Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

En un acto desesperado cuyo fin era encontrar un documento refundido desde hace años, he hallado un invaluable tesoro que me dispongo a entregar en comodato al Archivo General de la Nación (ANH); se trata nada más y nada menos que de casi un centenar de extractos de mi tarjeta de crédito, a partir de los cuales pude hacer algunas inferencias que me dispongo a narrarles

1996 – 2002
En esta época accedí al mundo crediticio, me encontraba en la universidad y tuve la oportunidad de obtener una tarjeta “U” con un modesto cupo, mediante la inapelable sentencia de “amparada” la cual no es más que la legalización de la irresponsabilidad derivada de la incapacidad monetaria,
• Tower records o libreria Lernner : un cd o un librito mensual era bastante factible, a esta práctica le debo una modesta colección, único recuerdo material de esta época.
• Cine Colombia: generalmente las idas a cine eran preferiblemente a centros mas cómodos como el MamBo, la Cinemateca o la Calle del Agrado, pero cuando atacaba la estrechez y era necesario hacer una invitación, tocaba echar mano de la tarjeta y acudir a estos teatros, eso sí, solo la boleta porque no hay tarjeta que pague lo que cuesta un perro caliente adentro.
• Hamburguesas del Corral: bajo una premisa similar a la del cine, cuando el hambre atacaba y el bolsillo no respondía, había que sacar la bendita tarjeta. Lo malo es que no todos los restaurantes la reciben, así que tocaba entrar a los sitios más caros, lo cual descartaba de su aparición en el extracto las picadas, los piquetes, tamales, caldos, pelangas y demás delicias ajenas al mundo plástico.
• -Inversiones Muñoz: o Pérez o Galvis, en fin la idea era no relacionar el nombre con ningún producto por aquello de la discreción que gozan los clientes de estos establecimientos que muchos hemos registrado en nuestra historia crediticia con el fin de encontrar un ambiente para actos más privados. Los dueños de estos establecimientos han decidido brindar nombres discretos casi siempre asociados a algún apellido (cosa que se les agradece), el resto quedaba en las manos del tarjetahabiente, por lo menos asegurarse de que la tarjeta tuviera un cupo suficiente incluso para el refrigerante (así registran las bebidas en estos sitios), no contemplado pero tan oportuno…
• Avances: los que registro para la época son de poco valor, por lo general del mínimo permitido ya que tenían la misión de cubrir las vacas de las fiestas de la universidad; era una mala idea irse a tomar con los amigos y la tarjeta de crédito. Podía resultar pagando unas cuentas estruendosas, así que lo mejor era asegurarse un avance de 10.000 cambiarlo por suelto y aportar 2.000 pesitos que garantizaran participar de la vaquita.

2002 – 2005
El camino continua con mis primeros años de profesional, cuando luego de un intercambio de correspondencia logré que no se cobrara cuota de manejo por ser universitario y/o menor de 26 años (lo cual no era cierto en ninguno de los dos casos), así logre sobrevivir con el cupo de avances para obligaciones tan dignas como pasajes u hojas de vida; lógicamente los fines de mes eran un martirio total ya que en varias ocasiones los amparadores resultaban financiando la tarjeta.

• Panamericana: Y aquí comienza Cristo a padecer; la cuestión ya no era de deleite sino de supervivencia. En esta época el titulo profesional solo sirve para sentir vergüenza por pedirle dinero a los papás, entonces toca echar mano de esa vieja amiga par solventar los gastos de la elaboración de hojas de vida: un kit de kimberly diferido a 12 meses ¡por dios, que pobreza!
• Foto Japón: las fotos tipo documento son un mal necesario y obviamente tocaba tomarse el famoso estudio del cual conservo algunos desastrosos tamaño jumbo embutidos en unos desastrosos marcos de plástico rojos sellados con un gato de la suerte que nunca funcionó.
• Avances: también de un valor mínimo para cubrir los pasajes, la remontada de los zapatos, pasado judicial, sobres de manila, pega stick, y demás carajadas que no le pueden faltar a un profesional recién graduado, además los avances cubrían a veces la mismísima cuota del mes lo cual se convertía en un asfixiante círculo vicioso.
• Tecnología: no se porque cuando uno no tiene trabajo cree que es por carecer de tecnología, en fin yo también lo creí y me desvele muchas noches por la preocupación de tener un disco duro pequeño o un modem incapaz de aguantar cataratas de información, así que apoyado en mi tarjeta (todavía “U”) y mis magros ingresos actualice el computador a un precio escandaloso al punto que al terminar de pagar la ultima cuota de aquel acto demencial ya había actualizado el equipo tres veces.

2005 – cobro jurídico
El ultimo periodo o de profesional independiente se caracteriza por ser el de mayores obligaciones gracias a las cuales he tomado un ineludible camino similar al del cementerio bajo la forma de “Data crédito”, eso gracias a la facilidad con que le ofrecen a uno tarjetas amparadas, sin cuota de manejo , de Codensa, de Falabella, del supermercado etc. etc, …
• Carrefour: No es tan chevere como dicen; en este periodo que parece durar el resto de mis días es en el que uno adquiere a precios elevadísimos una serie de objetos que en su vida pensó comprar, como una nevera, baldes, elementos de aseo, baterías de cocina, y demás cosas que no eran mi responsabilidad. Los cds de tower o libros de la lerner fueron remplazados por copias de dudosa calidad.
• Droguerías Colsubsidio: No es que no sean importantes lo que pasa es que no creí necesitar adquirir vacunas contra el neumococo, el rotavirus pañales de diferentes etapas, cremas para esto y cremas para lo otro, hay que ver los precios.
• Pepe Ganga: Al mejor estilo medieval me he convertido en un lacayo de la aristocracia; no se trata de la casa de Austria ni de los Borbón, se trata de la tiranía de Mattel y otras que me han sometido a la inacabable compra de princesas y una cantidad infinita de accesorios. Debemos reunirnos y pasar a la guillotina a esta advenediza realeza.
• Brissa: Para el ojo mal entrenado es el almacén mas aburrido del mundo, y para el bien entrenado también. Almohadas edredones, tapetes y demás elementos tienen el don de sumar por la sencilla razón de que una vez adquirido un articulo, por pequeño que sea, hay que adquirir toda la decoración que hace juego.

No se que vaya aparecer en el futuro, mis perspectivas conducen a que antes de que termine la primera década de esta centuria estaré reportado en una central de riesgo, en caso de salvarme estaré en un préstamo inmobiliario o declarando renta o alguno de esos arbitrarios e injustos compromisos que no podemos evadir, de todas maneras no es tarde para comprarse un marranito y comprar las cositas despacito.

De parte de un endeudado amigo:

DON BETO

PD: Vuelve Lo que yo se de Bogotá, espero no me hayan olvidado

(Visited 95 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

… 8 millones de historias tiene la ciudad de Nueva York …. y solo una de ellas fue cantada por Rubén Blades. Historias que no son historia es un Blog que pretende capturar esos millones de historias que se dan en este pedazo de tierra que nos tocó vivir, y mostrarlas a los lectores con algo de malogrado humor a manera de “sketch” etnográficos que buscan captar y transmitir la diversidad de formas que conforman el país del sagrado corazón. Sobre Don Beto: Antropólogo nacido y criado en Fontibón. Actualmente se desempeña como consultor en temas sociales. Sus principales intereses son sobrevivir con algo de dignidad y regresar la membresia de carácter permanente otorgada por datacredito, único club que lo recibió.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Una de mis grandes sorpresas y fuente de felicidad durante estas(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

5 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Excelentes comentarios. Por fin encontre algo para leer que no tiene que ver con las cosas malas del pais. A mi me ocurrio algo muy similar a lo tuyo y me pude reir un poco del pasado. Gracias por estos minutos de relax.

  2. ESTRELLITAFUGAZ

    Gilberto: Definitivamente eres uno de los mejores redactores que he leido, ademas lo acertado que eres, porque asi estamos muchos. Felicitaciones por tu articulo muy bueno. Gracias.

  3. Gilberto que buena sinopsis de lo que algunos jovenes vivimos con nuestra primera tarjetica de credito, aunque en mi caso fue amparada pero por mi bolsillito y preciso cuando la saque me quede sin empleo…:::: Y empezo cristo a padecer, estuve reportado en «Mata Credito» casi dos a?os y medio; y no pude adquirir cositas que necesitaba… Pero bueno sali de la pesadilla y hoy dia embalado hasta el cuello, cubro mis obligaciones financieras por todo lado, eso de estar en el reporte de esa entidad no es un chiste….:::::: Y la verdad deberiamos demandar a Master Card….. POR QUE TODO SI TIENE PRECIO……. Si no que me paguen una coutica de manejo en el Citi… Jajajaja…

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar