez los más alejados de la definición de mito, que según el DRAE (Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española) significa:

Narración maravillosa situada fuera del tiempo histórico y protagonizada por personajes de carácter divino o heroico. Con frecuencia interpreta el origen del mundo o grandes acontecimientos de la humanidad

Aunque nuestras historias y anécdotas no sean tan maravillosas, heroicas y relevantes para la humanidad y nuestros personajes no sean tan divinos y gallardos, ahí va una corta selección de mitos urbanos, esperanzado en completarla con relatos que me puedan hacer llegar.
PD: para no ser injusto, el orden de presentación no obedece a nigun tipo de clasificación

 El Pariente Bogotano del dragón de Komodo
Este mito tiene como protagonista un dragón postmoderno el cual en su disgusto por el escaso botín obtenido luego de un temerario atraco, impregna a sus victimas vía escupitajo de una mezcla de saliva y otras sustancias de las cuales solo se ha identificado el bóxer y que han ocasionado en las víctimas la pérdida de uno de sus ojos, infecciones cutáneas y según versiones más espeluznantes algunas personas han adquirido males tan terribles como la gonorrea, el herpes y el mismísimo SIDA mediante esta ofensa. Geográficamente este mito narra episodios ocurridos en inmediaciones de la Universidad Javeriana, San Victorino y el monumento de los Héroes. Para identificar este personaje mítico recuerde que viste harapos y porta una botella despicada con la que agrede a sus víctimas. Si además siente un fuerte olor a bóxer emprenda la huida si no quiere convertirse en protagonista de una de estas historias

El Libidinoso estreñimiento
Algunos bogotanos que casualmente tienen un conocido empleado en el sector de la salud, cuentan que un sábado en horas de la madrugada se presentó en urgencias un sujeto (por lo general homosexual), quien en una frenética búsqueda por saciar su apetito sexual, decide llevar más allá el baile de la botella, logrando una penosa obstrucción anal de difícil solución por parte de los galenos ya que el efecto que podría causar la ruptura de su nuevo compañero, más estable de lo recomendado; sería desastroso. Algunas versiones cuentan que el procedimiento suele ser demoradísimo y que se soluciona de forma más expedita y menos vergonzosa con remedios caseros como jabón, aceite, mantequilla o sábila. Ninguna versión cuenta si al individuo se le devuelve el accesorio.

 Lechona rodante
Cuenta la leyenda que un día de alto tráfico en Sanandresito una cabeza de porcino irrumpió entre la multitud sembrando el pánico de los compradores; luego de un recorrido de unos 20 metros un roedor de gran talla salio de la cabeza del porcino para refugiarse en una alcantarilla luego de haber causado varios desmayos. Algunas versiones van mas allá y plantean que la famosa lechona de la 38 es preparada a base de roedor para abaratar costos. Aunque me abstengo de comer lechona en Sanandresito (no por el mito sino por la desconfianza que me producen las condiciones sanitarias de los tenedores con los que ofrecen muestras gratis una y otra vez), no creo en esta versión ya que me cuesta imaginar la cantidad de roedores necesarios para rellenar una lechona, además de lo engorroso de atraparlos. Otra cosa que no me convence es que ningún roedor tiene presas tan grandes y generosas como las que trae la lechona; sin embargo prefiero abstenerme.

 VIH en la pantalla grande
Esta historia de terror gira en torno a un antisocial que se ha encargado de poner en las sillas de los teatros agujas infectadas de VIH de tal forma que cuando el desprevenido cinéfilo encartado con maíz pira, gaseosa y otros confites deposita sus posaderas adquiere el virus de una manera bastante dolorosa, aunque este mito ha circulado en la web, no existe un caso concreto registrado. Sin embargo pueden seguir revisando sus sillas a pesar de que es algo inútil ya que da lo mismo un chuzón en las manos o en las pompas y además fijo se le riega la gaseosa.

 Menesterosos Multimillonarios
La versión que tengo de este mito nace en mi natal Fontibon donde habitaba un personaje conocido con el nombre de Pinina, recordada por habitar el parque principal y asistir a misa a la iglesia de Santiago con una corte de canes vulgarmente conocida como chandosos; a su muerte las conmovidas autoridades se disponían a levantar el chiquero que su vecina tenia en la antigua inspección de policía cuando hallaron una mugrienta maleta en cuyo interior había numerosas escrituras y títulos valores. Nunca se supo que pasó con esos bienes pero este mito se hace recurrente cada vez que algún habitante de la calle deja este supersticioso mundo.

Y usted, cuales mitos conoce?

DON BETO

Publicado en: Colombia, El Tiempo, Vida de hoy

6 comentarios

Para comentar esta nota usted debe ser un usuario registrado.

  1. 1

    FRANZAR 10 abril, 2008 a las 19:16

    Que buen tema, yo conozco el mito de que una tia de un amigo iba en una buseta y un pasajero le dijo guardese los anillos en la boca que hay ladrones en el bus, ella lo hace y luego una se?ora dice me robaron le revisan la boca a la tia de mi amigo y tatata…………le robaron los anillos a la se?ora. Me la han contado varias veces. Buen dia.

  2. 2

    cforeroo 11 abril, 2008 a las 13:34

    Recuerdo mucho dos mitos muy celebres bogotanos: El de las hamburguesas hechas con carne de lombriz en El Corral, y la mas celebre que reza que Andres Pastrana, tambien celebre periodista-expresidente-delfin, fue capado por el papa de una mujer que presuntamente violo, llegando a indicar que los hijos que tiene con Nohora, son adoptados; es mas, que lo caparon en los callejones del Bario Quiroga, me se?alo alguna vez un taxista.

  3. 3

    YARACUENTA 14 abril, 2008 a las 14:52

    Creo que existe una confuncion ya que cuando hablamos de mito, se hace referencia a historias que hablan de la creacion del mundo. Una leyenda es un suceso fantastico que desea pasarse por verdad, asi que estariamos hablando de leyenda urbana y no de mito,.

  4. 4

    Ricardoespinel 12 mayo, 2008 a las 20:04

    Soy cachaco, de tradicion como usted. Tengo diecinueve a?os pero eso no me impide gozar del impecable gusto del buen uso de la lengua. Queria decirle que lei en uno de sus articulos un verbo aborrecido tradicionalmente por los cachacos, tal vez por cacofonico o tal vez por poco castizo. “Colocar”. Es una sugerencia la no utilizacion de esta palabra en sus futuros escritos, y espero que con el mismo impetu que lo caracteriza siga exaltando la cultura cachaca que se ha perdido poco a poco por la invasion de inmigrantes e inmensas avalanchas de nuevas constumbres , entre las cuales se pierden las nuestras. Viva Bogota
    ——–

  5. 5

    MKatz 3 mayo, 2009 a las 14:50

    Que les digo… pues lo del “estreñimiento libidinoso” no es un mito, es verdad y en mis años de trabajo en centros de salid, además de ver un par de casos con botellas, he visto las radiografías de varios, no solo con botellas sino con vibradores estancados en pleno colon transverso, he conocido casos de mujeres pegadas a hombres o perros (vaginismo), etc. La verdad no es tan incomún. El tratamiento para varios de estos casos suele ser la cirugía, no hay de otra.

  6. 6

    Redhousetempo 14 agosto, 2010 a las 20:51

    mmm cachaco.. mas que ser cachaco es colombiano no estoy tan orgullosa de la ciudad como usted pero las malas costumbres son de su país de nuestro país, así que no hay que cambiar solo una palabra si no las costumbres. las malas costumbres de los Colombianos, incluyendo a los cachacos … sr territorial. quisiera oir su acento