Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Bogotá, nuestra amada y maltratada capital,  recoge y reproduce todas las expresiones del país, siendo el sincretismo el rasgo dominante de nuestra Atenas Suramericana, esta condición también la convierte en productora de una serie de historias asombrosas que no tardan mucho en llegar a oídos de todos sus habitantes y a recorrer sus calles para perdurar en la historia, ya hace algún tiempo en este Blog habíamos rescatado algunos de estos mitos  (ver Mitos-Urbanos I). Hoy traemos una no muy deliciosa selección, esperamos que la acaben de leer y no se guasqueen en el intento

  1. Pony Malta: que nada te detenga (ni siquiera un muerto)
tomado de www.nariño.info

Gran revuelo ocasionó la noticia del muerto que  fue a parar (o a saborizar), los tanques de Pony Malta. Nuestra querida bebida de campeones, al parecer no se nutre solo a base de flamantes campeones sino también de humildes obreros que se desaparecen para darse un último y refrescante chapuzón; la noticia difundida rápidamente en redes sociales alcanzó a inquietar a las directivas de la empresa al punto que le toco salir al mismísimo presidente a desmentir la noticia. No me alcanzo a imaginar la cara de desconcierto de los sudafricanos dueños actuales de Bavaria, enfrentando este chascarrillo criollo, y luego cuando les tuvieron que contar que el muerto ya se había clavado en los tanques de Naranja Postobón en los 80`s y de Coca Cola en los 90`s, claro está, sin el alboroto de redes sociales e internet. Hay que tener en cuenta que ha circulado el mismo mito del trabajador que cae pero en tanques de gasolina, a lo cual no se le ha dado mucha importancia ya que el combustible no se come.

Por eso la recomendación de este blog es que si va a tomar bebidas de malta, mejor que sean fermentadas o como se dice en la calle jartese una pola, antes que le caiga un muerto.

  1. Queso de Niño Perdido
Queso de Cabeza

El queso de cabeza es un plato de origen europeo, a base de los cortes de carne de la cabeza del cerdo, y particularmente ha calado de manera insospechada en el corazón (o mas bien en la barriga) de los bogotanos; no hay tienda de barrio que no tenga una bandeja de este “queso”, que acompañado de pan y gaseosa, al igual que su primo el salchichón, constituyen una cómoda y balanceada opción alimenticia a la hora del almuerzo. Lo que ha causado algo de prevención ha sido su composición a base de diversos cortes en una base grasosa que ha llevado a creer a más de uno que ha encontrado dedos, parpados, dientes, narices, ombligos y un sinfín de partes humanas en sus jugosas tajadas, claro está, estas partes dado el pequeño tamaño de las porciones siempre son de niño, no se por qué esta fijación pero si no cree compre un pedazo y mire a ver que encuentra.

2. Chicha de Calzón  (Viagra Criollo?)

chicha

Ninguna bebida ha sido mas perseguida y vilipendiada que nuestra noble y criolla Chicha, primero los españoles que buscaron imponer rentas sobre las bebidas y luego la persecución infame de los alemanes que nos pusieron a tomar cerveza ayudados como siempre por los gobernantes  pusilánimes de turno. Cuando la chicha era la reina de las bebidas en Bogotá, había una intensa competencia entre las chicherías de la Perseverancia, los Mártires, Santa Fe, las Cruces y otos barrios por tener la mejor receta, es así como monedas, prótesis dentales y hasta los calzones de la “doña” iban a parar al fondo de la múcura en pro de obtener la clientela más numerosa. Obviamente nadie pondría tales ingredientes en una receta, pero fue la supuesta falta de higiene el caballito de batalla de los que persiguieron nuestra ancestral bebida y aún se escucha por las calles que la chicha requiere algo de mugre para ser perfecta. (aquí entre nos yo también lo creo).

3. Crocante  Urinario (Chicharrón de Vejiga)

Chicharron

Que yo sepa, lo único que hinchan los orines son las vejigas, sin embargo en Bogotá, hay gente que tiene otras opiniones y para nadie es un secreto que en la sabana sentimos una devoción por todos los productos y subproductos del cerdo, en especial el chicharrón. Cuando el fútbol fue creciendo en el gusto de los bogotanos obviamente al lado del estadio se instaló “el palacio del colesterol”  en donde empezaron a cobrar fama unos gigantescos trozos de chicharron totiado y a la vez que crecía el gusto también crecía el mito que la crocancia de los chicharrones se debía a que el tocino era remojado en orines, de donde salían? nadie lo sabe pero a juzgar por los fabricantes, parece que se tenían que beber muchos litros de cerveza para dar a basto a la demanda de los comensales. Curiosamente este mito nunca afectó la venta de chicharrones e incluso se llegó a escuchar en las calles bogotanas: “si los orines le dan el sabor a los chicharrones…. pues benditos sean los orines”.

4. Ese Chivo me esta Ladrando (de los mismos creadores del gato por liebre)

chivo asado

 

En Bogotá es posible conseguir comida de cualquier parte del país, sea la que sea, las colonias se han encargado de proveer a sus coterráneos de las delicias locales. En un momento hacia la década de los 80´s el chivo asado y el cabrito santandereano se encontraban en la cúspide de las preferencias capitalinas proliferando un gran número de asaderos que se ubicaban en Engativá y fue tanto el auge que como siempre empezó a crecer el mito que lo que se vendía era perro asado (de raza gozque y con sarna preferiblemente). De esta forma las autoridades sanitarias investigaron al tiempo que los asaderos de chivo comenzaron a desaparecer. Un amigo santandereano me contó que el mismo mito existe en su departamento con los restaurantes de carretera ya que para un neófito es absolutamente imposible establecer la diferencia, cosa que saben los rentauranteros, yo por eso prefiero pasar por rolo y pedir pechuguita asada.

 

y ustedes que mitos conocen?

 

Sigame en Twitter : @gilronguz

(Visited 1.876 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

… 8 millones de historias tiene la ciudad de Nueva York …. y solo una de ellas fue cantada por Rubén Blades. Historias que no son historia es un Blog que pretende capturar esos millones de historias que se dan en este pedazo de tierra que nos tocó vivir, y mostrarlas a los lectores con algo de malogrado humor a manera de “sketch” etnográficos que buscan captar y transmitir la diversidad de formas que conforman el país del sagrado corazón. Sobre Don Beto: Antropólogo nacido y criado en Fontibón. Actualmente se desempeña como consultor en temas sociales. Sus principales intereses son sobrevivir con algo de dignidad y regresar la membresia de carácter permanente otorgada por datacredito, único club que lo recibió.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

El primer día de tomar 15 mg de Acxion para adelgazar(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Uno de los que mas utilizan las personas de fuera de Bogota para tomar el pelo y hasta ofender es aquel que dice que los rolos no nos bañamos. No es claro para mi, supongo que antes algunas personas por cuestion del frio antes preferian obviar el baño a las 5 am en plena helada. Pero en los tiempos del agua caliente eso no tiene sentido. Otras son los sandwiches de pernil, o de “perril”?

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar